“No aguanto más, ven por mí”

A los cuatro días le envió un sms a su padre: “No aguanto más; ven por mí”. El extremeño de Almendralejo Miguel Durán, 20 años cumplidos el pasado 2 de septiembre, acababa de llegar a Sabadell después de tres años en el Centro de Tecnificación de Cáceres, donde le había entrenado el gaditano Raúl Bernal. El despido de éste forzó un cambio de planes entre algunos de los mejores nadadores del centro, como Miguel y Gloria Martínez, quienes aconsejados por Bernal optaron por la opción sabadellense. “Su madre era reacia a que se fuera”, cuenta Manuel Durán, padre del plusmarquista nacional de 200 y 400 libres; “Tú no te vas, le dijo. Miguel iba a empezar Segundo de Bachillerato y su madre prefería que acabara el curso y luego decidiera. Pero hablamos con Gloria y nos tranquilizamos”.

Miguel se vino abajo enseguida. Tenía 17 años y el cambio se le hizo muy cuesta arriba. Manuel Durán llamó a Bernal para ver si había alguna posibilidad de convencer al chaval. Por Sabadell, con el grupo de entrenamiento del francés Fred Vergnoux, estaba la gaditana Conchi Badillo, quien también había sido entrenada por Bernal. “Entre todos le echaron una mano y animaron a seguir”, recuerda Manuel, un guardia civil nacido de Villafranca de los Barros, a 15 kilómetros de Almendralejo, donde nació el internacional español. Curiosamente, el padre de Fátima Gallardo, extremeña de Badajoz, plusmarquista nacional de 100 libres, también es guardia civil.

duran3

Cuando Miguel y sus padres llegaron a Sabadell, vieron que el piso donde el joven extremeño iba a vivir estaba lejos de las instalaciones del club. “Eran 45 minutos largos andando”, cuenta Manuel, “y el entrenamiento empezaba a la seis de la mañana. Lo que hicimos fue comprarle una bici”. Ese mismo día se la compró el mundialista melillense Miguel Rozas, compañero de piso de Durán y Gloria Martínez. A esta sus padres le llevaron la bici desde Almendralejo. Durante toda la temporada, los tres cubrieron el trayecto a pedales. “A veces me levanto antes y voy andando”, contó el nadador en un reportaje publicado por Natacción en julio de 2013, poco después de proclamarse campeón de España júnior de 200, 400 y 1.500 libres. Para entonces ya sabía que su destino era la Blume de Madrid. El curso en catalán, la vida en Sabadell lejos de la familia, teniendo que hacerse la comida a diario, se le hizo muy pesado. En cambio, deportivamente creció: disputó el Europeo júnior en Polonia, donde acabó sexto en los 200 libres con 1:50.59 y se colgó la plata con el relevo 4×200. En los 400 libres sufrió un tirón en la planta del pie en las semifinales. “No sé ni cómo acabé. Salí llorando de la piscina”.

Tres años antes de llegar a Sabadell, Miguel afrontó su primera aventura como deportista. En Cáceres se había inaugurado el Centro de Tecnificación y él fue uno de los primeros en llegar. En Extremadura había cierta incertidumbre sobre el funcionamiento del centro. De hecho, a los responsables del complejo les costó encontrar un entrenador de natación. Finalmente contrataron a Bernal. “Nadie sabía cómo iba a salir aquello”, cuenta Manuel Durán; “nosotros echamos la solicitud sin mucho convencimiento. Nos dijeron que por edad Miguel no podría entrar hasta el curso siguiente, así que dimos por hecho que continuaría un año más entrenando en Almendralejo. Ya teníamos hasta los libros del curso comprados cuando nos llamaron para decirnos que un chaval había renunciado a la beca y que había plaza para Miguel”. Durán todavía no destacaba a nivel nacional. La anécdota la ha contado Raúl Bernal. Cuando éste le preguntó qué pruebas nadaba, el chaval le contestó: “Soy bracista velocista”. “Bueno venga”, le dijo Bernal conteniendo la risa, “a partir de ahora lo vas a nadar todo”.

duran6

Miguel había empezado a nadar unos años antes por el empeño de su madre, que cayó a una alberca siendo pequeña y no quería que a sus hijos le pasara lo mismo. Debían aprender a nadar pronto. Su hermana Elena también fue nadadora, pero lo dejó. La cadena genética se ha cumplido a rajatabla en el caso de los Durán. El padre mide 1,92; el hijo 1,94. El plusmarquista nacional de 800 y 1.500 libres, Marco Rivera, ya vaticinó que Durán acabaría batiendo alguno de sus récords: “El flaquito, el flaquito es bueno. Tiene muy buena pinta”.

En Madrid, donde ha comenzado su tercera temporada, Miguel está encantado. “Todo son ventajas allí”, asegura el padre; “está mucho más cerca de casa, te lavan la ropa, te lo hacen todo. No te gastas un duro”. Los piques que mantenía con Marc Sánchez en Sabadell los ha trasladado a la Blume, donde entrenan tres de los cuatro componentes del 4×200 libres que batió el récord nacional el pasado agosto en Kazán. Además de Durán y el mallorquín Sánchez está el granadino Víctor Manuel Martín. Y este año ha entrado otra extremeña, Fátima Gallardo.

Miguel disputó su primer Mundial el pasado verano. Hasta Kazán se desplazaron sus padres. Cuando un fornido policía ruso le preguntó a Manuel a qué se debía su visita, éste respondió: “Swimming champion, swimming champion”. El hijo salió de Kazán un punto descontento: quisiera haber rebajado sus mejores marcas. Su padre le tranquilizó: “Está fenomenal hombre, has cumplido tu objetivo, que era estar aquí. En Río más”.

*Imágenes cedidas por la familia Durán. En el centro, con Raúl Bernal; abajo con su padre, Manuel.

Seguramente también te guste

1 Respuesta

  1. Edelmiro dice:

    El curso en catalán… osea que aquello es sólo para ellos, los catalanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR