Arno Kamminga, un vago que cambió el chip para irrumpir en la élite

kammHay varias maneras de llegar a la élite y Arno Kamminga, como muchos otros, es un ejemplo de ello. Ni los buenos resultados en las etapas más tempranas garantizan el éxito en la categoría absoluta, ni los modestos cronos en infantiles o júniors significan que uno esté reñido para siempre con la crème de la crème. Plusmarquista holandés de 50, 100 y 200 braza tanto en piscina corta como larga, campeón europeo en corta de 100 y 200 braza, tercer mejor especialista de la historia en los 100 braza y sexto en los 200 braza, Kamming fue un niño «vago» que no tuvo clara su relación con el agua hasta los 18 años, tal y como él mismo ha contado en Swimming World Magazine.  «Yo era el tipo más perezoso. No tenía un propósito real en la vida, simplemente hacía cosas. Cuando hablo con mis antiguos compañeros de equipo, no lo entienden. Me dicen: ‘siempre eras el primero en salir del agua para ducharte y nos dejabas sin agua caliente‘».

Pero algo cambió a los 17 o 18 años. Kamminga, de 24 años, había perdido a su madre cuando él tenía 15 y ella 48. Dos años después empezó a tomarse en serio la natación después de reflexionar sobre su vida. Nunca fue a Europeos o Mundiales júnior. Tampoco se clasificó para el Europeo de Londres por una centésima ni para Río 2016. Ahí hubo un punto de inflexión. «Decidí tomarme un año para dedicarme exclusivamente a la natación«, recuerda. En el Mundial de 2017 acabó séptimo en los 100 y 200 braza. Dos años después, en el Mundial de Gwanju, logró clasificarse para los 200 braza olímpicos tras nadar las semifinales en 59.49 y 2:08.48. Desde entonces, su progresión ha sido espectacular hasta fijar los récords nacionales en 58.43 y 2:07.18. Este año marcha segundo en el ránking mundial del hectómetro con esos 58.43 y lidera el de los cuatro largos con los 2:07.18, ambas marcas realizadas en marzo. No está mal para un tipo que pasaba por vago en sus años mozos.

Seguramente también te guste

2 Respuestas

  1. Guillem Alsina i Soto dice:

    Muchos, muchisimos, deberian aprender de este ejemplo…

  2. Juan Pérez dice:

    Así es Guillem. Por citar otro caso reciente de actualidad por sus resultados, Maddie Gough.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR