Conchi Badillo, alma de boxeadora

conchi badillo2

Conchi Badillo (Jerez de la Frontera, 13 de julio de 1986) cuenta que, a los 12 años, cuando la mayoría de nadadoras de su generación ya competía ella estaba aprendiendo a nadar. Estamos ante un caso atípico. Prácticamente pasó inadvertida por la etapa infantil. Hasta bien entrada la categoría junior no apareció por los podios. Su entrenador de aquella época, Raúl Bernal, le decía entonces: “No me sirve que seas campeona infantil. Quiero que seas campeona de España absoluta”. Y lo fue. Muchas veces. Actualmente posee el récord de España de 50 braza. A los 26 años mantiene el espíritu competitivo. 2012 fue un año de contrastes para ella. Acudió a sus primeros Juegos Olímpicos tras recuperarse sin apenas tiempo de una caída que le provocó varias lesiones. Para colmo, en septiembre, una pesa de 25 kilos se le cayó en el pie. Rotura del escafoides. Pese a tanto contratiempo, se ha levantado cual boxeador que se resiste a ser noqueado. Ella ni mucho menos lo está.  Ha ganado el combate y se prepara para el siguiente. Concentrada en Sierra Nevada, repasa su carrera en uno de los pocos ratos libres que tiene.

 ¿Cómo se mantiene el tipo ante nadadoras bastantes más jóvenes?

Bueno, aunque sigo siendo joven, es verdad que en las piscinas soy de las veteranas, pero una vez nos lanzamos al agua, todas somos iguales, no importa la edad, sino el trabajo.

¿Cómo explicas tu longevidad deportiva?

Creo que hay varios motivos por los cuales sigo siendo capaz de llevar esta vida. El primero es que aprendí muy tarde a nadar, con 11 años. También que debido a los mínimos medios (una piscina de 25 metros con 6 calles abarrotadas de gente y un gimnasio con goteras y aparatos oxidados) que tenía en esa época, entrenaba muy pocas horas a la semana y cuando aumentaron los medios fuimos aumentando el entrenamiento progresivamente. Mi entrenador, Raúl Bernal, decía que ser campeón alevín no servía para nada y que lo que realmente nos llevaría a ser internacionales sería ser campeones junior y absolutos. Así que hasta mi segundo año junior no empecé a destacar, con lo cual, cuando alguna gente ya estaba harta de nadar, yo empezaba a querer más. Han sido muchos años de duro trabajo, pero cuando ha sido mas duro, mi cabeza ha estado preparada para aguantarlo. Es esa madurez y tener las ideas muy claras lo que me ayuda a seguir entrenando cada día.

Tu carrera da un salto en 2012. Te metes en tres finales en Debrecen 2012 y te clasificas para los Juegos con una notable marca. ¿Hay alguna explicación?

Bueno, después del Mundial de Roma en 2009 me di cuenta de que necesitaba cambiar de aires, de método, de grupo…. Así que tomé la decisión de irme al CAR de Sant Cugat. Allí pasé un año difícil en el que no acabé de adaptarme. Al final de ese año, no cumplí los requisitos que se pedían para estar un año más y me tuve que buscar la vida. Después de dos meses buscando un lugar adecuado, fui al Club Natació Sabadell, con Fred Vergnoux. Al principio pensaba que no sabía qué hacía allí. Fue muy duro adaptarme a los entrenamientos, pero por fin, el año siguiente, fue saliendo todo. Y en el Open hice la mínima para los Juegos.

¿Algo de Londres 2012 que nunca olvidarás?

Jamás olvidaré mi camino hacia los Juegos. Desde las sensaciones que tuve cuando hice la mínima, hasta que nade en Londres. Al principio fue muy bonito, pero luego me caí de una barra del gimnasio entrenando y me rompí el codo y la muñeca. A partir de ahí fue durísimo. Todo se resume en sesiones de rehabilitación durísimas y con muchísimo dolor cada día. Lo más duro era ver que mis compañeras estaban en su mejor forma y yo no podía casi nadar. Aguanté porque el sueño de mi vida era nadar en unos Juegos y había estado muchos años intentándolo. Cuando estuve en Londres ya fue todo más fácil.

¿Qué te aporta la natación?

Por una parte, cada vez que voy a nadar intento ponerme un objetivo. Cada día entreno buscando conseguir ese objetivo. Y esto se traslada a todos los ámbitos de mi vida. Creo que la natación me ayuda a ser mejor dentro y fuera del agua. Por otro lado, me da estabilidad. Se me olvidan los problemas de fuera y solo pienso en lo que realmente quiero.

¿En qué etapa de tu carrera has disfrutado más y menos?

Tuve unos años de bajón por problemas de salud que no conseguíamos identificar. Quizá fue esa etapa la que más me frustré, porque no sabía qué me pasaba. Pero de todos los años saco algo positivo. Si no disfrutara de este deporte, no me dedicaría a él.

¿Consideras que los velocistas son o han sido maltratados o infravalorados en España?

Creo que hubo una época en que los nadadores de 50 no importaban mucho. Pero en cualquier caso, yo era demasiado pequeña e inocente para darme cuenta de aquello.

 ¿Cómo ha cambiado la natación en la última década, desde que competiste en Madrid 2004 hasta ahora? ¿Han cambiado mucho los métodos de entrenamiento, la dedicación, la alimentación…?

 Cuando competí en Madrid tenía 17 años y para mí todo era un premio. Entré en semifinales y fue como si hubiese ganado. Entonces, fuimos un grupo muy numeroso de nadadores a competir y mucha gente iba con mínimas B. Ahora es mucho más difícil que te den la oportunidad de nadar un internacional sin hacer la mínima que corresponde. En mi caso si que ha cambiado bastante el método de entrenamiento (con muchísimas horas más al día de físico y natación), la alimentación y sobre todo la actitud.

¿Qué recuerdas de las grandes bracistas de hace 10 años, como Leisel Jones, Amanda Beard, Brooke Hanson, Xuejuan, Kirk?

Me gusta mucho la braza, aparte de porque es lo que se me da bien, porque cada persona tiene un estilo diferente. Todas estas grandes bracistas nadaban con diferente técnica, con diferente táctica, tenían el cuerpo diferente… Todas adaptaban la braza a su estilo o personalidad y ¡todas hacían muy buenas marcas!

¿Quiénes han sido tus referentes?

 Me gusta escoger referentes sabiendo su historia y por eso seguí desde casi que empecé a competir a María Peláez. La tenía muy cerca, coincidía con ella en competiciones y fue campeona de Europa cuando yo empezaba a dar mis primeras brazadas. Quizá por eso me llamó la atención. Es una mujer muy humilde, siempre tiene una sonrisa para todos y ha luchado como la que más para conseguir disfrutar de la natación.

¿Qué crees que te ha faltado para llegar más lejos? ¿Mayor apoyo, instalaciones, condiciones, tiempo…?

Pues no lo sé, siempre he seguido el camino que he creído correcto, aunque lógicamente puede que me haya equivocado.

 Hay campeones y plusmarquistas nacionales a los que les cuesta dinero la natación. ¿Crees que se puede ser una potencia así?

No creo que se pueda ser una potencia así. Pero desgraciadamente, a muchos nos cuesta dinero seguir nuestra carrera. Sobre todo si quieres tener una buena preparación para sacar el máximo rendimiento posible.

Existen nadadores muy quemados con el entorno, principalmente gente que ya ha pasado la barrera de los 23-24 años. Gente que dice que cuando consigues buenas marcas todos están contigo; pero que cuando no lo haces, nadie se acuerda de ti excepto la familia.

Supongo que es la cara del deporte que nadie ve. Cuando los resultados son buenos, todo el mundo te ayuda, todos son amigos, pero si un año no va tan bien, solo los que creen en ti de verdad te ayudan. Ahora, con la crisis, esta diferencia es aun más notable.

¿Cuánta cuerda te queda?

No lo sé, de momento quiero recuperar el nivel que perdí con la lesión. Y cuando deje de disfrutar de este deporte, supongo que será el momento de buscar otro modo de vida.

¿Qué proyectos tienes?

 Estudio Gestión Deportiva y Organización de Eventos. También tengo pendiente algo de diseño gráfico, pero no tengo suficiente tiempo para todo. Por supuesto seguiré ligada al deporte, aunque hasta que no llegue el momento no sé de que manera.

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR