El ‘ciclón Katinka’ revoluciona la natación mundial

Juan Pérez Ortiz

Nacida en Pécs (Hungría) el 3 de mayo de 1989, Katinka Hosszu se ha convertido en una máquina de triturar récords mundiales. Hosszu es el enésimo exponente de la abundante cantera húngara. Natural de la misma ciudad que Susana Jakabos, otra de las grandes nadadoras de este pequeño país de 10 millones de habitantes, su explosión se ha producido en los últimos años. De pequeña soñaba con representar a su país en unos Juegos Olímpicos. Incluso predijo que se proclamaría campeona olímpica en 2004. Cumplió su sueño a medias: fue seleccionada para Atenas, pero acabó la 31ª en los 200 libre con 2:04.22. Tenía 15 años. “Entonces supe que tenía un largo camino por delante”, afirma.

 Aquel mismo año (2004) ganó dos bronces (200 libre y 400 estilos) en el Europeo junior disputado en Lisboa. Se subió al podio con 2:02.30 y 4:43.62. Hosszu ni siquiera era la mejor nadadora húngara de su generación, honor que le correspondía a Jakabos, nacida también en 1989. Como curiosidad, aquel Europeo junior de Lisboa fue disputado por nadadoras como Lotte Friis, Camille Muffat, Rebecca Adlington o las españolas Arantxa Ramos, Duane da Rocha, Sara Pérez o Sara González. A finales de año, en el Europeo en piscina corta de Viena, se colgaría su primera medalla en una competición absoluta: el bronce en los 400 estilos con 4:35.41.

h3

 Hosszu aprendió a nadar con su abuelo, un entrenador de natación que se llevaba a la piscina a su nieta cuando esta apenas tenía un año. “A veces iba a la piscina en vez de a la guardería”, recuerda la húngara, quizá la mejor nadadora en piscina corta de todos los tiempos: actualmente es la plusmarquista mundial de 100, 200 y 400 estilos. “Después de 20 años entrenando y compitiendo, donde mejor me siento es en el agua”, asegura en una entrevista publicada hace un año, tras imponerse por segunda vez consecutiva en la Copa del Mundo, el circuito internacional en piscina corta. En 2005 volvería a disputar el Europeo junior, esta vez en Budapest, su país. Katinka ganó tres medallas de oro (200 libre, 400 estilos y 4×100 libre), dos platas (400 libre y 4×200 libre) y un bronce (800 libre). En el Europeo en piscina corta de Trieste (2005) finalizaría última en los 200 estilos y quinta en los 400 estilos. Jakabos y la campeona olímpica Agnes Kovacs todavía estaban uno o varios escalones por encima de Hosszu, que entonces tenía 16 años.

 “A veces, viéndola nadar, tengo la sensación de que algo grande va a pasar”, afirma su marido y entrenador, Shane Tusup; “No sé cómo explicarlo, pero de repente tengo esa rara intuición”. Hosszu y Tusup se casaron en agosto de 2013 en las Islas Seychelles. No hubo apenas tiempo para celebraciones: Katinka estaba centrada en la Copa del Mundo tras disputar el Mundial de Barcelona, donde ganó los 200 y 400 estilos y finalizó tercera en los 200 mariposa.

 PRIMERA MEDALLA INTERNACIONAL EN PISCINA LARGA

 Finalizada su etapa junior, Katinka continuó su formación en la categoría absoluta, representando a su país en todos los campeonatos. En 2006 debutó en una competición internacional en piscina larga, precisamente en su país. Nadó la final de los 400 libre, finalizando última con 4:17.12 (en las series hizo 4:13.61). En aquella carrera, la francesa Laure Manaudou, entonces de 19 años, batiría su récord mundial con 4:02.13, mientras la española Arantxa Ramos finalizaría sexta con 4:11.44. Hosszu, de 17 años, estaba aún muy lejos de las mejores nadadoras europeas y mundiales. Hasta 2008 no llegaría su primera medalla internacional en piscina larga: fue en el Europeo de Eindhoven, donde lograría la plata en los 400 estilos (4:37.43) tras la italiana Alessia Filippi (4:36.68), que revalidó su título europeo. Con respecto a la última referencia en piscina larga, el Mundial de Melbourne de 2007, Hosszu había mejorado ¡9 segundos! su tiempo en 400 estilos. En Melbourne se quedó fuera de la final con 4:46.19, un poco más rápida que el registro firmado por la española Mireia Belmonte: 4:46.68.

 SEGUNDOS JUEGOS OLÍMPICOS

 Ese mismo año, 2008, la polivalente nadadora húngara disputaría sus segundos Juegos Olímpicos, los de Pekín. En China,  Hosszu nadaría los 200 y 400 estilos, siendo eliminada en las series con 2:13.05 y 4:37.55. Tras los Juegos, Katinka se marchó a vivir a Los Ángeles. Tenía 19 años. Se matriculó en Psicología en la Universidad de California del Sur, cuyo equipo dirige Dave Salo. Fue entonces cuando se produjo su primer gran salto. El Huracán Hosszu, también llamada Iron Lady, conquistó el oro en los 400 estilos del Mundial de Roma 2009, con récord europeo incluido: 4:30.31, plusmarca todavía vigente. La húngara derrotó a nadadoras como la entonces plusmarquista mundial, la australiana Stephanie Rice, en medio de una orgía de plusmarcas mundiales impulsada por los bañadores de poliuretano. En los 200 estilos cazaría el bronce con 2:07.46, también récord continental; el mismo metal que en los 200 mariposa: 2:04.28 (en las semifinales hizo 2:04.27, récord europeo aún vigente).

h2

 Hija de un jugador de baloncesto y nieta de un entrenador de natación, Katinka ya entrenaba dos veces diarias con 10 años. Sus dos hermanos se decantaron por el baloncesto, mientras ella optó por la piscina. “Mi día a día está marcado por la programación, así que siempre estoy pendiente y concentrada. Incluso cuando no estoy en la piscina cuido mis hábitos: la alimentación, el descanso… Para conseguir tus metas tienes que pensar en ellas las 24 horas del día”, considera la húngara, quien tras el Mundial de Roma ganó tres oros y una plata en el Europeo de Budapest 2010.

 Tras esta etapa de excelentes resultados, Hosszu entró en un bache. Finalizó cuarta en los 200 mariposa y los 200 estilos del Mundial de Dubai en piscina corta (2010), caída que se confirmó en el Mundial de verano de Shangai 2011. Finalizó sexta en los 200 estilos, 15ª en los 400 estilos y 19ª en los 200 mariposa. Su recuperación llegó en el Europeo en piscina larga que precedió a los Juegos de Londres 2012. En Debrecen (Hungría), se colgó tres medallas de oro y una plata. Sin embargo, en Londres se quedó fuera del podio en sus pruebas favoritas. Su primera victoria en la Copa del Mundo, con 39 victorias, amortiguó la sensación de fracaso de los Juegos. En el Europeo en corta de 2012, celebrado en Chartres (Francia), mantuvo su línea ascendente para imponerse en tres pruebas (100 y 200 estilos, y 200 mariposa) y conquistar la plata en los 400 estilos. Tres semanas después ganaría cinco medallas en el Mundial en corta de Estambul: dos oros, dos platas y un bronce. En el Mundial de Barcelona 2012 remataría con las victorias en los 200 y 400 estilos y el bronce en los 200 mariposa.

h1

 Su vuelta a Hungría, donde vive ahora con su marido y entrenador, coincidió con una frenética actividad competitiva. “Shane es mi marido, entrenador, manager, psicólogo…Me ayuda con casi todo. Somos un gran equipo; nuestra sinergia es increíble”. Aunque tiene fijada su residencia en Baja, Hosszu se pasa el año viajando para competir. Hay semanas que prácticamente entrena compitiendo. No hay otro similar en el mundo. Esta versión moderna y mejorada de la eslovaca Martina Moravcova, la nadadora que más victorias suma en la Copa del Mundo (105), se ha convertido en una de las deportistas de moda. En los últimos días ha batido cinco récords del mundo en piscina corta, embolsándose 10.000$ por plusmarca. En 2012 y 2013 ya conquistó el circuito mundial en piscina corta, consiguiendo sumas millonarias. Este año, apenas disputadas dos etapas, suma 125.000$. Algunos la consideran la mejor nadadora de todos los tiempos en piscina corta. Ya suma 86 victorias en la Copa del Mundo desde 2012. Este año superará las 93 de la sueca Teresa Alshammar, segunda en el ranking tras Moravcova. Un ciclón sin parangón en la historia.

*Imagénes: Con su marido, Shane Tusup, tras casarse en las islas Seychelles; y con Teresa Alshammar en la piscina.

Seguramente también te guste

3 Respuestas

  1. judablaa dice:

    Sin duda, la falta la gloria olímpica.

  2. Juan Pérez dice:

    En cierto sentido lleva vidas paralelas con Mireia Belmonte. Tienen prácticamente la misma edad, su progresión ha sido prácticamente al mismo ritmo y les falta el oro olímpico.

  3. Rodrigo Danz dice:

    Ya no le falta ninguna medalla y es dueña del WR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR