Felicitas Schmid, una madre campeona mundial

Juan Pérez Ortiz
familyMarcos, Melanie, Felicitas y Tino.

A los dos años, Melanie Costa Schmid se tiró un par de veces al agua sin manguitos. Fue uno de aquellos días en los que su madre, Felicitas Schmid Platschke, cubría a diario el trayecto entre Calvià y Palma para llevar a su hijo mediano, Tino, a entrenar. Melanie era un renacuajo a quien la piscina resultaba algo muy familiar. Demasiado pequeña para comenzar con los cursillos de natación, la actual campeona mundial de 400 libres en piscina corta esperaba con su madre a que su hermano, ocho años mayor, terminara de entrenarse. Luego, vuelta a Calvià.

 El trayecto entre Calvià y Palma, unos 20 kilómetros, llegó a hacerlo Felicitas casi con los ojos cerrados. Seis días a la semana llevaba a su hijo Tino a entrenar. La operación se repetiría años más tarde con Melanie, cuando esta pidió a sus padres que la cambiaran del CN Calvià al CN Palma.  “Desde luego, el coche cumplió con creces”, recuerda la madre de la internacional española, que empezó con los cursillos de natación a los cuatro años. “En Palma es normal llevar a los niños a aprender a nadar muy pronto”, cuenta Felicitas; “al vivir en una isla, siempre estás con el corazón en un puño, preocupada por que no le pase nada a los niños”.

 En aquella época, la familia Costa Schmid tenía una inmobiliaria. “Al tener un negocio propio tenía cierta libertad para adaptar mis horarios a las actividades de los niños”. Durante algunos años, a Felicitas le costó cuadrar los tiempos: dejaba a Melanie en la piscina del Calvià, llevaba después a Tino a Palma, regresaba para recoger a su hija pequeña cuando esta terminaba su entrenamiento, volvía a Palma a por su hijo mediano y finalmente vuelta a casa. Así cada día. “Hice de chófer”. El contacto de Felicitas con la natación era tan frecuente que acabó sacándose el título de árbitro. Es una mujer que ha vivido y vive la natación de una manera intensa. Consulta los tiempos, lee prensa extranjera, está al tanto de todo. “Me apasiona”.

gorro costa

 Felicitas lleva 40 años en España. Nacida en Alemania, llegó a España para buscar remedio a unas molestas migrañas. “Mis padres pensaron que un cambio de aires me vendría bien y nos vinimos de vacaciones. Cuando llegamos a Mallorca, en el taxi les dije a mis padres que era la ciudad en la que quería vivir el resto de mi vida. Mi madre pensó que las pastillas que tomaba contra las migrañas me estaban sentando mal o que estaba muy cansada del viaje y deliraba”. Felicitas tenía entonces 21 años, estudiaba Medicina, Biología y Química en Bonn. Estando en Palma conoció a su marido, Eugenio, quien días después se presentó por sorpresa en la casa familiar de los Schmid en Alemania. “Vino a buscarme”. A los 22 años se casaron.

 Felicitas tiene tres hijos, Marcos (38 años), Tino (32) y Melanie (24). “Me tomé su tiempo entre uno y otro, pero eso me permitió disfrutar más de cada uno de ellos”, asegura. Tino fue también nadador. Ahora vive en Madrid junto a su esposa, la también exnadadora Irene de Vicente, y sus dos hijos: Sara, de cuatro años, y Diego, de dos. Tino practicó varios deportes, pero acabó haciendo lo que más le gustaba. En su etapa junior fue campeón de España de espalda y llegó a pasar por la Blume de Madrid, donde entrenó con Antonio Oca. “Es un chico de dos metros y entonces pesaba 82 kilos. En Madrid creían que tenía demasiada grasa y creyeron que adelgazando rendiría más. Perdió diez kilos. Cogió una anemia de caballo, se quedó sin fuerzas. Le dieron levadura de cerveza para coger fuerzas, pero no hubo manera”, recuerda Felicitas, quien considera que aquello fue un error: “Hay nadadores pesados que obtienen grandes resultados. Cada uno tiene su constitución. Entonces lo pasamos mal, no le veíamos contento y sufrimos. En la Blume se hizo muy amigo de María Peláez”. Después de un año, Tino regresó a Palma, siguió nadando, pero volvió de nuevo a Madrid para terminar en el Alcobendas. “Pero esta vez”, matiza Felicitas, “lo hizo por cuestiones sentimentales”.

 De Melanie, Felicitas recuerda que ganó su primera competición. Tenía unos ocho años. “Iba por la calle 1 y estaba muy asustada. Una monitora la tranquilizó. Hizo los 50 metros en 42 segundos”. La niña fue creciendo, entre viajes de Calvià a Palma, donde entrenaba en el Centro de Tecnificación Balear. De la mano de Rafa Huete se clasificó para los Juegos de Pekín. “No pudimos ir. El viaje era muy caro y decidí comprarme el último modelo de televisión de pantalla plana para grabar todas las pruebas”, cuenta la madre de Melanie. Después de los Juegos vino su etapa en los EEUU. En Florida estuvo dos años con el prestigioso técnico Gregg Troy. Fueron tiempos de mucho skype.

 “Melanie estuvo muy contenta en Estados Unidos, pero era muy difícil compaginar la temporada americana con las competiciones españolas y decidió regresar”. Luego vino la Blume, con Jordi Murio. Y esta temporada el CAR de San Cugat. “Melanie es una luchadora, una persona encantadora. Su sueño siempre ha sido estudiar Medicina, pero compaginarlo con la natación se hace muy duro. Ahora está estudiando Fisioterapia”. Felicitas sí fue a los Juegos de Londres. “Yo he ido a todas las competiciones que he podido, pero viajar continuamente a la península ha sido imposible”. La final del último Mundial de Estambul fue especialmente emocionante para Felicitas: “Estaba sola en casa, muy nerviosa. Cuando tocó, pegué un grito más fuerte que el de Julia Luna (la comentarista de TVE) en la tele. ¡No me lo podía creer! Y luego cuando la enfocó la cámara y dijo ‘Mamá, te quiero’… Fue el no va más. Nos llevamos muy bien. La quiero con locura, igual que a Marcos y Tino. Son lo mejor que tengo”.

 

Seguramente también te guste

1 Respuesta

  1. merche dice:

    Madre mia que historia mas emocionate, casi lloro de emocion, solo quiero decir que el buen trabajo trae su recompensa, sigue asi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR