González: “La lentitud de la Justicia beneficia a Carpena”

Juan Pérez Ortiz

Pocos como él conocen mejor las cloacas de la Federación Española de Natación (RFEN). Empleado de esta desde 1975, “cuando trabajaba media jornada a la vez que estudiaba”, Jesús González Higueras fue despedido por el actual presidente de la RFEN, Fernando Carpena, en marzo de 2009. Su despido costó más de 300.000 euros. González cobró 45 días por año trabajado. “Tuve la suerte de que la reforma laboral no me pilló”, afirma. La federación reconoció la improcedencia del despido y no hubo juicio. Desde entonces, el exgerente de la RFEN ha emprendido una campaña contra Carpena con el afán de denunciar supuestas irregularidades y delitos cometidos desde diciembre de 2008, cuando éste llegó a la presidencia. Una de las querellas, presentada en abril de 2012, fue admitida a trámite pero no avanza. “La lentitud de la Justicia sólo beneficia a los corruptos”, lamenta González, a quien indigna la parálisis del Consejo Superior de Deportes (CSD).

 ¿Por qué supuestos delitos presenta usted una querella contra Carpena?

 La querella se interpone contra Fernando Carpena y Ángel Luis López de la Fuente, exdirector de Alta Competición del CSD, por fraude de subvenciones, apropiación indebida, estafa y falsedad documental. La querella fue  presentada el 13 de abril de 2012 y admitida a trámite el 25 de octubre del mismo año. A grandes rasgos, porque el fondo de la cuestión es farragoso, la RFEN pidió un préstamo de 600.000 euros al CSD para atender gastos del Mundial de Roma 2009 cuando en el presupuesto ordinario de la RFEN ya había una partida para alta competición de 3.594.000 euros, dinero procedente del CSD en forma de subvención. El caso es que esos 600.000 euros acabaron destinándose a pagar las indemnizaciones de mi despido y del exdirector técnico de la RFEN, Maurizio Coconi. En mi caso fueron 360.000 euros y en el de Coconi 120.000. Todo esto después de una serie de maniobras irregulares, como una modificación presupuestaria para traspasar ese préstamo destinado a la alta competición a la partida de gastos de gestión.

 ¿En qué punto está la querella?

 Transcurrido prácticamente un año desde que fue admitida a trámite, el Juzgado todavía no ha tomado declaración. Esta lentitud beneficia a los querellados.

 Usted ha denunciado ante el CSD todas estas supuestas irregularidades. ¿Ha recibido alguna respuesta?

 El cerebro de todas estas maniobras fue López de la Fuente. Fue él quien estuvo detrás de mi despido para colocar a su amigo, Eugenio Bermúdez, que ya salió de la federación de ciclismo dejando una gestión controvertida. El CSD no ha hecho nada, ni siquiera ha contestado. Durante 2012 envié unas 12 cartas denunciando diferentes irregularidades cometidas por Carpena y no ha habido contestación. Según la Ley del Deporte, es el propio CSD quien debe fiscalizar la gestión de las federaciones nacionales. Sin embargo, fue el anterior equipo de gobierno del CSD el que propició todo este golferío.

 Carpena dice que cuando llegó a la RFEN se encontró con un director técnico, Coconi, renovado por cuatro años más con un sueldo desorbitado.

 El contrato de Coconi establecía una cláusula por la que si antes del 30 de septiembre de 2008 no se le comunicaba nada, el contrato quedaba prorrogado automáticamente cuatro años más. El entonces presidente de la RFEN, Juan Koninckx, sabía que ninguno de los candidatos a relevarle, Carpena y Lluís Bestit, quería a Coconi. El caso es que no hizo nada y el contrato de Coconi quedó renovado de forma legal. De todas formas, el despido de Coconi (120.000 euros) costó mucho menos de lo que ha costado el de Anna Tarrés, casi 400.000 euros.

 ¿Coconi dirigía la natación española desde Italia?

 Durante el último año, pasó media semana en Madrid y la otra media en Italia.

 Ganaba 120.000 euros anuales, menudo sueldazo…

 Eran tiempos de bonanza. Con todo, su sustituto, Luis Villanueva, contratado por Carpena, ganó mucho más. Le firmó un contrato de 80.000 euros anuales más el 100% de los premios ganados en el Mundial de Roma 2009, el 75% en 2010, el 50% en 2011 y el 40% en 2012. Sólo en 2009 se llevó unos 60.000 euros por los éxitos de los nadadores españoles. Y por las medallas de Mireia Belmonte en 2012 también cobró. La última transferencia se le hizo en diciembre de 2012 y creo que fueron 30.000 euros.

 Villanueva trajo como asesor al australiano Bill Sweetenham. ¿Qué costó aquel asesoramiento?

 No tenía un contrato profesional. Se le pagaban unos honorarios, los viajes y la estancia. Cobró mucho dinero, pero no sabría decir cuánto. Seguramente fue quien le abrió a Villanueva las puertas de Nueva Zelanda.

 ¿Pero usted sabe si su trabajo sirvió de algo?

 Por lo que yo sé, no. Se sentaba en la piscina y no decía nada.

 ¿De dónde sale Villanueva?

 Villanueva entró en la federación de la mano de Fernando Navarro Valdivielso en 1996. En aquel ciclo organizó un follón detrás de otro porque no tenía experiencia ni oficio. Luego coincidió con Carpena cuando éste fue presidente de la división de natación de la RFEN. Y en 2008, cuando Carpena gana las elecciones, lo contrata como director técnico.

 ¿Qué le mueve a usted contra Carpena? ¿Rencor?

 Mire, llámelo como quiera. Que cada cual le ponga el nombre que quiera. Mi relación con Carpena no fue buena desde el periodo en el que estuvo como responsable de la sección de natación de la RFEN, entre 1996 y 2000. Luego, en 2004, aparece como presidente de la Madrileña. Nunca olvidó aquellos cuatro años y cuando ganó las elecciones buscó la fórmula de echarme. Me despide el 30 de marzo de 2009 argumentando que los sueldos de los empleados habían subido de una manera desorbitada en 2008, cuando las subidas salariales las firma el presidente de la RFEN, entonces Koninckx. No llegué a entrar en juicio porque la empresa reconoció la improcedencia del despido.

 ¿Tiene datos de la gestión de Carpena en la Madrileña?

 Después de cuatro años en la Madrileña dejó un déficit de 802.000 euros. Él cogió una federación saneada y dejó un agujero considerable. Se fue de rositas. Lo curioso es que su vicepresidente económico en la Madrileña, Juan José Dueñas, es el actual presidente de la Madrileña y vicepresidente económico de la RFEN. Es el colmo. Carpena se acostumbró a falsear las cuentas de una entidad siendo presidente de la Madrileña. Hubo una denuncia del CN Alcorcón ante la Comunidad de Madrid que quedó en nada. Pero hay más: cuando llega a la RFEN aprueba una subvención de 100.000 euros a la federación madrileña por la organización del Trofeo FINA Sincro celebrado en la piscina Centro Mundial 86. Yo le digo que no cuente conmigo para firmar esa transferencia. A partir de ahí me sentencia.

 Hace poco presentó una nueva denuncia ante el CSD…

 Cuando Carpena pone en marcha el proceso electoral para elegir nuevo presidente de la RFEN en 2012, tenía que cumplir con las disposiciones reglamentarias al respecto. Según el Reglamento Electoral, cuando Carpena presentó su candidatura el día 11 de mayo de 2012, antes de las 12.00 horas, tuvo que presentar su dimisión, o haberla presentado con anterioridad. Carpena presentó su candidatura y avales en el último momento. Tomó posesión como presidente de la Gestora Juan Viota, presidente de la Federación Andaluza y vicepresidente primero de Carpena. Desde ese momento Carpena no tenía atribuciones en la RFEN. Ninguna. Pese a ello conservó ilícitamente su firma en los bancos, cuando debió anularla, al igual que las dos tarjetas de crédito federativas, el móvil y el ordenador. Desde el teléfono móvil de la federación continuó su campaña electoral permanente. Lo que es inconcebible es que utilizase su firma en La Caixa tras presentar su dimisión, firmando más de 100 transferencias. No es coincidencia que las dos primeras fueran para la Federación Andaluza de Natación. Si cualquiera de nosotros comprobamos en Internet nuestra cuenta corriente y vemos que han traspasado a otras cuentas distintas cantidades de dinero, diremos que nos han robado y acudiremos a la comisaría más cercana o al Juzgado de Guardia. Las firmas de las transferencias corresponden a Carpena y a Bermúdez, ya que los fondos federativos deben movilizarse mancomunadamente. Ambos son responsables de actos delictivos, propios de su trayectoria, amparados en un presidente de la Gestora, Juan Viota, al que no se le puede suponer ignorancia. Si desconocía ese comportamiento, que favoreció a su Federación Territorial, deberá denunciarlo inmediatamente. Es de suponer que el CSD no aceptará que se roben fondos de la Federación. La Ley del Deporte le obliga a actuar.

Seguramente también te guste

2 Respuestas

  1. anonimo dice:

    Jesus Gonzalez no tiene ninguna credibilidad. Este personaje ha estado en la Federación haciendo y deshaciendo a su antojo. Junto con muchos otros se han estado llevando dinero a espuertas.

  2. carlos dice:

    D momento a el no le han puesto ninguna denuncia. Y la acusación q haces es muy grave, da la cara vete al juzgado y denuncialo. Igual entonces tienes tú alguna credibilidad, pero así ninguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR