Hugo González: más de dos metros de envergadura, anginas y despreocupación

hugo1

El joven de 16 años Hugo González de Oliveira se dispone a disfrutar de unos 10 días de descanso una vez acabado el Mundial júnior disputado en Singapur, donde se ha proclamado campeón mundial de 200 espalda y cazado el bronce en los 400 estilos, además de batir siete Mejores Marcas Nacionales (MMN). Entrenado en Madrid por Santiago Veiga, responsable de los júniors becados por la federación madrileña, Hugo se adaptó a este grupo tras el verano de 2014 pese a ser infantil. Los técnicos consideraron entonces que los ritmos de entrenamiento de nadadores uno o dos años más mayores le beneficiarían. Así ha sido. En Madrid, ciudad a la que llegó procedente de Murcia siendo un crío, comenzó a nadar con la buscatalentos de la escuela del complejo M-86 Cristina Prieto, para ser entrenado posteriormente por Pablo Terradillos y Paloma García, actual responsable de los infantiles de la federación madrileña. Estas son algunas de sus características, anécdotas y contratiempos que han marcado la temporada del polivalente nadador nacido en Palma de Mallorca, como su padre, pero formado en Madrid.

Envergadura: Uno de los secretos de Michael Phelps es su envergadura, desproporcionada en relación a su altura: 208cm para 1,96 de altura. A González de Oliveira le ocurre lo mismo. Con 1,93 de altura, tiene una envergadura superior a los dos metros, característica que supone una ventaja en el agua. Nadadores como Ryan Lochte tuvieron que potenciar otros aspectos (nado subacuático, deslizamiento, musculación) para compensar su menor distancia entre manos con los brazos en cruz. Hugo, tras dar el penúltimo estirón, podría crecer tres o cuatro centímetros.

Anginas: El campeón mundial júnior de 200 espalda sufrió dos procesos víricos que desembocaron en sendas anginas que coincidieron con el Campeonato de España absoluto (Barcelona) y con la preparación del Festival Olímpico de la Juventud (FOJE). Las inflamaciones se produjeron una tras otra, por lo que tuvo que parar incluso de entrenarse mientras eran tratado con antibióticos. Pocos (o nadie) preveía un desenlace de temporada tan exitoso tras el contratiempo que supusieron ambas anginas.

Despreocupado: Cuando un cámara de televisión le metió la cámara prácticamente en las narices durante la final de los 200 espalda del FOJE, la expedición española protestó por lo que consideró un estorbo para el nadador, que podía descentrarse. Hugo ni se inmutó. Sus 2:05.31 fueron producto de una mala salida: resbaló debido al deficiente estado de la placa. Tampoco se desanimó tras ser descalificado en la final de 200 estilos del Mundial. Siguió a lo suyo como si tal cosa las jornadas posteriores, para rematar la competición con un bronce (400 estilos) y un oro (200 espalda).

* Autor imagen interior: Julián Blázquez. 

Seguramente también te guste

1 Respuesta

  1. Flotiflops dice:

    Y yo por encima de todo destacaría su humildad….otros en su lugar irían alardeando…hugo es muy tranquilo y se toma los éxitos como si nada…es aún más grande como persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR