Hungría, el interminable obrador de talentos

aLos Juegos de Roma 1960 cambiaron la natación húngara para siempre. Un joven Laszlo Kiss, 19 años, salió desencantado de las eliminatorias de 200 mariposa pero aprendió una lección que cambiaría la perspectiva de su deporte. Tuvo la ocasión de hablar con el campeón olímpico, el americano Mike Troy, quien compartió algunos de sus secretos. “Enseguida vi la diferencia entre cómo se había entrenado Mike y cómo lo hicimos nosotros. Ellos hacían más metros y con mayor intensidad, aparte de la atención que ya prestaban al entrenamiento en seco”, reveló el húngaro a la revista Time en 2008. Kiss acabaría convirtiéndose en el entrenador más influyente de Hungría, fábrica de excelentes nadadores desde hace décadas.

Hungría, un país que no llega a los 10 millones de habitantes, es la tercera nación que más medallas ha ganado en la piscina de la historia. En total, los nadadores húngaros se han subido al podio 73 veces para colgarse 28 oros, 25 platas y 20 bronces. Es obvio que la tradición está detrás de la solvencia húngara, y esta comenzó a fraguarse desde la primera edición de los Juegos Olímpicos, en 1896, cuando Alfréd Hajós, de 18 años, ganó los 100 y 1.200 metros libres. Desde entonces, un buen puñado nadadores húngaros han alcanzado la categoría de leyendas, reforzando cada cuatro años la reputación de este pequeño país del este de Europa, todo un referente en la escena mundial.

La última gran estrella de la natación magiar es Katinka Hosszu, campeona olímpica de 100 espalda, 200 y 400 estilos, además de plusmarquista mundial de 200 y 400 estilos. Aunque actualmente es entrenada por su marido, el americano Shane Tusup, y durante años formó parte del programa de la Universidad de California del Sur, Hosszu es un producto de la fértil cantera de su país, donde comenzó siendo entrenada por su abuelo hasta que se marchó a EEUU sin saber una sola palabra de inglés.

aLa legendaria Kristina Egerszegi fue el mayor éxito de Laszlo Kiss. Ganadora de cinco oros olímpicos, su récord mundial de 200 espalda en 1991 (2:06.62) se mantuvo firme durante 17 años. Egerszegi era un talento natural que Kiss supo pulir. “Su técnica”, dijo el preparador, “fue luego copiada por el resto de espaldistas”.

El mítico preparador húngaro explicó hace unos años hasta qué punto había que valorar los triunfos de la natación magiar: “La natación es un deporte cruel. El oro olímpico se te puede escapar por una centésima, como el paso a Karoly Guttler en Seúl 1988. La federación internacional (FINA) tiene 208 estados miembros. Un promedio de 180-190 países participan en las grandes competiciones. Por eso estoy tan orgullos de nuestros nadadores y entrenadores”. Kiss profundizó en la relación entre nadador y entrenador: “Los atletas pasan más tiempo en la piscina que en sus casas con sus familias. Un buen entrenador debe llenar todos los papeles, el de amigo y padre también. Y, en este sentido, es muy difícil mantener el equilibrio entre el respeto y la amistad”.

LA DORADA DÉCADA DE LOS 50

Pero la natación húngara tuvo otras épocas doradas antes de que Kiss desplegara su magia e intuición. La cumbre llegó en los Juegos de 1952, cuando el pequeño país europeo sumó tantos oros como EEUU, cuatro, para un total de siete metales, dos menos que la potencia americana. Todas las medallas húngaras se lograron en categoría femenina. De los 12 metales individuales, Hungría se llevó seis, además del oro en el relevo 4×100 libres ante Holanda y EEUU. El éxito magiar en Melbourne confirmó las expectativas generadas durante los años anteriores y coincidió en el tiempo con la gran selección nacional de fútbol liderada por Ferenc Puskas.

En este sentido, si los hombres habían protagonizado los éxitos húngaros en la piscina, la tendencia comenzó a cambiar tras la Segunda Guerra Mundial. Ya en los Juegos de 1948, Eva Novak se colgó el bronce en los 200 braza por delante de otra compatriota, Eva Szekely, mientras la hermana de Novak, Ilona, finalizó cuarta en los 100 espalda. Los hombres sumaron dos bronces individuales y una plata en relevos.

La siguiente época de esplendor llegaría a finales de los años 80 con Egerszegi, Joszeb Szabo, Tamas Darnyi y Karoly Guttler, todos ellos medallistas olímpicos en Seúl 88. Mientras la natación femenina era liderada por la sublime espaldista, los hombres tenían mayor repertorio, con Darnyi proclamándose campeón olímpico de 200 y 400 estilos y Norbert Rozsa cogiendo el relevo de Szabo y Guttler en la braza.

aaEn sus terceros y últimos Juegos, los de Atlanta 1996, Egerszegi se colgó el oro en los 200 espalda y el bronce en los 400 estilos mientras una jovencísima Agnes Kovacs, 15 años recién cumplidos, subiría al podio en los 200 braza. Kovacs ganaría la única medalla húngara en Sydney 2000, el oro en los 200 braza. La natación femenina magiar entraría en un pequeño bache mientras surgieron nuevas figuras en la masculina como Daniel Gyurta y Laszlo Cseh, mascarones de proa en la década de 2000. Tras los Juegos de 2012, ya se sabe: la irrupción de Hosszu, triple campeona olímpica en Río, y el enésimo éxito de un infalible Cseh, ya con 30 años (31 cumplidos el pasado diciembre) y aún con cuerda.

La producción de talentos continúa. En el último Europeo júnior, Hungría fue el segundo país que más medallas ganó, hasta un total de 21: 11 oros, ocho platas y dos bronces. Entre sus medallistas, Ajna Kesely, de15 años, campeona de los 200, 400, 800 y 1.500 libres; Krisfof Milak, 17 años, campeón de los 200 mariposa con 1:53.79, segunda marca mundial del año; o Nandor Nemeth, 17 años, campeón de los 100 libres con 48.82 aunque este año ha nadado en 48.64, récord nacional. De los Juegos de Río, Hungría salió con siete medallas, cuatro de ellas ganadas por Hosszu (tres oros y una plata), la plata de Laszlo Cseh en los 100 mariposa y los bronces de Boglarka Kapas y Tamas Kenderesi en los 800 libres y 200 mariposa.

Como en Australia, país de 24 millones de habitantes, la natación es uno de los deportes nacionales en Hungría, también una potencia en waterpolo, piragüismo y esgrima. Los éxitos de sus mejores nadadores han contribuido a fomentar la afición y consolidar sus estructuras. La producción de buenos nadadores no cesa.

ESCÁNDALO NACIONAL

La natación húngara se vio sacudida el año pasado por un escándalo que afectó a Laszlo Kiss. Un blog especializado en sucesos destapó que Kiss, actualmente de 76 años, fue condenado en 1961 a cinco años de cárcel por violar junto con otros dos nadadores a una adolescente. Olímpico en 1960, el preparador pasó finalmente 20 meses entre rejas merced a una amnistía que le permitió regresar al mundo de la natación y convertirse en un prestigioso entrenador. Tras la publicación de su condena, Kiss dimitió como seleccionador nacional antes de los Juegos de Río. Llevaba 23 años al frente. “No olviden que soy el mismo hombre que hace una semana o 50 años”, se defendió el veterano preparador; “toda mi vida la he dedicado a mi trabajo”.

kiss

El caso Kiss conmocionó a la sociedad húngara y recordó algunos otros testimonios relacionados con el ambiente en los grupos de entrenamiento. Una contemporánea de Egerszegi, Noemi Kiss, reveló hace cinco años sus “horribles experiencias” como nadadora adolescente, la sexualidad omnipresente en las piscinas y la vulnerabilidad de las niñas. Las revelaciones de esta exnadadora coincidieron con la publicación de un libro escrito por la olímpica Nikolett Szepesi que levantó ampollas en el país. Nada que no haya ocurrido en otros países, entre ellos la primera potencia mundial, EEUU, donde más de 100 entrenadores están sancionados de por vida por abusos sexuales a menores. 

*Imágenes: Egerszegi en la portada; Kiss con Egerszegi arriba; esta última aún en activo, Agnes Kovacs y Daniel Gyurta.

 

 

 

 

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR