Kiko Hervás ve próxima su retirada

Sin ayuda económica, considera inviable su continuidad

Juan Pérez Ortiz
kiko hervás2Kiko Hervás

Kiko Hervás ve cercana su retirada. Y lo anuncia a los 32 años, a una edad en la que un fondista está en su mejor momento, cuando siente que le queda fuelle, que puede dar mucho de sí. Pero Hervás, un clásico de las aguas abiertas en España, no ve futuro. O lo ve gris. “Esta especialidad está muy dañada. Yo ya no tengo ningún tipo de ayuda económica. Cuando estás estudiando y tienes 22 o 23 años sí lo puedes compaginar. Pero yo ya tengo 32, ya he terminado mis estudios y necesito ingresos. Como casi todos, tengo una hipoteca”. Hervás, nacido en Esplugues de Llobregat, estudia desde Vila-real, donde vive con su pareja, una retirada inminente si el panorama no cambia. Lo tiene difícil. Durante el último ciclo olímpico dispuso de beca ADO, una partida que fue renovando cada año por sus resultados en los sucesivos Mundiales. “Me da muchísima lástima tener que dejarlo”, confiesa mientras admite la envidia que le despiertan países como Italia, donde existe una selección de aguas abiertas. “Allí sí son valorados. La selección tiene concentraciones habituales de varias semanas. Aquí, en cambio, cada uno va por su cuenta”. En España ya no hay ni responsable de la especialidad, todo recae en el director técnico, José Antonio del Castillo. “Supongo que irá muy liado con los de piscina y no ha tenido tiempo”.

 Hervás es un veterano de las aguas abiertas, “un viejo”, dice él. Sin embargo, está en un momento dulce para la práctica de la especialidad. “La media de edad de los diez primeros clasificados del Mundial de Shangai fue de 27 o 28 años”, cuenta. Pese a no disponer de ninguna ayuda, Hervás, entrenado por Ricardo Franch, el mismo técnico de Yurema Requena, quiere nadar en Barcelona. Le hace ilusión. “Quiero retirarme en casa, por eso me he preparado”. Haber sido olímpico en Londres le garantiza, en principio, una plaza en la prueba de 10 kilómetros. “Pero en los criterios de selección pone que todo depende del estado de forma”. Esta ambigüedad le despierta dudas. “Nadie de la RFEN se ha puesto en contacto conmigo para decirme que tengo plaza. Tendré que ganármela como sea, quedar entre los dos primeros en el Campeonato de España”, que se celebra este fin de semana en el Moll de Fusta (Barcelona) y servirá como test para el Mundial.

 El nadador catalán prevé una pugna muy reñida, tanto en los 5 como en los 10 kilómetros. En la prueba larga cita como rivales a Miguel Ángel Rozas, Héctor Ruiz, Adrián González, Thomas Snelson, Adriá Muñoz o Yonatan Castet. En los cinco, todos estos más Marc Sánchez, “que además estará más descansado porque no nada los 10”. Hervás es el mayor entre los españoles. También el más experimentado. “He visto el recorrido y a los dos kilómetros y medio hay una boya en la que hay que dar un giro de 180 grados”, explica; “ahí nos vamos a juntar 40 tíos. Hay que pasarla como sea, será peligroso. Pero peor será en el Mundial, cuando haya casi el doble de gente”.

 Olímpico en Pekín 2008, cuando las aguas abiertas se estrenaron en el programa olímpico, y en Londres 2012, donde se produjo una lesión en el pie andando por la villa olímpica (“de la manera más absurda”), Hervás afronta su última etapa en la élite avalado por sus buenos resultados en competiciones anteriores. Es todo un clásico. En el Mundial de Shangai acabó sexto en los 10 kilómetros y cuarto en los 25. En el de Roma 2009, séptimo en los 10. Junto a Diego Nogueira y David Meca firmó las primeras páginas de la larga distancia española en categoría masculina. “Yo empecé a dedicarme a las aguas abiertas a partir de 2004”, cuenta. Ese año disputó el Campeonato de Europa de Madrid. Al año siguiente, en el Mundial de Montreal fue vigésimo, mientras que en Melbourne 2007 fue cuarto.

 Pero la historia comenzó mucho antes. Nieto e hijo de inmigrantes que llegaron a Barcelona procedentes de Ciudad Real y Murcia, Francisco José Hervás nació en 1981 en Esplugues de Llobregat, pero se crió en Cornellà, donde empezó a nadar. A los 16 años fichó por el Hospitalet, donde estuvo hasta que en 2010 pasó al Mediterrani. Hace unos meses fichó por el Vila-real, el mismo club de Yurema Requena, Yonatan Castet o Fernando Ferrer. Es muy probable que esta sea la última escala de su viaje como nadador de alto nivel. Muy a su pesar.

 

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR