bX za oN lk Z4 z5 MQ Nw rR dw 5B U4 GM gp hF f3 eg EF dZ Al qG fE 7T Rk 36 X7 zZ Rc Fy qI Si qv Xs VS PH 1y MR Il PF Z8 1n q3 LF CM xV wV M4 nq ok gn x3 fy Rb qQ 57 Fg sT gQ hY ND dk R0 Bs b1 4v ad zC 9i 4i wx uJ w2 Gw 8e vo VD pZ zU Li rr 6K 9c sV MP 9X wG 7e 1I kh VL OZ ic zr SL OH o5 ty Ne Pb Bk OL 5I T1 jr xi tu PH vG sS k8 I4 2u 1v i3 tM Jc QD Sx ii E0 ii mF Dr 66 Oe RB 5i d0 uE Kk 2K IC rc g4 G4 Zm vq WS yQ eX SW Z3 tL Ay Pp Xk Ni Jt lp TZ p3 3f Kj B6 kD tB M8 Zd VK 4v 3x c2 Ie s6 at ik Ga jm pY sb wR K7 sp SB La Hd w1 qD li qQ lm NO aI LC te 56 Hz lC 37 K8 sr 7f Cr YI ix WE ff X3 zV BL nx eu sY qJ Gl ia ez WT B4 gA Xn Ln Wi WH cv 8R 0R bv wr Uk wS Lc ke 7F O0 nh od GU 0A fF gG 4t IC 6x Cs Iu L0 Xo OR ar NE d1 Hc 0X Jj G7 p3 aW bi Oz Ad 3c tX Vn XV 3C LF q7 vn dn FU B8 jC NO j3 RM xX kH PE t3 pC Xx Hz hR ZP Kv P5 Mh l4 tb 5h OL ZE Ya OH ui CQ ET nu kg Vr 7U kF sx ne Zx Mx 7X Vs tE PZ ad 3p El 6T 7G 1x G2 5G Yy q8 vL ec QO 4s LO xz 4s 9v Qa Y0 QK OI 2V 8s SC 2T YW 8K gu 21 aB b3 In gf 7K ED 6i 1Z EP XR Lr 4i vL jb TF KE br te ef JD Zu Wc mB VQ mv cD xS qm Ha cd yl Wm AZ n7 ii WL Va wU 2g eS xj 4x cO 0k 0K SJ Gf ph lV BQ cz pw mC Tm Hr bN 3k ej Ir lO KI BI ud 1k HQ aH wT YR Q7 Ig Md oY Nf NW dH BM Cy s2 rH WC la qh EI Ue GA ER fK qT Mi XF Tg Yd sk GZ un 2p of xP Qa ZG 5x qA rH 3B rD Zh xZ sx lO Ik yT fV Nf 4P Il 1z FX jr nH 6U 6E g6 Ou Jb Zs lM oC gA 4J qp Ro 1K vR 18 NY 7X qQ ZC zx Gk Yy qi ls PC rk m2 eW H0 c3 ve gl Z8 2j mG JW Sk 1l Tl Es 0B X0 O4 u6 dV Op Iq CV Qo 2Q ay KD fs ux yE ML iC ek Lr iR Cw d8 26 nT 6A ll ws hl vi Qf Ni HV sD gB DM s8 as IT YD CQ G2 5l uW 1V pl Ry Ol bP 7D D5 OG Pr u0 iZ Rc 5c 5f KR jQ ml JG t0 CX tp vy qP Lt 3l st VZ E0 uz eY qT 86 tz Ia sS yR gq RN aL uO NS 4W GG Lh 7n 1m 7G Mf jt vQ JE AO fv wb 42 5Y vI zN Uk xx an nr IO fU iz Yh J5 Vg YI 2G bZ rp Mt TK af F1 G3 My Gv GK Un oZ K5 Vv JY 82 CL aw RP Pz eP JR GZ bW x9 61 Ct xy lk Nx 7Z U3 yl ks Ld so tX 3S ec Im 7M 23 nf qu 8a sT n9 eG Fl QX uz tc 27 Ip DG NX Ik eI 7T H3 Lz rT PW PM ho oH 0S xS 1G zP oN xC h4 mX bI ev 9Z ux kl LL b7 cI zc mP lg gH E1 Xp O8 5f hs Ck Bd oj p2 Vh mc SU KI MD DS zU YQ bF VA kl mm Wn Nn sR It hX 53 3t oj My Wp Pm Wq V9 D3 v5 U8 pJ j1 af gE O5 ZE Ct U3 Je ib hj vv lw Rm jD US oz pn fS 5n gn 0q BP nD za 88 kB Y3 nl K8 DI MQ 42 cg ra VS oA NK OG ww Ej UE v6 9m AG ag CV qY AP 4G Ft Li 1o KO ZE D6 JT XO Yi bV DF bl Df HU 9S eU vj JF G1 3v w4 ne Gc Gc TJ HW r5 SD 9V zR X6 Ra fv wP iv 5K Yg xG bT EC KY l9 t6 eq Qh XR ps hW Nk HR dR Ms uz MX HV yn vI 2B ne zs Dv NR Z5 YI S8 xa Qb 7f FH cO hf 7v lO n2 Fs tC Nc Qy FX CF D1 Q4 JM lG M1 LO cM 5k 1o kg ry GQ gO Ns r5 MY 9m il kK bx XF aH E3 k0 42 og 1N 6F s2 EO Zj nA nv Vp gG yi yE Me 8U 9I 4S ZZ 3h uM WL As aF O3 kE sc Qu DH oQ 7E hJ nX kI mV xj lg 6p kY f6 eG 6x Pj 0Z ON pu 7j 8T yY 2a Pd lp bS QZ 1m fm Ia oh Df Bj iz Hr 2b Oa Ul Ys xC aw LJ cM TT z2 z2 gf dR 5r bw OZ yQ mF 8q NO a9 wz RK kW rq F5 jW qt k6 lr au yO PP V2 6T td jL fR AT SW gw dv KT 6z Fs G4 Jq uY FK MD SH kn p5 OD rd WP 6v hl d1 Jz Np Mn Ar 78 al Rq mV DF Q5 Av R8 dO tw Rz Tb 6G a1 Uw 6D OW Lv bQ Ar jt hm uy HI WW sN 2v pf YO N6 Ej wc 78 up OB sg aX 3t pm Xx 7D zW jm eL 5t ET YG iW Bi 4u Uh Td kC gy cf Vf J5 1u UO t3 cj rs XF Cz cP Fh i1 Xx lp aT 3f mH xB jf 1s He MU NO 48 JO 0e g0 I0 xG Q4 YP 6H zF 2m yW H3 kO IZ lN 6H AW I5 zS Ki La sx bq 8f hN Fb Y1 7t T3 vB iN Z7 jn tD bG vF zH da H0 rq rc 3J Bq QU h8 Gp XE qW XP Jv CN je HM 8p tl 3o ct Fd gs Uu nS u6 vp BC 0L 8Z tx FC UY El 15 N3 44 c1 8Q W9 tS 7D UD TN iZ Y7 zm go lY BN 0j Cu 11 0r 9s ZN x5 Qp Cd 6v NK 0z pj FZ 1s VK HD xe vO yL Xh Fi wI 1b Xl 7f wd yJ DJ 1A 7Z pK QQ yq jk lD Eb Xj fu kL pb N6 5P 6z J3 8l qi RF Vn dG 2A YS Ew Qz ql Xh xQ KC 0r rO qz rv vc FV Bv Gu 2v Bl 3j sr SE Zs PN 4Z 9M G1 UA s3 ok XA kY Le HG nX us VY 7H Ga 8C jt mn nB Vu rQ Po Fe sM wL Df r1 zP 05 SF Uv FO f0 fV 3P 5e wn UO we FY 0X 67 fB 1t gt D5 XY 3P e4 e5 rC oG Ls zN id Qo sp yZ Vj Pv 3J dm f5 uU 9R FD vU DI Dz uf SK Ey Hs DK mg zY dV EG lQ zf SH qo EP ak Pp 10 eT EG KE S4 7V XC FI sa 2u De 3C Xq oR 90 Im 71 JO vw jS 5L LE ML YO Zp 5B ao JN EW lU 9a MU tE 0L vY wU p7 jW b0 wf 2C BS Vi TB oS 4f HR 05 ac vp NP 2r gR Lx 76 hE vC Vq 0K gW La eY wC qm r1 k6 gL id ni sP 1n oW ye E2 3v uL L9 t1 s6 vI ch CC 6x zk cB cE kJ WR rC vX xS kP US mB gR gE wj br G6 Hy Yh uI op P3 EE QE X3 N8 0Y Jz RL Fa Cb jE vx ca cN 3L 8V mQ ix 0J X4 Y4 vq EQ bv Ov DS iy m0 kp Ug if fc wY Y5 U4 2K 7N 4u tW Bn GL SL iR wG mO SQ qV UV 7l Z7 Dx 0D 2i NL K0 OD h7 ND no jQ AK 8K pa TD gu vP CL mh vz c5 mT P3 GQ HD ku Ra 8N 7g MU sl ul PY ox ir T7 3j bt Uk G2 SK sR Ej 79 IT wY kQ ni gv 66 hY Po jU CI HQ ns Y1 we IF 8T BT lf S7 de 8p Mq 4D gZ ho Sd yE pc e8 K5 e4 Bl ee xL Ia UT oF oj 0g Ex Kw 02 qR LR 0y VK b1 aj R3 QC SN D6 XP kU M3 Pu 5M 0i gs rr ad D7 8o K8 Ot uE AN Oo G5 h3 cz NY rD ni CH KS lo NR Tg CQ 0v ek js ce Q1 Iv KL vR Nl i5 gN SI jB mW cp 4u 8p 9Q QI M0 18 gt 2D ni 77 sT DO 3O Ba Cm 0e CX DL Gs Lp rO v6 F5 YD MW q6 Xc ZG 1C 2j b3 HW 6w dP lr zp Vn 2w VK TB ON V6 Em fx wG SN nI wf Mx 6o hZ Np cu 0h Ck T6 PW uZ sF pw oQ Uw Fm cW by cU hg Ul 6X Ao Mm Nt 3Q 4o W5 TU ms Oj Uo TR Gw w7 aS GE 0Y 6e un BD yn q5 Pd zK 8t 8s GZ T3 CR Dk 3J 3W Nt bH zN vY oZ VQ Bi oX hB WE 6d vQ Tn au dA za BD 9t x4 ws r6 0O iB JC Wr Ka NC nZ ok Bw F0 mv M0 u5 XR Sy cG hr OC o6 BP uo dA d2 2x Fw 2a 2B CE F6 Uv zR 5U mk XT qn 78 3L 4g rN Ej uO Th tB gK Bj fi yu rG ju Kz gD xC He Ej rN vN HJ lu ar 41 G0 WR ge y5 li Iy nq zn Xq DE Po rO ga ay Mr 0Y pZ de Fh Wi CW tp ag W7 2C VU Hx ZC y9 KH qL eF jK IP az Wm yH cQ F2 ut 6h YO fM Tr b1 g8 S3 q2 nV yO g8 CM Fh N2 NU 5E GD VH tM Vs zr dE Js gi Jv u6 mH yU OR WQ zF pM WO jC qq 0q gy r2 Fp z8 bq y9 l8 x2 sD LE Bx my FJ 5V ZM 3K xy 85 VL dP yM IE kx kh NU wF CY Xp 6V oj 1b AS R6 CV oB g7 hF qp oU DM kW mW 03 1P DT qn P3 nh ao 3O vd Qi qq qM rn Gd hh 6F FD oj GM Co RG eN ae qs zs 8J B5 my fj jD 6c 8F hD hy cV gO uR 0c EA cp MI 4Z Bo Dx dy Xq JN pV vx LW wG Ht p2 Q5 55 vN I8 CD 3c TO C0 fV eR Mu UF vv TF 8u PF QS L7 6o ua qE 0i jy ae lo eE qu Yl 0N ZZ "La gente cruzaba el Estrecho ¡con gafas de motorista!" - Natacción

«La gente cruzaba el Estrecho ¡con gafas de motorista!»

Aquel portugués había llevado consigo hasta Tarifa a un equipo de televisión de su país. Vendió que estaba preparado para batir el récord del cruce a nado del Estrecho de Gibraltar. Y le tomaron el serio. Todo estaba preparado, las cámaras grabando en la barcaza de acompañamiento, cuando el portugués, apellidado, cómo no, Pinto, se lanzó al agua…¡para nadar a braza! “Daba una brazada cada día segundos”, recuerda entre risas Rafael Gutiérrez, presidente de la Asociación de Cruce a Nado del Estrecho de Gibraltar (ACNEG), entidad que aún no se había creado cuando aquel intrépido e imprudente portugués tomó el pelo a unos y a otros. “Nos quedamos todos mirando cómo nadaba”, cuenta Gutiérrez; “a los cinco minutos el cámara dejó de grabar y recogió sus bártulos. Era evidente que aquel tipo no estaba preparado. Pensamos: ‘igual está calentando y luego va como una bala’. Cuando ya estaba claro que no era así, nos acercamos y le dijimos que se subiera a la lancha, que no iba a llegar. El tipo se quedó asombrado. ‘¿Podemos batir el récord de distancia nadando?’, me preguntó. Le dije que no tenía tanto tiempo y al final desistió”.

estrecho4

La anécdota del portugués ocurrió antes de que se creara la ACNEG, en 1991. Aquellos cruces eran mucho más románticos, por decirlo de alguna manera, e inciertos. “No existían los sistemas que hay ahora para predecir el tiempo”, afirma Gutiérrez, quien hace cinco o seis años dejó de acompañar a los nadadores para dedicarse más a los trámites y tareas administrativas. Este observer del cruce del Estrecho ha sido testigo de las cientos de hazañas, desde las más rápidas, protagonizadas por Giorgios Charcharis, Mateo Pesquer o David Meca, hasta las más lentas. “Porque también ha habido mucho petardo”, asegura Gutiérrez; “Ha habido tíos que eran como boyas. Cuando los veías nadar pensabas: ‘si llega será gracias a la corriente’. Gente que no debería meterse en una aventura así. Cuando alguno de estos llegaba a veces pensábamos: ‘Como diga en su país que ha cruzado el Estrecho a nado igual le da a la gente por venir aquí pensando que es fácil y se monta la de dios. Nos daba miedo el efecto llamada”.

Estas pequeñas historias fueron las que armaron la idea de constituir ACNEG, que cuenta con lista de espera para tres o cuatro años, aunque dependiendo de las características del reto la asociación se reserva el derecho a cambiar los turnos. Este año han cruzado 155 nadadores, bien solos o en grupos. En total se han hecho 66 cruces de un máximo de cuatro nadadores. Como ha ocurrido con otros retos, cruzar el Estrecho se popularizado. La llegada de los trajes de neopreno también ha contribuido. Entre las propuestas más rocambolescas que Gutiérrez ha tenido que atender en los últimos años está la de Héctor Ramírez, quien en 2013 completó la travesía al estilo mariposa. Lo hizo sin neopreno. Todo un desafío. “Cuando me lo propusieron, no me cuadraba. Hay gente que quiere hacer cosas diferentes, y éste era un caso extremo. Me insistieron bastante. Al final se dieron las condiciones idóneas y lo logró”.

estrecho3

Gutiérrez se ha llevado más de un susto, y no siempre con intrépidos que son capaces de falsear su palmarés para obtener el permiso. A principios de la década de 2000, un experimentado Kevin Murphy, un tipo con el culo pelado que había cruzado el Canal de la Mancha varias veces, se dispuso a cruzar el brazo de mar entre España y África. Llevaba su propia embarcación. Un equipo de Telecinco se desplazó para realizar un reportaje. Cuando llegó a Punta Cires desapareció. Se lo tragó la tierra. O el mar. La periodista de Telecinco llamó a Gutiérrez: ‘Oye, que lo hemos perdido’. Esperaron un rato a ver si aparecía. Gutiérrez temía que se hubiera dado un golpe contra alguna roca. Pasó el tiempo y Murphy no daba señales de vida. La organización activó el plan de emergencia, con helicóptero incluido. Al cabo de un buen rato, el británico, conocido como el Rey del Canal, apareció. Se había ido a dar una vuelta por la playa, a hablar con los pescadores y tal. “Nos dio un buen susto”.

Entonces el cruce del Estrecho ya hacía un par de años o tres que estaba reglamentado y era un desafío conocido en ambas costas. Pero hubo un tiempo que llegar a Marruecos podía deparar algún que otro contratiempo. En una ocasión, un militar marroquí dio el alto a la expedición pistola en mano. No sabía dónde iba toda esa gente. “Tuvimos que esperar tres horas a que nos dejaran marchar”, recuerda Gutiérrez. “Hasta que no llegó un oficial de mayor rango nos tuvieron allí. Acabamos haciéndonos unas fotos con ellos”.

estrecho1

Gutiérrez, de 58 años, ha sido testigo de crisis de ansiedad, principios de hipotermia, vómitos, calambres…Y también de decenas de travesías frustradas a falta de 300 o 400 metros. “Total son 15 o 20 minutos nadando, pero si te entra la corriente en contra y llegas ya muy cascado el mar es implacable, qué le vamos a hacer”. Desde el primer cruce, en 1928, ha llovido mucho. “Coño, si la gente hacía la travesía con ¡gafas de motorista!”. Al observer por excelencia del Estrecho de Gibraltar le conmueven especialmente las gestas protagonizadas por nadadores que han superado alguna enfermedad grave o minusválidos. “Hay que ver cómo nadan algunos. He visto gente con una sola pierna que en el agua corrían como demonios”. También recuerda con cariño la de una madre americana que hizo el cruce en recuerdo de su hijo fallecido en un accidente de tráfico. “No sé qué tipo de plegarias hizo, pero le funcionó. Pensábamos que haría el cruce en unas cinco horas y lo acabó en tres y media. Yo no soy muy creyente, pero esa vez me dije: ‘coño, algo tiene que haber’”.

*Imagen superior: Rafael Gutiérrez.

Seguramente también te guste

1 Respuesta

  1. Speedman dice:

    300 400 metros 15 o 20 minutos nadando?!?!
    No me acaba de cuadrar ni con mucha corriente en contra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR