La irrupción de Rozas en las aguas abiertas

El fondista melillense se abre en el Nacional las puertas de la especialidad

Juan Pérez Ortiz
rozas1Rozas, a la derecha.

Miguel Ángel Rozas López, melillense de 19 años cumplidos en abril. He aquí un tipo que debuta en un Nacional de aguas abiertas, un mundo casi desconocido para él, y se gana el derecho a representar a España en el Mundial de Barcelona. Otra cosa es que sea seleccionado, que los técnicos consideren que es demasiado joven, inmaduro o lo que sea, pero Rozas se ha ganado una plaza. Esto es indiscutible. Oficialmente quedó segundo en los 10km disputados en el Port de Barcelona el pasado sábado 15 de junio. Realmente, llegó el primero. “Lo que pasa”, explica, “es que no toqué la placa y me tocó retroceder”. Para entonces, Thomas Snelson ya la había tocado, por lo que se convirtió en el primer español clasificado. Al día siguiente, entre satisfecho por su actuación el día anterior, disgustado por el error cometido y cansado por el esfuerzo, un cóctel de sensaciones, Rozas fue el tercer español en los 5km del Campeonato de España tras Snelson y Marc Sánchez, este último compañero suyo de entrenamientos en el Club Natación Sabadell.

 Rozas se dio de bruces el sábado con la intensidad de las aguas abiertas. Y más con la selección española para el Mundial en juego. Con algunos de los mejores especialistas mundiales en la línea de salida y los mejores españoles, el nadador melillense le puso arrestos al asunto. “Me di cuenta enseguida de que eso no era una travesía cualquiera, de que había que darlo todo”. La gente iba con el cuchillo entre los dientes. El paso de las boyas, una batalla campal. Cada centímetro cuenta para ganar la posición. Rozas fue en cabeza durante gran parte de la prueba de los 10km, manejando bien la situación, sin dejar que le intimidaran. En la última vuelta empezaron a pasarle los favoritos, todos extranjeros, fenómenos de las aguas abiertas. Llegaba el momento de la verdad. Rozas se mantuvo el primero de los españoles. “La última recta fue algo así como maricón el último”, explica. El melillense llegó el duodécimo, el primer español. Y pasó lo de la placa. Se la saltó. Al final, decimotercero tras Snelson.

 “Para ser mi primera experiencia absoluta, ha sido positiva. Una lástima lo de la llegada. Al final me desorienté bastante, pero esto es producto de la falta de costumbre”, cuenta; “el Nacional me ha abierto una puerta más. Ahora me encantaría representar a España en el Mundial. Ya veremos”. Al día siguiente, domingo 16, Rozas participó en los 5km. Entre los competidores, un hueso más que añadir: Marc Sánchez, el primer español. Sánchez se impuso con autoridad a sus rivales nacionales. Snelson fue segundo a tres segundos. Rozas, tercero a diez de este último. El melillense había cumplido el día anterior, en su primera experiencia absoluta en aguas abiertas.

 Rozas no es un don nadie en el panorama del fondo español. Tiene mucho que decir. Fondista entrenado por Fred Vergnoux en Sabadell, el año pasado fue subcampeón de España de 1.500 tras Marc Sánchez y tercero en 800 tras Antonio Arroyo y Sánchez. Tiene una mejor marca en 1.500 de 15m 31s. En 800: 8:06.17. En el trofeo Ciutat de Barcelona disputado este mes hizo 15m 37s en la prueba larga. “Estoy en un año de adaptación”, asegura. Con Vergnoux, afirma, ha conocido la natación “de verdad”. “Yo no había visto un nivel de exigencia tan alto. Pero tiene que ser así. Aquí estamos para nadar. Hay cosas en las que no estamos de acuerdo”, explica sobre el técnico francés; “por ejemplo cuando me dice que tengo que comer esto o lo otro y a mí no me gusta. O cuando me dice que tengo que ir a determinados ritmos y estoy cansado. Pero al final tiene razón”.

 El fondista melillense vive desde agosto en Sabadell. Convive con sus compañeros de club Miguel Durán y Gloria Martínez. De Melilla, o mejor dicho de Málaga, donde entrenaba, salió un tanto quemado por un polémico episodio relacionado con el cobro de las becas que le correspondían. Dinero extraviado que no acaba en las manos de quien toca. Fichó por el Sabadell y ahora está encantado. El pasado Open de Primavera se lo perdió por estar en baja forma. No había entrenado lo suficiente tras pasar unos días de descanso en Melilla para ver a la familia. Ahora espera la decisión de la dirección técnica de la Federación Española. Tiene muchos puntos a su favor. Y seguro que nunca se olvidará ya de tocar la placa.

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR