La llamada americana

A los pocos días de proclamarse campeón mundial júnior, los padres de Hugo González de Oliveira recibieron llamadas de varias universidades americanas. Alguna de ellas estaba dispuesta a desplazar de inmediato a España a un emisario para reunirse con los progenitores del talentoso nadador formado en Madrid. Al mismo tiempo, las familias de otros jóvenes campeones y medallistas del Mundial de Singapur tenían al otro lado del teléfono a un representante de alguna universidad estadounidense. Fue el caso, entre otros, del canadiense Javier Acevedo, quien se comprometió con Georgia. Los cazatalentos americanos habían desplegado toda su capacidad de seducción sobre los hogares de decenas de nadadores europeos, canadienses o australianos. De aquella selección española que compitió en Singapur, Laura Rodríguez Cao, subcampeona europea júnior en 2014, está en el potente equipo de Florida; y Joan Casanovas, también medallista internacional júnior, se marcha este año a Arizona, donde está entrenando Bob Bowman, el preparador de Michael Phelps.

hugomarcaGonzález de Oliveira, de 17 años, se irá el próximo verano a Auburn (Alabama), donde entrena Sergio López. El nadador del Canoe aprovechará que el Mundial júnior se disputa en Indianápolis a finales de agosto para quedarse en EEUU. De todas las opciones que tenía González de Oliveira, se decantó por la de Auburn. En este sentido, la presencia de López fue determinante. El medallista olímpico español estuvo el pasado noviembre en Madrid reunido con los padres de Hugo para cerrar el acuerdo.

España poco puede hacer para retener a sus mayores talentos, para quienes cada vez es más atractiva la vía americana. Muy pocos son los que regresan una vez empiezan sus estudios universitarios en EEUU. El sistema español no puede competir con las prestaciones del americano. Los padres de Hugo tenían dudas; esperaban que la federación española les presentara un plan convincente, pero éste no llegó. El primer chasco se lo llevaron cuando en la convocatoria olímpica no estaba el entrenador de Hugo, Santi Veiga. Aquello les sentó mal. Muy mal. Nadie pensó que González de Oliveira se hubiera sentido más arropado junto a su entrenador en la villa olímpica. Pasados los Juegos, se produjo alguna reunión, pero fuentes del entorno del nadador revelan a Natacción que todo fue “muy chapucero”. “A los padres les llamó un entrenador, luego otro… Cada uno haciendo la guerra por su cuenta para tratar de convencerles de que Hugo se quedara”.

carmenpaulaLa cascada de buenos nadadores españoles que deciden cruzar el charco para compaginar estudios y deporte es imparable. En los últimos meses ha trascendido que la velocista Carmen San Nicolás se marchará a Miami y la bracista Paula García Estrella a Akron, donde está la extremeña Paloma Marrero, otra de las destacadas bracistas españolas. Tanto San Nicolás como García Estrella fueron internacionales júnior en 2015 y 2016. Berta Triola, entretanto, se ha ido a Florida, donde estuvo la catalana Sonia Pérez Arau. El  júnior, Víctor Antoñón, 23.70 y 51.74 en los 50 y 100 libres, también gestiona su marcha a EEUU.

Un técnico español consultado por este medio considera que la opción americana siempre será muy atractiva, pero defiende el sistema español: “En Barcelona hay varios becados que estudian Medicina; hay quien estudia alguna Ingeniería; también Filología. Algunos padres creen que en los centros de alto rendimiento no se puede estudiar, pero sí se puede. También depende de con quién entrenes. Prefiero no decir nombres, pero hay entrenadores que no quieren que sus nadadores estudien. Que cada cual saque sus conclusiones”.

El sistema español tiene muchos agujeros y pocos mecanismos para evitar el abandono prematuro de los estudios. Algunos de los mejores nadadores españoles de los últimos años se han visto en una situación profesional muy comprometida cuando dejaron la natación. Descuidaron su formación académica y ahora buscan cualquier salida. La federación nunca se preocupó por ellos. Hay internacionales españoles que siguen en activo porque no tienen otra opción. “No sé hacer otra cosa que nadar”, confesó hace poco una de las nadadoras españolas más talentosas de los últimos años. Esta requirió ayuda psicológica que encontró en los especialistas de un centro de alto rendimiento. Pero el caso es que la ayuda llega normalmente tarde. Si el entorno familiar no es sólido, el riesgo es mayor. “La solución no está en universidades católicas que utilizan a los nadadores como imagen pagándoles un sueldecillo y permitiendo que no se matriculen en ninguna carrera o regalándoles el título, como ocurre en algunos casos”, afirma un dirigente territorial, quien considera que el “gran error” es tener a Mireia Belmonte como referente. “Mireia es un caso singular. Hay que tener los pies en el suelo y tener cuidado con las manifestaciones. Cuando un entrenador dice que en España hay 1.000 Mireias está lanzando un mensaje tan engañoso como peligroso. Cuidado con esto. Personalmente, prefiero que mis hijos se fijen en Jessica Vall o en cualquier otro internacional con estudios… Muchos de ellos, por lo que sea, han tenido que formarse fuera como los hermanos Ortiz-Cañavate, Eduardo Solaeche, Guillermo Blanco, Sonia Pérez… Mireiais hay una, dejémonos de tonterías”.

*Imágenes interior: González, San Nicolás y García Estrella.

Seguramente también te guste

4 Respuestas

  1. Clavería dice:

    En justicia, no es posible criticar el sistema español, porque no existe. Claro que hay casos de gente que estudia y nada, pero es obvio que se trata de casos aislados, que no deben nada al esfuerzo federativo para compaginar ambas cosas, sino que son fruto del esfuerzo personal. De momento, ni la Federación ni ningún otro estamento deportivo premia ni reconoce en modo alguno esos méritos. En USA, sí, aparte de todo lo demás. A lo máximo que puede aspirar un nadador aquí, desde el punto de vista institucional, es a convertirse en peón de las aspiraciones de otros

  2. María dice:

    Totalmente de acuerdo contigo, Clavería. En la natación como en cualquier otro deporte, todo el esfuerzo y sacrificio que realizan algunos deportistas para compaginar estudios y entrenos es únicamente de ellos.

  3. Nadador dice:

    Suerte a todos los que van a estudiar afuera que miran mas alla de la natacion. Con eso dicho, hay que decir que muchos atletas que estudian en USA no siempre acaban la carrera o se decantan por un grado muy facil. En EEUU tambien hay entrenadores que no dan importancia a la parte academica y fuerzan de una manera u otra a que el nadador se concentre mas en la natacion. Otro factor que hay que tener en cuenta es que las universidades americanas atraen a atletas porque se puede elegir la carrera que uno quiere sin importar tus notas academicas de bachillerato y secundaria. Los entrenadores hablan con la administracion de la universidad para aceptar a atletas que, aunque no sean aptos academicamente, puedan ayudar al sector deportivo. Esto ocurre en varias universidades, no todas.

  4. Angela Dominguez dice:

    Macarena Garcia Garay también se marcha la siguiente temporada a EEUU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR