La natación española, de la falta de estímulos al ostracismo

Juan Pérez Ortiz

Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 - XIII Juegos Paralímpicos

En vez de imitar (o al menos tratarlo) a las grandes potencias mundiales, a países como Estados Unidos, que ha seleccionado a 18 nadadores juniors para las dos últimas etapas de la Copa del Mundo (Tokio y Singapur), la Federación Española de Natación (RFEN) condena a sus nadadores al ostracismo. La selección de sólo cuatro nadadoras para el próximo Mundial en piscina corta, que se disputa en Doha en diciembre, es un despropósito más de los técnicos de la federación, con José Antonio del Castillo a la cabeza. Lo más preocupante es que las políticas de la RFEN tienen un efecto contagioso en los mejores nadadores españoles, chicos y chicas. Todo pasa por el Open de Primavera, convirtiendo el resto de la temporada en irrelevante. La natación española es cada vez más tediosa, algo que hay que agradecerles a quienes la dirigen. No parece que haya un plan real de estímulos. Más bien, no parece que haya un PLAN más allá de las mínimas fijadas para que cada competición.

Hace unos meses, el francés Fred Vergnoux, técnico de Mireia Belmonte y de la RFEN, dijo que en España había “1.000 mireias”. La frase sonó muy bonita pero se antoja una chorrada como otra cualquiera. En lo que debería fijarse Vergnoux es en lo que tiene: un Carlos Peralta, un Miguel Durán, una África Zamorano, una Jimena Pérez Blanco, etc… Es a estos nadadores (y a otros muchos) a quienes tiene que motivar y estimular la federación española. Si lo que perciben los nadadores es una falta total de estímulos; si apenas tienen posibilidades de competir fuera, lo lógico es que cunda el desánimo. Se supone que la RFEN ha fichado a Vergnoux para algo más que para entrenar a Belmonte. Si su principal cometido es entrenar a la mejor nadadora española, su sueldo (80.000 euros anuales) no está justificado, por muchas horas que dedique a su pasión y profesión. No tiene mucho sentido que la RFEN tenga dirigentes y técnicos con sueldos superiores a los 60.000 euros anuales y la representación internacional de la natación española sea ridícula. Algo falla. ¿Asume la federación de ciclismo el sueldo del entrenador de su mejor ciclista, Alberto Contador? ¿Y la de triatlón el de Gómez Noya o la de tenis el de Rafa Nadal?

En vez de reforzar y potenciar las carreras de sus nadadores, la RFEN dilapida sus recursos en planes como Nadar es Vida. Rentabilizar la inversión realizada en esta iniciativa (100.000 euros en 2014 y otros 103.000 en 2015) tiene consecuencias. La principal, que no hay dinero para las competiciones internacionales. Que España acuda al Mundial de Doha sin un solo chico es un fracaso y una vergüenza propios de una federación que sólo da bandazos.

Seguramente también te guste

1 Respuesta

  1. lapsus dice:

    para Vernoux solo existe mireia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR