La retirada de Rozas da la estocada a las aguas abiertas

J. Pérez Ortiz

La retirada del internacional Miguel Ángel Rozas, aun siendo por causas de fuerza mayor ajenas a la natación, es la estocada final a una especialidad herida de muerte en España. El mandato de Fernando Carpena está resultando desastroso para las aguas abiertas, sostenidas por nadadoras que ya existían antes de que Carpena llegara a la federación española (RFEN) en diciembre de 2008. La más clara ha sido Yurema Requena, uno de los iconos nacionales de la especialidad: “La federación nos trata como si fuéramos el último mono”. Pero el malestar es general, incluso entre técnicos y directivos afines al actual presidente de la RFEN. La crítica es unánime. Ni existe un plan ni se le espera. No se trata de aprovechar la mínima ocasión para abalanzarse sobre Carpena, como algunos piensan. La realidad es tozuda y juega en contra del máximo dirigente de la natación española, incapaz de no sólo impulsar, sino conservar, el talento existente. El declive está salpicado de anécdotas que invitan a la risa: un exinternacional español recuerda que un responsable federativo de la especialidad desconocía el día anterior a la prueba de 5 kilómetros de un Europeo si esta se nadaba en grupo o contrarreloj.

 Chascarrillos aparte, las aguas abiertas españolas están sostenidas por nadadoras que ya existían antes de que Carpena llegara a la federación. Son los casos de Magui Domínguez o Érika Villaécija. Sería de una desfachatez suicida que Carpena se atribuyera el mérito de la longevidad deportiva de esta última, cuyo paso de la piscina a las aguas abiertas ha sido algo natural. Si España contara con una selección de aguas abiertas nutrida, como es el caso de Italia o Francia, la retirada de Rozas por motivos personales, o la de Thomas Snelson, no tendrían el efecto demoledor que han tenido: España no cuenta ahora mismo con nadie en categoría masculina. Nadie. O tiran a Marc Sánchez… o el vacío.

Carpena podría sacar pecho si Rozas o Snelson se hubieran consolidado, pero su bagaje competitivo internacional ha sido efímero. Por unas u otras razones, lo han dejado. Y no hay relevo. La RFEN no ha hecho casi nada (o nada) por estimular una disciplina que goza cada vez de más adeptos. En 2013, año de Mundial, la federación sólo convocó nadadoras para una prueba de la Copa del Mundo de 10 kilómetros. Fue en Cozumel (México), donde acudieron Domínguez y Villaécija. Ya está. Quienes se dedican a las aguas abiertas son claros en este sentido: o compites y ganas oficio con los años o los resultados no llegan. El ejemplo más contundente es el de Mireia Belmonte: sin apenas experiencia, fue descalificada del pasado Campeonato de España por un error que le costó la clasificación para los 5km del Mundial de Barcelona.

carpe

 El estado de las aguas abiertas es fruto de la incompetencia del actual presidente de la federación española, cuyo sueldo roza los 80.000 euros anuales. Carpena gestiona a salto de mata, sin proyecto a medio o largo plazo.  Alguien de la RFEN le sugirió hace poco que debía hacer lo posible porque el Open de Palma fuera retransmitido por televisión; que desde que él era presidente no se había emitido un solo Campeonato de España. El actual presidente de la RFEN está gestionando su emisión, pero ha previsto un presupuesto ridículo. El derroche se queda para los palcos VIPS, los viajes familiares a campeonatos, las comilonas y excursiones… Cuando se trata de difundir la natación o destinar ayudas a los deportistas, aplica los recortes. Llama la atención el uso que Carpena hace de los recursos de la federación. En plena época de recortes, tras despedir a varios empleados cuyas indemnizaciones supusieron un desembolso de 265.000 euros y rebajar el sueldo de los que resisten, acaba de contratar un nuevo trabajador por más de 30.000 euros anuales. ¿Quién? Alguien próximo al actual gerente de la RFEN, Eugenio Bermúdez, el mismo que colocó a su hija en el departamento de prensa del Mundial. Pero hay más: Carpena lleva meses pagándole un sueldo al hijo del que fuera gerente del Canoe, íntimo del actual presidente de la RFEN, por no se sabe muy bien qué.

 …Y todavía le quedan dos años de mandato.

*Imagen interior: Antoni Valls, presidente del Sant Andreu, con gafas; y Fernando Carpena, segundo por la derecha, el pasado fin de semana.

 

 

Seguramente también te guste

1 Respuesta

  1. Juan martin-lacalle dice:

    Hay que estar tranquilos en cuanto el se. Carpena vislumbre medalla en aguas abiertas se la apunta y se hace la foto. Recorta un poco menos a estos duros nadadores y el CD a mirar para otro lado mientras el gasta el dinero con Viota y su amiga de marketing. Eso sí seguirá prohibiendo a sus técnicos que hablen y al de aguas abiertas que trague para conservar su puesto. Maravilloso. Pss. …silencio que ocurre en numerosas federaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR