La salvación del CN Sevilla depende de 600 inversores: 4.000€ cada uno

Juan Pérez Ortiz

sevilla

Los socios del Club Natación Sevilla, entidad cerrada desde 2012 y en concurso de acreedores, han aprobado un plan de viabilidad que se presume salvador o suicida, según se mire. El proyecto, presentado por una junta directiva cuyo mandato expiró hace meses, consiste en captar 600 socios que desembolsen cada uno de ellos 4.000 euros. De esta manera, se obtendría el aval necesario para lograr financiación bancaria y acometer un plan que contempla la remodelación de las instalaciones, cuyo presupuesto asciende a seis millones de euros.

44 de los 59 socios que asistieron a la asamblea votaron a favor del plan de viabilidad. El CN Sevilla llegó a tener, antes de su cierre hace un par de años, más de 2.000 socios. En marzo de 2013 dejaron de pasarse las cuotas debido a la situación de la entidad. En todo caso, los socios perderán su condición si no abonan los 4.000 euros (3.200 euros antes del 15 de diciembre), por lo que el club parte de cero en este sentido. El presidente, Luis Esquivias, afirma que 40 personas ya se han comprometido a invertir.

La histórica entidad andaluza, nacida en 1931, tiene unas deudas que superan el millón y medio de euros. El club se disolverá si el próximo 26 de marzo, fecha determinada por el juez, no ha conseguido llevar a cabo su plan. Es decir, la captación de los inversores que aporten liquidez. Esquivias y su junta directiva rechazaron en la Asamblea del pasado martes cualquier otra alternativa que no fuera la suya. De hecho, impidieron el acceso a la asamblea a un grupo de socios crítico con el plan de viabilidad presentado, entre ellos Rafa Gil, quien denuncia que fue “torticeramente” declarado persona non grata. “Han obviado cualquier otra solución sin dar la oportunidad a que los socios decidan”, explica Gil, que hace meses presentó un proyecto de reapertura cuyo presupuesto no pasaba del medio millón de euros, frente a los seis que costaría la reforma integral de las históricas instalaciones de Trastamara, que en el momento de su cierre contaba con 2.645 metros cuadrados útiles.

Según Europa Press, el plan aprobado por los socios contempla una piscina deportiva de 25 por 12,5 metros, una secundaria de 12,5 por 3,5 metros, un jacuzzi, y un sótano en el que funcionarían una piscina infantil y un garaje con 23 plazas para automóviles. De 2.645 pasará a 4.400 metros cuadrados útiles.

Ha habido varios proyectos encima de la mesa”, explica Esquivias; “incluso hemos tenido ofertas para comprar el club, pero esta junta directiva ha apostado por un plan que considera viable”. Gil discrepa: “¿Quiénes aprueban el plan de viabilidad? ¿44 socios? La mitad de estos 44 socios votaron a favor del plan para que el club no se disolviera al día siguiente”. Gil y otros socios tienen previsto impugnar la asamblea por “defectos de forma en la convocatoria”.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR