La velocidad masculina, principal baza española ante la baja de Belmonte

pool3

Se mire por donde se mire, la baja de Mireia Belmonte es un varapalo para España, que ha dependido en los últimos años de las prestaciones de la badalonesa, doble subcampeona olímpica en 2012, triple medallista mundial en 2013 y séxtuple medallista europea en 2014.

Merced a las dos platas de Belmonte, de 24 años, España finalizó 12ª en el medallero en Londres 2012, mientras en el Mundial de Barcelona 2013 acabó 14ª gracias a los cuatro metales conseguidos: las dos platas y el bronce de la mejor nadadora española y la plata de Melani Costa. En el Europeo de Berlín 2014, el séptimo puesto en el medallero se debió a las cinco medallas logradas por la nadadora catalana en piscina (dos oros, dos platas y un bronce), el oro de Duane da Rocha, la plata de Judit Ignacio y el bronce de Jessica Vall. Es decir, ocho medallas conseguidas por cuatro nadadoras. Tres de los países que finalizaron por delante de España en Berlín repartieron sus metales entre más nadadores:

Gran Bretaña, 22 medallas individuales ganadas por 10 nadadores.

Italia, 12 ganadas por 9

Hungría, 12 (5)

Francia, 8 (4)

Suecia, 7 (3)

Dinamarca, 8 (4)

Hay que tener en cuenta que Suecia o Dinamarca, países más pequeños y con muchos menos habitantes que España, ganaron también medallas en las pruebas de relevos del último Europeo: tres en el primer caso y una en el segundo.

FACTOR SORPRESA

Sin Belmonte, quien ha maquillado las actuaciones españolas en los últimos años, España pierde gran parte de su potencial. Las últimas medallistas internacionales tienen pocas opciones de salir de Kazan con medalla, aunque el factor sorpresa está abierto, como se demostró en Barcelona 2013, cuando Melani Costa, contrapronóstico, se colgó la plata en los 400 libre con un marcón: 4:02.47, dos segundos y medio por debajo de su mejor marca antes del Mundial. En su prueba reina, quizá no haya dicho su última palabra y dé un nuevo golpe: se presenta en Berlín con la 15ª marca mundial del año, 4:06.92, peor que cuando afrontó la edición de Barcelona con 4:06.02.

Igual o más crudo lo tienen Duane da Rocha, Judit Ignacio y Jessica Vall. La primera se proclamó campeona de Europa el año pasado con 2:09.37, la peor marca desde la edición de 2006, cuando se ganó el título con 2:10.07. Operada hace unas semanas de apendicitis, la malagueña no llega en su mejor momento a Kazan: colarse en la final sería casi una proeza.Ignacio, plata en los 200 mariposa de Berlín, tampoco parece llegar en su mejor momento tras realizar sus mejores registros en 2014. Vall, por su parte, bronce en los 200 braza del Europeo, es la que mejor colocada está con la 12ª mejor marca mundial del año: 2:24.12. La final sería todo un éxito; la medalla, un milagro.

miguel6

Paradójicamente, la ausencia de Belmonte deja como principal opción de medalla a un chico: Miguel Ortiz-Cañavate, 24 años y séptima marca mundial en 50 espalda, quinta entre los inscritos. Las últimas medallas masculinas en un Mundial se remontan a 2009, cuando Rafa Muñoz se colgó el bronce en los 50 y 100 mariposa, y Aschwin Wildeboer el mismo metal en los 100 espalda. El primero, de 27 años, mantiene viva su candidatura al podio en los 50 mariposa: tiene el octavo tiempo mundial, 23.37. Así pues, la tan ninguneada velocidad es la que podría darle a España alguna alegría en la piscina de Kazan.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR