Las ‘Cal Bears’ de Franklin esperan a Marina García

Juan Pérez Ortiz

Marina García, barcelonesa de 19 años, siempre ha tenido una patada de braza natural. “Fue ella misma”, afirma Juanma Rull, el técnico que la entrenó durante tres años en el Mediterrani, su club, “la que fue dirigiéndose hacia la braza. De los cuatro estilos, la braza es el más particular, es algo innato. La patada es el 70%, y Marina tiene patada desde que nada”.

 La plusmarquista española de 100 y 200 braza se ha convertido, con permiso de su compañera de entrenamientos en el CAR de San Cugat, Melanie Costa, en la revelación del equipo español en los Mundiales de Barcelona. García nada esta tarde la final del hectómetro con el octavo tiempo de las participantes: 1:07.12, registro que consiguió en las semifinales y que mejoró su propia plusmarca nacional, realizada en las series del Mundial (1:07.18). La catalana tenía el récord de España desde julio de 2009, cuando con bañador de poliuretano lo batió en el Europeo junior de Praga. Hasta ayer, aquella marca continuaba vigente. Excepto la superclase lituana Ruta Meylitute, plusmarquista mundial del hectómetro, el resto de finalistas son mayores que la española.

 “No me extraña lo que está haciendo”, asegura Rull; “está más tranquila en todos los sentidos. En los Juegos de Londres no salieron las cosas como quería y cuando terminaron tuvo que replanteárselo todo.  Aparte de estar más tranquila, ha visto como su compañera de entrenamientos (Melanie Costa) está muy fuerte y le están saliendo las cosas. Y eso da mucha confianza”. Rull entrenó a García hasta que esta decidió marcharse becada al CAR de San Cugat en septiembre de 2010. “El cambio fue lógico”, explica el preparador del Mediterrani; “en el club tenía que levantarse muy pronto, a las cinco de la mañana, para empezar a entrenar. Además, tratamos de que en el colegio le eximieran de algunas asignaturas para que no fuera tan agobiada, pero fue imposible. En el CAR pudo compaginar mejor estudios y entrenamientos”.

marinagarcia1

 La adaptación, en todo caso, no fue fácil. La casa de Marina estaba a cinco minutos de las instalaciones del club y a diez del colegio. “Lo tenía todo a mano”, cuenta Rull. “Se le hizo pesado al principio, pero es normal. Era muy joven, tenía 16 años, y salir de casa tan jovencita tiene sus cosas”. En aquella época era una niña que ya levantaba grandes expectativas. Sus resultados llamaban la atención. En el Nacional absoluto de 2008 fue tercera en los 100 braza. Al año siguiente, con 15 años, batiría en el Europeo junior disputado en Praga el récord de España de 100 y 200 braza: 1:07.63 y 2:25.05. En ambas pruebas fue subcampeona. A aquel campeonato España acudió con nadadoras como Judit Ignacio o Claudia Dasca, ambas del mismo año que Marina, 1994. Ese mismo verano de 2009 debutó en unos Mundiales, los de Roma, con resultados discretos. Aún estaría un año más entrenando en la piscina del Mediterrani antes de dar el salto al CAR.

 La vida de García volverá a dar otro giro tras el Mundial. La badalonesa se marcha a la Universidad de Berkeley (California), que tiene uno de los equipos más potentes de la natación estadounidense y mundial, con gente como ¡Missy Franklin, Dana Vollmer, Caitlin Leverenz o Lauren Boyle! Todo un reto para la bracista española, empeñada en abrirse paso entre las grandes especialistas.

 El rendimiento de García en el hectómetro augura un excelente resultado en los 200. “Marina pagó en Londres sus primeros Juegos Olímpicos”, opina Rull; “Llegó muy entusiasmada, con ganas de hacerlo muy bien, y le ocurrió lo que suele ocurrirle a quienes van por primera vez. Los Juegos son lo máximo, no es lo mismo que unos Mundiales, y más unos Mundiales postolímpicos, donde faltan algunas estrellas y hay otras que se han tomado un descanso demasiado largo tras la cita olímpica y no llegan en las mejores condiciones”. En los 200, su pruebas favorita (las eliminatorias son el jueves por la mañana), García presenta la decimoquinta mejor marca del año: los 2:25.34 realizados en Canet en Rousillon el pasado 15 de junio. Su récord nacional es 2:24.83, de junio de 2012. El ránking mundial lo lidera con mucha ventaja la danesa Rikke Pedersen (2:20.53).

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR