Las excusas del dopaje: del pene de Merrit al sarapatel de David Meca

Con el caso de fondo de la australiana Shayna Jack, que proclama su inocencia tras haber dado positivo por una anabólico, recuperamos este reportaje publicado en 2015 con algunas de las justificaciones y argumentos más extraños expuestos por algunos deportistas:


La rusa Natalia Lovtsova volvió a competir en abril de 2015 tras cumplir su segunda sanción por dopaje, rebajada de dos años y medio a dos años por la federación de su país. Lovtsova, de 27 años, explicó para justificar su último positivo que bebió de la botella de una compañera, Knesia Moskvina, quien también fue sancionada en su día.

En la historia de la natación ha habido otros casos parecidos, como el de la estadounidense Jessica Foschi, quien fue sancionada dos años en 1996 tras dar positivo por un anabolizante. Tenía 15 años. Entonces, Foschi argumentó que alguien había manipulado su bote de bebida. “No sé nada de esteroides y tampoco se me ocurriría engañar a nadie”, se defendió la americana, quien acabó siendo sancionada igualmente. “No sé si hay un problema de dopaje en la natación, pero les puedo asegurar dos cosas: la primera es que nunca he tomado nada ilegal; y la segunda es que, con mi sanción, no están solucionando el problema, porque yo no soy parte de él”.

Entre las justificaciones dadas por los tramposos en los últimos años hay algunas más rocambolescas que otras. Esta es una selección de algunas de las más curiosas:

merritLaShawn Merrit, atleta: Campeón olímpico de 400 metros en 2008, dio positivo en abril de 2010 por la hormona DHEA, que se encarga de la producción de hormonas sexuales. Merrit explicó que se debía a un “error tonto, inmaduro y egoísta” por haber tratado de alargar su pene tomando el producto ExtenZe, fármaco que contiene DHEA. Fue suspendido dos años. Otro atleta, Dennis Mitchell, explicó que fue pillado porque el día que le hicieron el control y detectaron testosterona había tenido una larga noche de sexo y alcohol.

gasqMariano Puerta, tenista: Suspendido ocho años en 2005 tras dar positivo la víspera de la final de Roland Garros, que perdió ante Rafa Nadal. Puerta argumentó en vano que los restos de anabolizantes encontrados en su organismo se debían a que había bebido agua del vaso de su esposa, que contenía un medicamento prohibido. Otro tenista, Richard Gasquet, positivo por cocaína en 2009, adujo que había besado a una chica que le habría pasado la sustancia. Otro positivo por cocaína, el atleta Javier Sotomayor, fue defendido por el propio mandamás cubano, Fidel Castro, quien recurrió a un complot contra la Revolución “por parte del enemigo imperialista y del crimen organizado” para justificar al excelente saltador.

rumasRaimondas Rumsas, ciclista: El exciclista lituano aseguró que las sustancias dopantes encontradas en el coche de su mujer en 2002 (testosterona, EPO, corticoides) iban destinadas a su suegra enferma. El fallecido Frank Vanderbroucke retorció un poco más el asunto: afirmó que las medicinas encontradas en su casa eran para su perro.

mecaEl solomillo y otras carnes contaminadas también han estado detrás de las explicaciones dadas por algunos deportistas, entre ellos el ciclista Alberto Contador. Unos cuantos años antes, en 1998, el tenista checo Petr Korda dio positivo por nandrolona. “Se debe a que ha comido ternera engordada con hormonas”, argumentaron sus abogados. El informe de los expertos desmontó la teoría: tendría que haberse comido 40 terneras diarias durante 20 años para alcanzar unos niveles tan altos en orina del anabolizante prohibido. Cuando David Meca dio positivo por nandrolona, apuntó a un plato típico brasileño, el sarapatel, un guiso a base de carne, hígado, intestinos y riñones de cerdo.

Si la excusa de Lotvsova entra dentro de lo rocambolesco o la mentira nunca se sabrá. El caso es que la rusa le ha echado el muerto a su compañera, y hay quien se ha apresurado a mofarse: “Es como decir que mi perro se ha comido los deberes. Jaja #ridículo”, tuiteó entonces la plusmarquista mundial lituana Ruta Meilutyte.

Otra nadadora, la norteamericana Madisyn Cox, argumentó hace unos meses que la trimetazidina encontrada en su organismo podía deberse a las elevadas cantidades de productos farmacéuticos que contiene el agua potable de EEUU, en este caso de Austin (Texas). Finalmente, el Tribunal de Arbitraje Deportivo redujo de dos años a seis la sanción después de que la deportista argumentara que el positivo se debió a un multivitamínico contaminado.

Imágenes: Merrit (portada), Rumsas, Gasquet y Meca.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR