Las hermanas Artigas exprimen sus genes olímpicos

artigas2

Marisa Fernández guarda en formato VHS los videos de su época dorada, finales de los años ochenta y principios de los noventa del siglo pasado: los Juegos de Seúl 88 y Barcelona 92 como piezas cumbre de su carrera deportiva. “No sé ni dónde los tengo”, asegura Marisa, ahora madre y tía de nadadoras; aún pequeñas sus hijas, algo más mayores sus sobrinas: Isabel y María Artigas, 15 y 17 años.

María Artigas llegó el año pasado “reventada” de una concentración en Sierra Nevada, recuerda su madre, Maribel, hermana de Marisa y también exnadadora. “Volvió con kilo y medio menos, agotada. Pero fue entonces cuando nos dijo que quería irse a entrenar a Madrid, que quería probar. Estaba motivadísima”. No sólo ella. También su hermana mayor, Isabel, pedía un cambio de aires, un salto. La familia Artigas, residente en Castellón, se movilizó. Una vez solicitadas las becas, realizados los trámites, convencidos todos del cambio, María fue admitida en el centro de tecnificación madrileño, donde entrena con Santiago Veiga. Isabel comenzó a entrenar en el Canoe con Miguel Bustos. Los padres se quedaron en Castellón. Atrás quedaba el Aquatic Castelló. “Era un reto para toda la familia”, cuenta el padre, Ignacio, “pero está valiendo la pena. Las niñas están muy contentas”.

Nunca les he dado ningún consejo”, asegura Marisa, que ya tiene alguna hija compitiendo en categoría infantil. “Me recuerdan a las ganas que yo tenía de ganar y entrenar. Es lo normal a esa edad, no ves otra cosa”. Isabel y Marisa han tomado caminos diferentes. La primera se ha decantado por las aguas abiertas, especialidad que ha acabado atrapándola. Junior de primer año, ha puesto el foco en el Europeo de la categoría, que se disputa en Suiza el próximo julio. El primer paso ya lo dio el pasado febrero en el Nacional de larga distancia que se disputó en Sabadell. Finalizó tercera cumpliendo el primer requisito marcado por la federación española: bajar de 01h 01m en los 5km. Hizo 1:00.43. El próximo junio le espera Banyoles, donde se jugará la clasificación. “Está claro que no tienes los mismos medios en Castellón que en Madrid”, considera Maribel Fernández; “aunque no entrenan juntas porque Isabel no pudo entrar en Tecnificación, sí van al mismo colegio. En este sentido, nos han dado todas las facilidades”. “A Isabel lo que le tira son las aguas abiertas”, dice el padre. El auge de la especialidad y el estreno de la Copa de España, circuito que arrancó el pasado fin de semana en Tarragona, abonan el terreno. Isabel finalizó tercera tras Erika Villaécija y Jimena Pérez en la primera prueba de la competición. Aunque apenas ha competido este año, es evidente que ha ganado velocidad.

artigas1

Algo más delgada y algún centímetro más alta que su hermana mayor, María ha justificado con sus tiempos en la piscina la decisión de marcharse a Madrid. A finales de junio disputará la primera edición de los Juegos Europeos, una especie de Juegos Olímpicos continentales junior que arrancan este año en Baku (Azerbaiyán). Fue convocada para los 200 y 400 estilos tras rebajar en el Nacional junior (Cádiz) las mínimas de la federación española. Se proclamó campeona de España de 200 estilos con 2:17.74 y subcampeona de 400 estilos con 4:55.95. Un salto cualitativo con respecto al año pasado, cuando finalizó con una mejor marca en la primera prueba de 2:25.78 y 5:04.89 en la segunda. La progresión alcanza a otra de sus pruebas favoritas: ha recortado nueve segundos su mejor registro en los 200 espalda, 2:20 por 2:29 el año pasado. Y esto con apena seis meses de entrenamiento en Madrid; todo apunta a que su mejor nivel llegará este verano tras haberse adaptado muy bien a un grupo muy consolidado.

Somos muy conscientes de lo que hay”, afirma la madre de las nadadoras, quien también compitió hasta la categoría junior; “entre los juniors y la absoluta hay un mundo. Mientras lo compaginen bien con los estudios y a ellas les guste no hay ningún problema”. María está ahora concentrada en Sierra Nevada con el resto de internacionales junior. Tres semanas. Isabel, que este año ya ha entrado en la rueda de stage de la federación española, prepara su próximo reto: los 7,5km del Nacional de Banyoles, trampolín a Europa.

Algo de genes tiene que haber”, bromea Marisa, la tía olímpica, quien durante ocho años entrenó en la Blume y disputó los Juegos de Seúl 88 y Barcelona 92. Más de dos décadas después, sus sobrinas (e hijas también) tiran del hilo con fuerza. ¿Cuestión de genes?

*Imagen portada: María Artigas; interior: Isabel, arriba, y María (Julián Blázquez).

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR