«Lo peor es que nos sentimos culpables»

Natacción

Fabio Zamarreño Méndez, madrileño de 21 años, fue una firme promesa de la natación española. Campeón de España en casi todas las categorías, llegó a establecer varias mejores marcas nacionales por edades. Aún conserva la de 13 años en 200 espalda. Nadador del Moscardó, entrenó en la Blume media temporada mientras cursaba 2º de Bachiller. Los años anteriores, desde 1º de la ESO, estuvo en el programa de Tecnificación. A raíz del reportaje de Natacción sobre la experiencia de varios nadadores en la Blume, Zamarreño respondió con varios mensajes a través del perfil de la revista en facebook. El contenido es demoledor. Con su autorización, reproducimos el grueso de su testimonio-reflexión:

“Lo peor de todo es que durante años y años nos hemos sentido culpables los propios nadadores, mientras aplastaban una y otra vez a todo el que llegaba. Ya no sólo son las consecuencias deportivas, de las que es casi imposible recuperarse, sino las psicológicas. Hubo gente que volcó toda su vida y esfuerzo en la natación y se lo agradecieron con una patada en el culo al primer fallo. Parece muy dramático esto que escribo, pero puedo asegurar que ha sido así. La decepción de algunos nadadores consigo mismos ha llevado a mucha gente a depresiones y caídas de autoestima que han tardado años en subsanarse.

Y de los estudios ni hablemos: ataques de ansiedad, lloros…, eran lo habitual en el día a día. Todo eran problemas. Intentos de alejar a chavales de los estudios, destrozando no sólo su carrera deportiva por “incompetentes”, sino también su futuro personal. Los Segundos de Bachillerato y Selectividades eran épocas parecidas al infierno.

Por suerte estoy seguro de que mis cuatro compañeros (Rocío Gómez, Marina Rico, Ismael Rahmuni y Jorge Martín, quienes dieron su testimonio) han podido rehacer su vida, aunque sé que todos llevan una cicatriz (que ya no herida) que no se cura. Lo siento por el melodrama, pero creo que los que hayan vivido con nosotros lo que era aquello entienden perfectamente lo que digo. Años y años de esfuerzo tirados por la borda por una panda de enchufados y ladrones, y por un sistema que imposibilita deporte y estudios en “un país avanzado”.

Aun así, no todo fueron malos momentos, ni mucho menos. Los mejores recuerdos de mi vida vienen de aquella, por muy paradójico resulte.

Por otro lado, quiero aclarar que no todo el mundo puede llegar a la élite. Quizá la mayoría de los que no hemos llegado era porque no estábamos destinados a ello, esto se asume con el tiempo. Lo que se critica aquí es un régimen absurdo que sólo conlleva a problemas emocionales y deportivos, incluso en algunos casos, de salud, con gente con graves problemas de corazón y musculares.

No todos somos Mireia Belmonte. Mireia sólo hay una. Pero entrenar mucho y muy fuerte no significa que no se deba tratar a los nadadores como personas, es más, como chavales. No se puede deshumanizar la natación ni el deporte, porque los valores que tiene que transmitir van mucho más allá de una marca o un puesto. Éstos son importantes, claro. Es lo que sale en la tele y las fotos. Detrás de cada marca, sea la mejor o la peor, hay una persona y un recorrido, normalmente espinoso.

Deberíamos dejar de idolatrar a ciertos entrenadores que están imponiendo regímenes pseudo-militares. Indudablemente, alguien sobrevive y saca resultados, pero ese no es el camino. Esto no es la selva ni la película de los Los Inmortales (aquella de “sólo puede quedar uno”).

No podemos concebir un modelo deportivo en el que el objetivo sea la supervivencia, eso es una paletada cercana a decir que un hombre no era hombre hasta que hacía el servicio militar y una mujer no era mujer hasta que aprendía a coser.

Esta dinámica de mínimas imposibles, campeonatos desiertos, pocas ayudas, maltrato a los nadadores que quieren estudiar y no pueden entrenar a un nivel de alto rendimiento incluso en sus propios clubes y un largo etcétera de sandeces y paletadas impuestas por un grupo de trepas y enchufados que han llegado ahí por motivos de todo tipo menos de méritos, unido a la crisis espantosa que estamos sufriendo, está abocado al desastre absoluto.

El Mundial de Barcelona fue un espejismo, la punta de un iceberg que se resquebraja. Los últimos Campeonatos de España fueron patéticos, con pruebas en las que no se rellenaba ni una mísera final. No nos dejemos engañar por los nazis y hombres de acero que vienen a contarnos que el esfuerzo y el sufrimiento son el único camino, mientras ellos se lo llevan crudo por reventar nadadores (“que ya vendrán otros”).

Hay gente que desde clubes está intentando cambiar la forma de concebir este deporte, pero la élite acomodada no deja cambiar una forma de trabajo en la que se pierden nadadores y ganan entrenadores y directivos. Ayudemos a esa gente y no idolatremos a quien no se lo merece”.

Seguramente también te guste

7 Respuestas

  1. Sara dice:

    Demoledor testimonio que refleja la valentía y el amor por un deporte a pesar de todas las dificultades con las que reflejados a día se topan los nadadores. Has reflejado exactamente lo que cada uno de nosotros sentimos pero no hemos sabido plasmar en papel. Enhorabuena creo que muchos nos hemos sentido desgraciadamente reflejados.

  2. CARLOS dice:

    What Fabio says is completely true…and is oh so sad.But as a spaniard and as a swimmer I can only say that sadly its true.What pays strongly my attention is the fact that Fabio is only 21 years old but speaks like an adult.Even though his age, he is capable of claiming for justice and speaks the thruth .He is at the same time respectful but christal clear…and my friends this is a merit on an age group where teenagers only tend to have a few goals in mind :the mobile,sex and internet.But Fabio is not one of these.He surelly enjoys sex mobiles and internet and that is good…but studies, is sincere,polite and straight..and that is more than enough in troubled times sirs.

  3. sonatayfuga dice:

    No solo es muy triste lo que dice , lo peor es que es la cruda realidad. Podemos tener técnicos buenos en técnicas, pero no buenos técnicos visto que al final no consiguen que los nadadores desarrollen su potencial, el que fuere, pero que lo desarrollen. Hay excepciones, pero no tienen cargos de relieve.Y no entro en frustraciones de orden personal, porque me irrita en modo supino.

  4. Markel dice:

    Enhorabuna Fabio por este «comentario», la verdad que…puede ser real en algunos casos, además de muy duro. Sin duda, una situación difícil en la que las emociones caen totalmente. Además, muy bien plasmado, lleva a empatizar y reflexionar.
    Aún así, me estoy dando cuenta que solo sale a la luz lo malo de todo.
    Por dar un poco de aire fresco a esto, quisiera decir que yo personalmente he vivido todo lo contrario. Quizás he tenido suerte, pero en este mundillo de la natación me he cruzado en todo momento con gente y entrenadores(en diferentes niveles) que me tratan como persona, con una confianza total recíproca, una empatía total y en ningún momento me han hecho sentir así. Si alguna vez he sufrido emocionalmente ha sido por mi «culpa», pero desde el ámbito de entrenamiento solo he recibido ayuda.

    No doy mi opinión para quitar la razón a nadie, sino por contar también otro punto de vista, la cual es totalmente positiva.

  5. Renovacion dice:

    Es indudable que tenemos magníficos nadadores/as , como indudable es que tenemos pésimos entrenadores, después del desastre de Rio , Castillo , Bart , Tubella, como máximos responsables de natación de la RFEN ,al día siguiente de la olimpiada por voluntad propia tendría que haber presentado su dimisión, como esta dimisión no llegara , el presidente que salga de las elecciones no les tendría que renovar sus contratos , ha quedado demostrado con creces que no están preparados para tan alto cargo
    Castillo , Bart , Tubella dimisión ya

  6. Anónimo dice:

    El dia que los dirigentes de nuestra natacion vernoux, tubella y compañía piensen que los nadadores son personas que nadan y no marcas en una competición, la cosa cambiará.
    ¿Por que tanta presión y obsesión en un chaval que lo más importante sería sacar un buen bachillerato poraue después toca el examen de acceso a la universidad que definirá que trabajo ejercer?

    • Jacintoh dice:

      Certero comentario. Creo que en general, los técnicos de los clubes españoles son, salvo esos que no conocen otro método que entrenar cuantos más metros mejor, bastante buenos.
      Todo lo estropean los dos gordinflones -el gabacho y el cataloño- que me producen angustia cuando los veo y que son los que mandan y los que destrozan a los chavales.
      A estos pájaros les importa muy poco el futuro de los nadadores, sólo buscan resultados inmediatos para así justificar el trabajo que hacen.
      Después, a los 18 años, ese muchacho que con 14 parecía tan bueno, ha desaparecido del panorama o está arrastrándose por el agua porque literalmente lo han quemado.
      Mientras, los responsables, esos dos ineptos, miran para otro lado o se ponen de perfil como si el asunto no fuera con ellos, cuando no culpan directamente al joven nadador por poco aplicado.
      Lo peor de la natación española es lo que la dirige. Si algo brillante se hace en Tokio 2020 vendrá de los que entrenan y estudian fuera, fuera de España y lejos de esos besugos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR