“Los nadadores son tratados como ratas de laboratorio”

energykonstanEl desafío al establishment acuático internacional lanzado por la empresa Energy Standard, promotora de la Liga Internacional de Natación (ISL en sus siglas en inglés) y el cancelado meeting Energy for Swim, se mantiene vivo pese a las presiones de la federación internacional (FINA), cuyas maniobras y amenazas provocaron la suspensión de la competición que iba a celebrarse en Turín el 20 y 21 de diciembre. La cancelación del meeting ha supuesto un frenazo al proyecto pero no han dinamitado el espíritu guerrero del multimillonario ucranio Konstantin Grigorishin, quien en una entrevista publicada por el británico The Sunday Times arremete contra la FINA y sus dirigentes.

La FINA“, considera Grigorishin, “se aferra a un monopolio de 110 años. Quiere salvaguardar su posición dominante y por eso está torpedeando a la competencia“. El magnate ucranio considera que la suspensión del Energy for Swim, competición que iba a reunir a unos 50 nadadores de talla internacional, incluidos 12 y otros tantos campeones mundiales, va a provocar un enorme malestar entre los nadadores. En este sentido, uno de los primeros en expresar su enfado fue el campeón británico Adam Peaty, quien reaccionó de la siguiente manera cuando trascendió la cancelación del torneo: “Estoy profundamente decepcionado porque el meeting de Turín se ha suspendido debido a razones política. Como nadadores que representamos a nuestro país debemos preguntarnos por qué. Creo firmemente que los atletas deben estar en el centro de cualquier decisión tomada por nuestros gobernantes. Considero que esta es una decisión equivocada que debe impulsar a los nadadores y no amedrentarlos”.

peatyEl caso de Adam Peaty es un botón de las dificultades que tienen los nadadores para obtener recompensa económica a su esfuerzo y rendimiento. Y eso que hablamos de un as de las piscinas. El campeón olímpico y mundial entró en el programa de financiación de la federación británica con la subvención máxima, 28.000 libras (31.600 euros). Sin embargo, como las cantidades por patrocinios que percibe son superiores a 70.000 libras (79.000 euros), la federación británica le suspende la financiación.

Grigorishin tira de exageración para plasmar una realidad: “Los nadadores son tratados como ratas de laboratorio, con los riesgos que esto implica para su salud. Cada dos o cuatro años deben exprimirse al máximo representando a unos países que no gratifican su sacrificio. No tienen salario, no tienen cobertura médica ni seguro de vida, tampoco derecho a una pensión“. El empresario ucranio que ha disparado las alarmas de la FINA resume el significado de sus palabras: “Parece un experimento científico. Presionamos a los jóvenes a desafiar sus límites pero en cambio estos jóvenes no tienen un salario digno. En comparación con otros atletas profesionales, los nadadores ganan centavos cuando su dedicación es igual o mayor“.

energyImpulsor del club Energy Standard Swimming Club, entidad que acoge a nadadores ruso y ucranianos, Grigorishin revela lo siguiente: “Queremos que el programa del club sea un refugio para el talento al que se le debe dar tiempo de crecer. Sistemas como el post-soviético han tenido un efecto demoledor en cientos de chavales al promover un desarrollo demasiado temprano. Los han destruido. Aceleran su desarrollo y cuando tienen 16 o 17 años parecen veteranos. Cuando estos niños llegan a nosotros, algunos de ellos tienen más lesiones que los campeones olímpicos de 30 años. Es fácil destruir a los jóvenes“.

swimfGrigorishin pretende renovar el modelo mundial con una serie de competiciones en las que los nadadores representen a un equipo y no a sus selecciones nacionales. De esta forma, explica, los nadadores podrán competir sin la presión de tener que batir un récord mundial representando a sus países, tendrán más exposición mediática y esto atraerá a los patrocinios. Esto no significa, continúa, acabar con los Mundiales y Juegos Olímpicos. El ISL ultima, en este sentido, una liga en EEUU que comenzará en agosto y acabará en noviembre de 2019. Una iniciativa que reunirá a 12 equipos y será competencia directa de la Copa del Mundo en piscina corta, el circuito organizado por la FINA.

Grigorishin ya ha comunicado a la FINA que está listo para un litigio largo en los tribunales internacionales. Cabe recordar que la Comisión Europea le dio el año pasado un tirón de orejas a la Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo (ISU) determinando que las reglas que rigen esta entidad infringen las normas de competencia de la Unión Europea. La polémica surgió cuando la ISU anunció duras sanciones para los patinadores que participaran en competiciones no autorizadas por ella o alguna de sus afiliadas. La CE instó a la ISU a que frenara su “conducta ilegal”, eliminando las sanciones para los deportistas que compitan en torneos ajenos a la organización.

La batalla está servida.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR