Magui Domínguez: “Sin ayudas es difícil seguir”

Juan Pérez Ortiz
magui1Magui Domínguez, con Yurema Requena, Snelson y Rozas (twitter).

Margarita Domínguez Cabezas, Magui para casi todos, cartagenera de 26 años, es el as en la manga del equipo español para las aguas abiertas. El sábado disputa los 25 kilómetros, la distancia que mejor domina, tras firmar un papel digno en los 5km: acabó 16ª a 30 segundos de la campeona, la estadounidense Anderson. Quizá uno de los secretos de su constancia esté en que se toma la natación como un pasatiempo. Ahora lo compagina con un empleo de gestión deportiva. Su futuro, sin ayudas, es imprevisible. En los 25km de Roma 2009 acabó cuarta; un año después, en Roverbal, fue subcampeona; y en Shangai 2011, octava. Como favoritas para el sábado da a las tres nadadoras que coparon el podio en el último Mundial: Cunha, Maurer y Franco. Hija de nadadores (su madre llegó a ser subcampeona de España de 100 espalda), afirma que estos días los dedica a entrenar suave (esta mañana, por ejemplo, ocho kilómetros), descansar y dar paseos. “Ya quisiera yo irme de visitas turísticas. Estamos concentradas”, dice. Mide 1,67 y pesa unos 65 kilos. Aunque tiene piso propio, vive con sus padres. Su madre la entrena y le cocina. “Así es muy difícil independizarme. No veo el momento”.

  16ª en los 5km…

 Nunca los había nadado, y tampoco preparado. Los nadé al 80%. Me metí en el grupo de cabeza pero al final me quedé descolgada, no tenía referencias sobre la distancia y preferí irme para abajo. Me dio rabia al final.

 Payne, doble campeona mundial, ha calificado de carnicería la batalla de las  boyas…

 Las aguas abiertas son así. He podido ver imágenes en televisión y es cierto que hubo mucho jaleo. Quizá Payne lo acusó más porque está acostumbrada a ir delante, a que sólo le toquen los pies, y el otro día fue en el grupo perseguidor. Es imposible que en una prueba de estas no te den.

 ¿Cómo lo vivió?

 En los 5 kilómetros se reparte mucho, las características de la prueba, con muchas boyas, fomentan el contacto físico. La gente tiende a coger las boyas por dentro para ganar posiciones, porque si la coges por fuera haces más metros. Una china me sacó una goma de las gafas y tuve que parar a colocármela y luego me cogió del cuello y me hundió. La sancionaron con amarilla, pero si eso no es roja…

 ¿Es partidaria de sacar estas pruebas a mar abierto?

 Totalmente. La esencia de las aguas abiertas es en mar abierto, con oleaje, corrientes, distinta temperatura. Las aguas abiertas no se disputan en piscina, aunque esta sea de 2,5 kilometros. Supongo que serían menos mediáticas, que sería más difícil para las cámaras de televisión. Ahora todo el mundo puede seguirla, tanto en el mismo puerto como en la televisión.

 ¿Sigue siendo su madre su entrenadora?

 Sí. Desde que nado. Tenemos las típicas discusiones madre-hija, pero nos llevamos bien. Si me tiene que pegar una bronca me la pega. En infantiles tuve la oportunidad de irme a un Centro de Alto Rendimiento, pero mis padres lo descartaron. Hoy día creo que es la mejor opción que han tomado mis padres.

 ¿Cuántos años le quedan a este nivel?

 No lo sé. Igual llega septiembre y no me tiro más a la piscina. Las cosas están muy mal, no hay becas ni ayudas, y así es difícil. No tengo una respuesta. Ahora estoy compaginando la natación con un trabajo a media jornada en el Centro Deportivo Murcia Mediterráneo. Mis ingresos proceden de mi trabajo. Me da rabia, pero es la época que me ha tocado vivir. De ilusión no puedo vivir.

 La alemana Ángela Maurer, de 38 años, campeona en Roma 2009 de 25 kilómetros, subcampeona en Shangai 2011… ¡Y tercera en los 10km de Barcelona!

 Ángela es una fuera de serie. Pasan las generaciones más jóvenes y ella siempre está ahí.

 En el otro extremo de edad está la brasileña Ana Marcela Cunha,  campeona de 25km en Shangai 2011 y ahora bronce en los 5 y 10 de Barcelona… Sólo tiene 21 años…

 Cunha ya fue olímpica en 2008, con sólo 16 años. Creo que va a dar la sorpresa en los 25 si no acusa el cansancio. Influyen muchos factores, pero para mí es una de las grandes favoritas.

 Son nadadoras que obtienen buenos resultados en las tres distancias. ¿Es esto normal?

 Yo pasé de casualidad a los 25 sin tener ni idea de cómo era la distancia. La mayoría tenemos nuestra especialidad, pero nos podemos mover bien en el resto.

 ¿Qué le motiva a seguir machacándote cada día?

 No sé, supongo que el amor a este deporte. Disfruto con cualquier competición regional, con los Nacionales… Cada año encuentro algún o varios alicientes. En este caso el Mundial en Barcelona. Competir me gusta mucho.

 ¿Qué rivales prevé en los 25km?

 Maurer, Cunha, la italiana Franco… Todavía no es oficial la lista pero ellas estarán arriba seguro.

 ¿Las aguas abiertas están estirando las carreras de fondistas de piscina?

 Hay muchas que prueban, pero hay que servir para meterte en el ajo, soportar los codazos, patadas, agarrones… No se trata sólo de ser la más rápida o resistente. Las marcas en 800 o 1.500 no sirven como referencia cuando te metes en aguas abiertas. La experiencia aquí la coges compitiendo, por muchos kilómetros que hagas en piscina tienes que competir para conocer bien la especialidad.

 Kiko Hervás dice que envidia la atención que prestan en Italia a las aguas abiertas

 La selección italiana es un grupo muy numeroso, con una planificación específica. Es asombroso. Van a todas las competiciones.

 ¿Qué aficiones tiene cuando no nada?

 Dormir. Intento buscar cualquier hueco para dormir, y más ahora que también trabajo.

 ¿Continúa teniendo problemas con los helados?

 (Risas) Son mi perdición, pero los reservo para los días especiales, fiestas y esas cosas. Tengo que controlar el peso porque soy muy robusta. La verdad es que no abundan en mi dieta. Procuro cuidarme y comer de todo.

 Explique qué cara puso su padre cuando le dijo que le habían ofrecido posar para la revista ‘Interviú’…

 Fíjate, tenía 21 años, acababa de proclamarme campeona de Europa en Dubrovnik 2008. Recibí la llamada y me hicieron la proposición. Yo pensé que sería una entrevista simplemente. Le dije al periodista o lo que fuera: ‘Espere que lo consulte’. Mi padre me dijo: ‘Ni se te ocurra’.

 

 

 

Seguramente también te guste

1 Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR