Manaudou: ‘no apto’ para el Programa España 2020

Pablo Cabanal

mana

Durante este pasado campeonato del mundo, un joven francés de 24 años (1990) de físico imponente, casi dos metros y 100 kilos de peso, ha sacudido los limites del ser humano en piscina corta tras pulverizar los récords de 50 libres y 50 espalda. Florent Manaudou se ha consolidado, después del Mundial de Doha y el oro en el 50 libre de los Juegos de Londres, como el mejor  velocista del momento y probablemente como uno de los mejores de todos los tiempos.

Sin embargo, se nos ha ocurrido echar un vistazo atrás para ver de dónde ha salido este portento de la naturaleza y saber cuál ha sido su progresión durante los últimos años.

Corría el año 2007 cuando el sueco Stefan Nystrand le arrebataba el récord del mundo del 50 libre en corta al sudafricano Roland Schoeman en la Copa del Mundo de Berlín. Establecía un registro de 20.93, casi siete décimas más que el reciente record de Doha. Ese mismo año, un joven de 17 años bailaba sobre la frontera de los 24 segundos en larga en los campeonatos de Francia cadete: nadaba en 24.13 las series y en 23.92 la final, proclamándose con holgura campeón galo. Ese joven era Florent Manaudou. El segundo clasificado hizo 24.39. Con más de 25.00 se podía nadar la final B de ese campeonato.

manau

En esa misma cita, Manadou se proclamó campeón de 100 espalda con un registro de 57.88. En la final, cuatro nadadores estuvieron por encima del minuto.

Un año después, en el Nacional francés Junior (Massy, 2008), Manaudou nadaba por encima de los 24 segundos tanto en las series de 50 libre (24.02) como en la final (sexto con 24.19). Como anécdota decir que un jovencísimo Yannick Agnel, 16 años, ocupaba la segunda posición en esa prueba con 23.91 en la final. Paradójicamente, Agnel estaba llamado a destacar en otras distancias.

Durante los años 2009 y 2010, tras alistarse en el ejército francés, Manadou logró varias medallas en los Nacionales franceses, casi siempre en piscina corta y siempre en su distancia favorita, 50 metros.

No es hasta el año 2011 cuando obtiene su primer resultado apreciable a nivel internacional (5º en el 50 mariposa del Mundial de Shanga2011: 23.49), logrando al año siguiente ser campeón olímpico de 50 libre, única prueba en la que logró clasificarse, con un tiempo de 21.34 por delante de Cullen Jones y César Cielo. Su eclosión posterior la tenemos muy reciente: Doha 2014.

mana2

Manadou tuvo la suerte de nacer en Villeurbanne, una pequeña localidad al este de Francia. Pero, ¿qué habría ocurrido si hubiera nacido en España?

Evidentemente nunca lo sabremos, pero la lógica, las políticas de selección de la federación española y la atención que esta presta a las pruebas de velocidad en general y a los 50 en particular,  nos hacen deducir que en España Manaudou habría sido modelo o, en el mejor de los casos, un buen ala-pivot de baloncesto, pero en ningún caso nadador.

Anualmente la federación española (RFEN) publica su Plan España 2020, concebido para  “coordinar los esfuerzos de todos aquellos programas en los que hay nadadores con talento para conseguir orientar la preparación de los mismos en el camino de los Juegos Olímpicos”

Si uno lee atentamente el plan, hay algo que rápidamente llama la atención. En la primera página (Introducción y Justificación) se utiliza hasta cuatro veces la palabra “talento”. Sin embargo, más adelante, cuando se establecen los criterios de inclusión en el Plan, la palabra talento desaparece y da paso a una fría tabla de marcas mínimas.

No es extraño. Pese a utilizar reiteradamente la palabra talento, la verdadera política de selección de la RFEN se puede resumir en esta frase de Albert Tubella, responsable de las categorías inferiores: “Tenemos que tener claro que hasta los 15 años lo que manda es el talento. A partir de los 15, el trabajo marca la diferencia”.

El talento, según la Real Academia de la Lengua (RAE) es la “capacidad o aptitud” para hacer algo. Cuando la RFEN establece marcas mínimas para ser considerado promesa en España lo que busca no es talento, es rendimiento, y cuando ese rendimiento se exige a determinadas edades a eso se le llama “buscar rendimiento a edades tempranas”. Algo que nos resulta muy familiar. Efectivamente,  lo que muchos expertos llevan denunciando durante años como la causa del escaso potencial de España a nivel internacional absoluto.

Pero centrémonos en el caso de Manaudou. ¿Qué habría sido del hombre más rápido del planeta en el agua de haber nacido en España?

Su marca de campeón de Francia cadete (23.92) está a más de ¡¡siete décimas!! de la mínima que exige la RFEN para tener “talento” a los 17 años: 23.15. La del 100 espalda (57.88) que también le sirvió para ser campeón en Francia está a más de un segundo de la mínima ESP 2020: 56.72.  Pero, además, un año después Manaudou empeoraba esos registros.

Todos estos datos no hacen sino confirmar lo que opinan la mayor parte de los expertos: el rendimiento en las etapas de formación es sólo un dato más a la hora de tener en cuenta el potencial de un deportista, pero ni es el único ni es el más importante.

Para llevar a cabo un plan como ESP 2020 basta con una tabla de datos estadísticos y saber leer los resultados de un campeonato. De hecho, eso lo podría hacer un simple programa informático, lo cual por otra parte ahorraría a la RFEN unos cuantos sueldos no precisamente humildes. Pero que este plan sea más o menos acertado, que consiga o no llevar a nuestra natación al lugar que merece a nivel mundial, no es lo más preocupante.

Lo verdaderamente grave es que esas teorías para cazatalentos en base a unos tiempos por edad desorbitados incluso para países con mayor tradición que el nuestro,  determinan el ritmo de trabajo y las planificaciones de muchos nadadores y entrenadores en toda España, y, en el caso de algunas pruebas, eliminan de un plumazo a TODOS los nadadores con potencial (pruebas de velocidad).  Lo verdaderamente grave es que cientos de jóvenes sacrifiquen los mejores años de su vida, sus estudios y en algunos casos su salud, persiguiendo unas marcas mínimas como si su vida deportiva acabara a los 19 años cuando todos los datos apuntan a que a esa edad aún les queda por lo menos un lustro para evolucionar hasta alcanzar su mejor rendimiento.

Manaudou es muy grande porque es francés. En España nunca sabremos cuántos Manaudous hemos/han dejado escapar o cuántos tenemos ahora nadando en los campeonatos de España fuera de las finales infantiles y junior. Y quienes lo deberían saber y cobran por ello parecen no tener el más mínimo interés.

Seguramente también te guste

8 Respuestas

  1. santiago narvaez Fernández dice:

    Cuanta verdad hay en esas palabras…y cuanta gente lo ve…pero…

  2. aaron Pages dice:

    Creo que hasta día de hoy es la mejor crítica constructiva y por lo tanto la mejor publicación que he leído en vuestra web OLe Ole y Ole 😉

  3. ferran dice:

    Brillantísima reflexión. Casa con esa historía que cuentan por ahí sobre Agnel y eso de que no empezó a doblar hasta bien mayorcito.
    Lo de España 2020 es de traca, solamente existen esos, los demás, no cuentan. A los de 19-20 años, que les den, no les interesan, ya son muy viejos, no vale la pena. ¿Cuantos nadadores prometedores se «tiran» al contenedor por no hacer esas mínimas de infantil/Junior ?
    ¿cuantos de esos de España 2020 resistirán sin quemarse?.

    ¿Cuantos nadadores de clubs, que no están en España 2020, hicieron mejores marcas que estos en el trofeo de la comunidad de Madrid?

    ¿cuantos seguirán mejorando sus marcas personales, aunque tengan 18-19-20 años, en el nacional de Sabadell y no cuentan para el futuro en la FEN?

  4. Mercedes dice:

    Que pena de pais, hay que irse a buscar trabajo fuera de España y tambien a entrenar , que perdida de todo. Que pasa que no se puede copiar de esta gente ? Que plan de entrenamientos tienen aqui los entrenadores? Los CTD aqui son una pena, no tienen recursos, en fin, prefiero no alargarme porque me pongo de muy mal humor.

  5. Pedro dice:

    Se puede decir más alto, pero no más claro, estoy totalmente de acuerdo en todo.

  6. sonatayfuga dice:

    Perfecta reflexión que no es más que lo que esta revista digital y algunos de los que la seguimos venimos denunciando sobre el comportamiento de la Fen. La planificación , la filosofía, el entendimiento de la natación , la no formación , el escaso o nulo seguimiento de los nadadores, el cuidado inexistente de las bases y de los que despuntan , los criterios de selección , el te quito y el te pongo en las becas, el que ni te miro si no has conseguido algo antes, yo que sé…es muy frustrante . Hay cosas positivas, pero otras s que son de cajón y al final el resultado : cuatro nadadoras a un Mundial !!!. Saludos

  7. Cuanta razón.
    Lo triste es que en España esto ocurre en todos los deportes, hasta en el fútbol (y mira que este deporte acapara atenciones y subvenciones más allá de lo imaginable).
    Lo fácil que sería consultar a profesionales del deporte, en vez de contratar al primer amiguete o ex-deportista de «élite» (por llamarlo de alguna forma) que su único conocimiento sobre el rendimiento y la planificación es su experiencia como competidor, pero que no conoce nada más allá porque no se ha formado en el tema.
    Lo fácil que sería coger el modelo de EE.UU., que prácticamente muestra cada detalle de su sistema preparatoria sólo por el placer de poder demostrar que eres el mejor país en la selección de talentos, o sin irnos tan lejos ejemplos como los de Francia, Reino Unido o Alemania…
    Pero no, vivimos en España, país de pandereta en muchos aspectos como la política, la corrupción, la decencia, el enchufismo ,el valorar a los profesionales en sus respectivas materias… y esto es lo que ocurre, que luego nos comemos los mocos, que nuestras potenciales estrellas en todos los deportes (menos los cazados de refilón o de rebote) dejan el deporte que puede hacerlos destacar porque no tienen dinero para costeárselo, porque pierden el interés ya que no se les sabe incentivar y animar, porque tienen una doble nacionalidad y cualquier otro país tiene más visión o más interés en apostar por ellos y con razón se van (yo también lo harían), o simplemente acaban como médicos o economistas porque los dejamos escapar… Bienvenidos a la forma chapucera de trabajar de España, también en materia de deporte… Welcome to Spain…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR