Mario Cortés: «No quería retirarme sin dar el 100%»

Juan Pérez Ortiz

mario1

Mario Cortés mira el ranking mundial de 200 braza y suelta un uf. “¡Cómo se ha puesto la cosa!”, exclama el nadador andaluz fichado por el Santa Olaya después de un par de temporadas en el Mairena. “El otro día lo miré por curiosidad y los 20 primeros bajan de 2:11… Está la cosa difícil”. Cortés, sevillano de Dos Hermanas, 28 años y dos niñas, se ha liado la manta a la cabeza y marchado a Gijón a darlo todo en la piscina. O por lo menos a intentarlo. “No quería retirarme con la sensación de que no di el 100%. Por unos motivos u otros nunca he podido dedicarme sólo a entrenar. Ahora me ha surgido esta oportunidad y quiero aprovecharla”.

Hace más de dos años, en julio de 2012, Cortés realizó su mejor crono en los 200 braza, 2:14.74. Fue en los Campeonatos de España disputados en Terrassa. Se proclamó campeón nacional. Era la segunda mejor marca estatal del curso tras los 2:13.23 de su amigo y paisano Melquíades Álvarez, plusmarquista nacional de 100 y 200 braza. “Desde entonces estoy estancado”, afirma el sevillano, quien en Gijón comparte piso con otros nadadores del Santa Olaya mientras espera el definitivo traslado de su familia. “Prefiero no pensarlo mucho porque si no te entra el bajón. Cuanto más tiempo libre tengo peor… Lo que hago es pensar en los marineros o militares de hace unos años, cuando no había tanta tecnología. Ahora por lo menos tenemos móviles, skype… Estamos más comunicados”.

marioportada

En Gijón, Mario está viviendo una nueva experiencia a una edad en la que en España escasean los nadadores de primer nivel. “De hecho”, ríe, “nunca había entrenado a estas intensidades”. La oportunidad de marcharse a Gijón surgió el pasado verano. El sevillano estaba agobiado, entre el trabajo y la natación. “Necesitaba un cambio de aires”, explica; “Barajé varias opciones, pero finalmente me interesé por el programa de becas del Santa Olaya y contacté con Pepín Rivera. Estoy muy contento, me han acogido fantástico”. Cortés llega a Gijón procedente de un club ejemplar, el Mairena, que puso a su disposición los medios para que estuviera a gusto. Pero las cosas se fueron torciendo, cada vez costaba más llegar a final de mes. “No daba abasto. No podía llevar el trabajo y la natación a la vez. Y decidí que lo mejor era centrarme uno o dos años en la natación”.

Cortés apunta alto. “Hombre, ya que estamos, pues el objetivo es el Mundial de Kazan”, asegura. “Las metas, cuanto más altas mejor”. El inicio de temporada está siendo de adaptación en todos los sentidos: a la ciudad, a los ritmos de entrenamiento, al nuevo técnico, a la distancia…Con 1,76 y 77 kilos, dice que tiene que bajar un par o tres de kilos. “Ocurre también que he cogido masa muscular”. Cuenta que en el Santa Olaya dispone de los medios para llevar a cabo su plan. “Esto es un gran club, con grandes instalaciones y todos los servicios”. Ahora toca darlo todo. “No me queda otra”.

*Imagen: Pablo Mira, Álvaro López, Mario Cortés y Francisco Nogales, bronce en el relevo 4×100 estilos del último Nacional de verano.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR