Missy Franklin: “Mi reto es volver a enamorarme del deporte”

aEl pasado diciembre llegó a las librerías americanas Relentless Spirit, la última biografía de una gran estrella de la natación mundial. Escrita junto con sus padres, una doctora y un consultor empresarial, el libro relata el trayecto desde que ganara cinco medallas (cuatro de oro) en los Juegos de 2012 hasta el descalabro en los de 2016 disputados el pasado verano en Río, donde obtuvo el oro con el relevo 4×200 libres participando solo en las eliminatorias. “Mi reto es volver a enamorarme del deporte“, ha dicho Franklin, de 21 años, 1,87 y 45 de pie.

Franklin se convirtió en una celebridad tras ganar en 2012 cinco medallas olímpicas. Los fotógrafos la seguían a todas partes. En la piscina del Centro Acuático de Londres ganó los 100 y 200 espalda y los relevos 4×200 libres y 4×100 estilos. En el 4×100 libres se colgó el bronce. Sin embargo, Franklin cuenta que el cuarto puesto en los 200 libres le dejó un sabor amargo, decepción que convirtió en acicate con vistas a la preparación de los siguientes Juegos. “Sentí una gran satisfacción cuando vi que Allison Schmitt había ganado el oro… hasta que me di cuenta de que el bronce se me había escapado por una centésima“.

Después de Londres, Franklin abrazó el catolicismo. Entró en la Universidad de California, donde formaría parte del potente equipo de las Cal Bears, entre cuyos miembros está la española Marina García. La campeona olímpica temía que el hecho de haber nacido por maternidad subrogada cuando sus padres tenían 40 años pudiera generar algún tipo de rechazo entre sus compañeros. Sus temores se disiparon enseguida. Uno de sus principales apoyos fue la entrenadora de las Cal Bears, Teri McKeever, quien fue un apoyo determinante cuando la nadadora sufrió en los Pan Pacífico de 2014 una delicada lesión de espalda: sufrió un espasmo que le recorrió todo el cuerpo cuando daba una brazada. El dolor era insoportable. Se quedó paralizada al borde de la piscina. Tras un par de días combatiendo el dolor en la habitación del hotel, tenía que volver a la piscina: los Pan Pacífico eran clasificatorios para el Mundial del año siguiente, que se celebró en Kazán. Apenas podía moverse, pero nadó todas las pruebas y consiguió clasificarse de manera asombrosa. A su vuelta a casa descubrió que la lesión que sufría podía remitir con el entrenamiento. Aquello fue un alivio mayúsculo.

missyUn año antes de los Pan Pacífico, Franklin había ganado seis medallas de oro en el Mundial de 2013, tres de ellas en pruebas individuales: 200 libres, 100 y 200 espalda. Un año después de los Juegos, ratificó que era la mejor espaldista del mundo. Sin embargo, en la universidad perdió potencial. Ella tenía la sensación de que estaba sacrificándose demasiado por el equipo y no recibía a cambio lo que necesitaba. También había rechazado contratos millonarios con varios patrocinadores porque son incompatibles con el deporte universitario, así que tras dos años en California decidió regresara a Colorado para entrenar con su anterior preparador, Todd Schmitt. El reto era Río. Franklin se convirtió en profesional. McKeever no se lo tomó bien, aunque Franklin no ha revelado los detalles de una conversación “interminable” y “dolorosa“.

La americana revela que tras el verano de 2015, cuando sus compañeros de entrenamiento volvieron a sus universidades, se encontró sola. “Fue muy doloroso, desgarrador”. La natación se convirtió en un trabajo en vez de en una pasión. Sus compromisos con los patrocinadores le obligaban a viajar por todo el país, pero el desafío seguía siendo Río. Tras clasificarse para siete pruebas en los Juegos de Londres, esperaba obtener el billete olímpico en cuatro. Missy estaba nerviosa. Llamó llorando a su madre: “¿Qué pasa si no lo logro?“. Ya no era la adolescente imponente y segura de sí misma. Finalmente consiguió clasificarse para tres pruebas, pero había probado el sabor de los ataques de pánico en plena competición. En Río se mascaba la tragedia: no consiguió clasificarse para la final de ninguna prueba individual. Su peor momento, según cuenta la propia nadadora, fue cuando presenció desde la grada la final de los 200 espalda, prueba que ganó en Londres 2012. Franklin celebró entre lágrimas la victoria de su compatriota Maya Dirado.

Franklin ha vuelto a California, pero ahora entrena con el preparador de los chicos, Dave Durden.

 

Seguramente también te guste

4 Respuestas

  1. Henry dice:

    Es difícil que Franklin vuelva a recuperar su mejor nivel. Realmente veo imposible que vuelva ni siquiera a acercarse. Una lástima. Eso sí, me encantan esas historias que tratan de adornarlos con épica tipo casi paralizada, espasmos…en otros casos son alergias ‘mortales’, alcoholismo, drogadicción, intentos de suicidio. Como les gusta a los americanos engalanar de épica las biografías. jajajaja

  2. ferran dice:

    Díficil lo tiene pero Franklin es muy joven. No es, ni mucho menos, imposible. Erwin si que lo tenía difícil y mira… campeón olímpico.
    Claro que con esa clase nadando velocidad… no ha habido muchos.

  3. morgan dice:

    entrenando con mckeever así le fue…lo he dicho muchas veces , pero con esa no va rápido ni michael phelps, no es solo por franklyn o marina garcia, sino gente como elizabeth pelton o rachel bootsma que pasaron de ser gente que nadaba en 59 el 100 espalda siendo unas crías , y nadar alguna vez con el equipo usa a desaparecer del mapa…Cuando uno va mal, puede ser suproblema, pero cuando todas regresionan algo se está haciendo mal en berkeley

  4. Norris dice:

    Si no hay épica en el deporte, apaga y vámonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR