Montse Suárez: “¿La gran olvidada?”

Fabio Zamarreño

Tras esta vorágine de récords, medallas, selecciones nacionales, escándalos federativos, campeonatos nacionales e internacionales… ¡Uf! Toca sentarse, y recordar los viejos tiempos.

Yendo más allá de lo natatorio, quizá adentrándonos casi en el campo de la filosofía, le digo esto a uno de mis mejores amigos, que además es entrenador, y cuyo nombre muchos sabrán sin que lo mencione:

Da igual que tus nadadores ganen o no. Lucha por que te quieran. Cuando pasen diez años, ya nadie se acordará de las medallas que ganaron contigo; lo que sí te alegrará será recibir de vez en cuando una llamada de alguno, preguntándote qué tal estás, y recordándote que no te olvidan”.

Quizá estoy muy equivocado, y lo único que tiene que buscar un entrenador es que sus nadadores consigan los mejores resultados posibles, alejándose a toda costa de una relación afectuosa que pueda malograr las tan deseadas medallas. Es más, estoy seguro de que el noventa por ciento de los que lean esto no estarán de acuerdo conmigo. Lógicamente, si estoy escribiendo esto, es porque me da completamente igual.

Siguiendo con la enumeración de posibles relaciones entrenador-deportista (llevamos la del entrenador-tirano cuyos deportistas arrasan, y la del entrenador coleguita, cuyos nadadores, según cuentan las férreas doctrinas españolas, no llegarán a nada), tenemos un caso aún más difícil de encontrar: una hipotética situación en la que un entrenador es capaz de gritar cuando tiene que gritar. Sacar del agua a sus nadadores y expulsarlos del entrenamiento cuando no hacen las cosas bien. Decirles entre lágrimas que el Centro de Tecnificación Madrileño ha decidido no renovarles la beca porque no han conseguido mínima… Eso sí: darles un abrazo cuando lo necesitan. Sentarse a escuchar por qué hoy no ha salido bien el entrenamiento. Dejarse la voz animándolos en una competición, y asegurarles “no pasa nada, esto lo arreglo yo” cuando una competición sale al revés.

Por último, llegar a un Campeonato de España e inflarse a medallas, y, soportando el terrible paso de los años (el tiempo, que todo lo intenta borrar), todavía provocar una sonrisa cuando sus antiguos nadadores escuchan su nombre.

Todo esto, que parece una utopía sacada de algún manual titulado Cómo tratar a tus nadadores o alguna patochada similar, ha existido, y tiene un nombre que no debería borrarse de la actualidad, que no debería ser parte del pasado de este deporte: Montse Suárez.

Durante años y años, dedicó su vida a criar (más que entrenar) a los cachorros de la federación madrileña en el Centro de Tecnificación. Todos y cada uno de los nadadores madrileños que están consiguiendo (o han conseguido) excelentes resultados, han pasado por sus manos, y pocos encontraréis que se atrevan a decir una mala palabra de ella, aunque de todo hay en la viña del Señor. Quizá a alguno le suenen nombres tan raros como Eduardo Solaeche (habla de ella en su página http://www.eduardosolaeche.com/entrenadores/), Patricia Castro, Juan F. Segura, Irene Andrea Lope, Marta Ruiz, Guillermo Sánchez, Guillermo Blanco, Ismael Rahmuni, Rocío Gómez, Cristina Moyano, Ana I. Vadillo, Carlos Fernández…, entre muchos otros que, me van a disculpar que no los mencione, pero no cabrían en esta página.

Pocos discrepan a la hora de hablar de ella: dura, indudablemente, ya que no estaba en un sitio en el que se le permitiera ser otra cosa. Pero, agradecida y noble, siempre dio la cara por sus nadadores cuando más la necesitaban.

Quizá esa, por ejemplo, fuera una de las causas que provocaron su exilio y expulsión de la Federación Madrileña hará tres temporadas. El último año como entrenadora del Centro de Tecnificación Madrileño, Montse Suárez llevó nada más y nada menos que siete nadadores a la COPA COMEN infantil: Marta Ruiz, Irene Andrea, Lourdes Sáez, Paloma Tobaruela, Juan F. Segura, Jorge Martín y Daniel Cano. Casi nada.

Ese logro, que ya llevaba realizando desde años anteriores, y que no sabría asegurar si tiene parangón en la historia de las selecciones nacionales de categorías inferiores, fue premiado por la Federación Madrileña de la siguiente manera: apartándola del puesto de entrenadora y enviándola a dirigir a los cursillistas de un pueblo de la Sierra de Madrid. La verdad es que es un claro ejemplo de cómo motivar a los entrenadores para conseguir grandes objetivos, no cabe duda… ¡Viva el deporte de base!

Siento un pequeño resquemor al teclear estas líneas, ya que no le he preguntado si quiere que escriba o no acerca de esto. Y quizá no le he preguntado porque tengo miedo a que me responda que no. Porque no sería justo, ni para ella ni para nosotros, que Montse Suárez formase parte del pasado. Ahora, tras algunas vueltas y no demasiados buenos momentos, ha caído por el norte, su tierra natal, donde espero que sepan valorar el regalo que les ha hecho la casualidad.

No escribo este artículo a modo de reivindicación, o para que la Federación Madrileña explique este asqueroso episodio, del que no supimos nada en su momento. Creo que, indudablemente, Montse poseía demasiadas virtudes para estar en un sitio en el que una cantidad demasiado grande de características positivas molestan, y mucho, a gente que quizá no las tiene. Lo que busco con esto es desearte suerte, Montse, tanto de mi parte como de la de todos mis compañeros, en esta nueva etapa; queremos que luches por seguir demostrando que eres una de las mejores entrenadoras que hay en España, y que, como nos enseñaste día tras día, entrenamiento tras entrenamiento, serie tras serie, nunca tienes que perder la esperanza, porque cuando menos te lo esperas llega la vida para sorprenderte y colocarte donde te mereces. Si no lo hace, algo casi imposible, al menos vuelve a disfrutar de lo que te llena de vida, y no dejes que nadie te diga hasta dónde puedes o no puedes llegar.

 Y quiero cerrar el artículo por donde lo comencé: no por las medallas que ganaste o dejaste de ganar (o ganamos y nos hiciste ganar), sino por el hecho de que aún nos acordemos de ti, de que cada vez que alguien menciona tu nombre pensemos rápidamente en los buenos momentos que nos hiciste pasar. Espero que en Santa Olaya sepan apreciar lo que les ha caído, y que gracias a tu dedicación, consigas lo que has conseguido siempre, que no te será difícil.

Por último, y dirigiéndome a los posibles lectores de este artículo, quiero deciros que tratéis a cada uno como se merece. Que no todas las personas que os rodean son iguales, y que valoréis en cada momento quién tiene que dejar huella en vosotros y quién no. Y que no los olvidéis, y les hagáis saber que no están solos, y que aunque no os vean, estáis ahí para lo que necesiten.

Para responder a la pregunta con la que empecé el artículo, concluiré diciendo que…

“No. No te olvidamos”.

* Imagen portada: Montse Suárez con Eduardo Solaeche, en una imagen de hace años.

Seguramente también te guste

16 Respuestas

  1. anomimo dice:

    cuanta razon tienes, lo bueno siempre molesta, se olvidan de entrenadores buenos y formados aqui en españa, para ofrecerles un puesto de entrenador millonario a extranjeros, pienso que si a los entrenadores españoles se les diera una buena oportunidad, harian mas que milagros y formarian a grandes deportistas como personas, gracias por este articulo es buenisimo y nos da que pensar

  2. Jaime dice:

    ¡Sin duda la mejor! Ahora me siento mal, porque nadie ha sido capaz de decir lo que todos pensábamos hasta que has llegado tú… otra vez!

  3. Shark dice:

    ¡Qué bonito!

  4. Jhon dice:

    Tiene huevos lo que hacen en la madrileña, yo ya lo se pero la gente olvida rápido.
    entre Carpena, Dueñas, Guti y su nuevo lacayo Santi Veiga hacen y desacen a su antojo…

  5. Anónimo dice:

    ¿La gran olvidada?. ¿solo ella?,

  6. Lu=) dice:

    Yo diría la gran señora de la natación, la que ha conseguido que sus pupilos la tengan siempre presente ya no como entrenadora, si no como amiga para siempre y que recuerden co igual cariño y nostalgia los enfados y las risas. Enhorabuena por este artículo Zamarreño, aquí se ve que sabes apreciar lo bueno de las personas que son nobles y merecen un reconocimiento. Un saludo y….. me gusta como escribes y describes el mundo de la natación. Impaciente por el próximo.

  7. j dice:

    Es la gran entrenadora de la FMN. Les decía a los chicos y chicas de CTN que debían de soportar el dolor para así saber disfrutar de la victoria. Se que algunos nadadores, como pasaban tanto tiempo con ella la llegaban a llamar Mama…
    Excelente persona…

  8. Jaime dice:

    Jhon, totalmente de acuerdo contigo. Desde que llegó el Veiga éste a la federación los entrenadores han ido cayendo como chinches. Paloma con los bebés; Montserrat, como dicen en el artículo, exiliada en Asturias. Pablo Terradillos primero con los infantiles y luego exiliado también en USA. y el Veiga este subiendo y subiendo arrasando todo a su paso. Vaya tela… y los otros consintiendo. Y a los nadadores que los den.

  9. Anonimo dice:

    A este chaval lo van a crucificar en la federación… verdades como puños, unas tras otras. Yo cuando leo sus articulos me qedo siempre unos minutos reflexionando lo que acabo de leer en la pantalla del ordenador… aunque él dic q lo que quería en el artículo es animar a su entrenadora. Tampco os cebéis cn los de la federación que se pierde un poco la esencia del artículo. Desde luego espero que esa mujer haya llorao, a mí me escriben algo así y me da algo.

  10. anónimo 2 dice:

    Anónimo (1):
    ¿Crucificar por qué?
    No ha dicho absolutamente nada ni ha mencionado ningún nombre. Simplemente está felicitando a su entrenadora por todo lo que le ha dado, ya querría yo (entrenador) que alguno de mis nadadores hablase así en el futuro de mí.
    No conozco personalmente a Fabio, pero he oído hablar de él a varios entrenadores de su anterior club y del centro, y desde luego lo único que ha hecho toda la vida ha sido entrenar como un c***** y estudiar de la misma forma. La pena es que no haya podido dar un buen paso a absoluto (supongo que n entrenará como en la Blume y éso se nota, al menos sigue nadando)pero el chaval siempre se dejó los c******. No creo que en la federación tengan queja de él

  11. Ares dice:

    Ahora que leo esto si que me acabo de dar cuenta que no queda ninguno de los que había ni Montse, ni Pablo y los que había también como Paloma tampoco se si está solo se que está. Santi Veiga pues la verdad es una pena porque Montse era muy buena entrenadora y consiguió muchos nadadoresuy buenos es una pena que no haya seguido allí.

  12. Carmen dice:

    Ares, pues has estado poco avispao, permíteme que te lo diga.

  13. Ares dice:

    Si Carmen he estado poco espabilado pero es que yo creo que uno echa de menos a la gente que merece la pena cuando ya no está así de injustas son las cosas solo nos damos cuenta cuando las cosas no van bien y nos acordamos de la buena gente como Montse que me han dicho que lis del centro estaban muy contentos con ella.

  14. Anonimo dice:

    No te preocupes, te digo que en el Santa Olaya o oly como lo llamamos nosotros esta en muy buenas mano y sabemos lo que tenemos.

  15. Enrique dice:

    Efectivamente, Montse nunca será algo del pasado. Y para mí ahora es el presente. La conocí cuando llego al Santa Olaya, y desde ese día supe que era una de las personas que desde el agua sientes como si estubieran dentro… No he tenido la suerte de entrenar con ella una temporada completa, pero los pocos días que he estado bajo sus órdenes han sido los mejores de estos años. Sé que soy malo, pero no hay ni diferencia entre luchar por superarte con otras personas que con Montse, todo se convierte más fácil. Y concluir diciendo que al leer esto, los pelos de punta y lágrimas en los ojos, porque quizás no se merezca esto, aunque aun así GRACIAS MONTSE.

  16. Cristina dice:

    Soy madre de una nadadora de la Sierra de Madrid, bueno ahora cambie de comunidad, pero tuvimos a Montse como entrenadora de Alevin y éramos un grupo muy pequeño e hizo campeones a los nuestros frente al equipo bestial del Gredos, para mí y mi hija no es la gran olvidada, se le ha criticado se le ha machacado, pero ojalá hubiera en este mundo gente como ella grande y especial, solo le deseamos que esté donde esté que creo que es en Gijon, sea feliz y que esperamos verla pronto. Sobre la federación en todos los sitios pasa lo mismo cuando tienen a talentos y a personas buenas las machacan y miran a otros lados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR