¿Por qué España consolida a tan pocos júniors?

hugomarcaLos datos son demoledores y hablan de la escasa capacidad de España para consolidar a sus nadadores con mayor proyección. La realidad debería llevar a la reflexión de los responsables técnicos del país. De los 21 medallistas júniors españoles entre 2013 y 2017, sólo siete han sido internacionales absolutos en los últimos años: Hugo González, Miguel Durán, César Castro, Albert Escrits, Africa Zamorano, Jimena Pérez y Fatima Gallardo. De estos siete, todos menos Gallardo estuvieron en el pasado Europeo de Glasgow pero sólo tres han sido seleccionados para el Mundial en corta del próximo diciembre (González, Pérez Blanco y Zamorano).

La consolidación de los medallistas internacionales júnior no es el único síntoma de la solidez de un modelo deportivo, pero sí es uno de ellos. Para hacer un diagnóstico más completo habría que repasar los finalistas en Europeos y Mundiales júnior. En este sentido, por ejemplo, España acudió al pasado Europeo Absoluto con nadadores que han sido finalistas en competiciones internacionales júnor. Son los casos de Esther Morillo, Cristina García Kirichenko y Alex Ramos, todos ellos catalanes. Ninguno de ellos, por cierto, se ha clasificado ni ha sido convocado para el Mundial en corta.

consVarios de los medallistas españoles júnior en el periodo 2013-2017 vieron frenada su proyección por distintos motivos. Son los casos de Águeda Cons, Marina Castro, Laura Rodríguez Cao, Carmen Balbuena, Sandra Pallarés, Elisa Sánchez, Carmen Rico, Alberto Lozano, Marcos Rodríguez, Joan Casanovas, Pedro Terres, Marc Calzada, Arnau Rovira y Guillermo Sánchez. Varios de estos continúan entrenando y compitiendo , otros están en EEUU (Casanovas y Terres) e incluso alguno se ha dejado la natación.

marcSi hubiera que evaluar a los responsables deportivos de este país por el porcentaje de medallistas y finalistas internacionales júnior que llegan y se consolidan en el equipo nacional, saldrían malparados. El modelo está fallando y no parece que se esté revisando ni vaya a cambiar a medio plazo. Determinar unas mínimas clasificatorias tan duras como absurdas se ha demostrado que no lleva a ninguna parte. Algunos de los internacionales absolutos españoles han llegado al equipo nacional por perseverancia. Son los casos de Jessica Vall, Marina García, Catalina Corró, Lidón Muñoz, Joan Lluis Pons o Marc Sánchez. Hace años que pasaron la etapa júnior y los buenos resultados han llegado después de haber dado con un lugar de entrenamiento adecuado y haber mantenido la calma y la constancia, sea al abrigo o fuera de un centro de alto rendimiento (CAR). Ninguno de ellos, por cierto, está ahora mismo en alguno de los dos CAR existentes en España: Blume y Sant Cugat.

Aunque cada país tiene sus características, Italia es un buen espejo. Por lo menos uno que habría que analizar. El número de medallistas internacionales júnior que desde 2013 han llegado al equipo nacional asciende a 12, pero el recorrido y consolidación de estos es mucho mayor: Simone Sabbioni, Nicolo Martinenghi, Gioavanni Izo, Alessandro Miressi, Giacomo Carini, Federico Burdisso, Thomas Ceccon, Claudia Tarzia, Simona Quadarella, Ilaria Cusinato, Anna Pirovano y Sara Franceschi.

España e Italia presentan dos modelos opuestos. Italia ha seleccionado a 32 nadadores para el próximo Mundial en piscina corta. La clasificación pasaba por subir al podio en el Europeo de Glasgow y hacer las mínimas clasificatorias en cualquier competición nacional e internacional entre el 1 de octubre y el 18 de noviembre. La federación española, en cambio, retorció los criterios clasificatorios de una manera cuanto menos asombrosa: las mínimas eran más fáciles para los nadadores que formaban parte del nivel Mundial del Equipo Nacional Absoluto o que ya estaban clasificados que para el resto. La otra opción era haber hecho las mínimas FINA A entre el 1 de agosto y el 31 de diciembre de…¡2017!

 

Seguramente también te guste

8 Respuestas

  1. Manuel dice:

    Gran artículo

  2. Pedro dice:

    En realidad no es ningún misterio. En otros paises es más fácil compaginar la natación con la educación (modelo americano) o con la vida laboral (Italia). Si se pudiera estudiar y nadar a buen nivel estilo NCAA, muchos nadadores no se verían obligados a escoger entre labrarse un futuro o nadar. En el otro modelo, el italiano, o el que había en paises de la órbita comunista, los deportistas de élite tenían acceso a una carrera laboral dentro del ejército o la policía. En Italia, muchos de los equipos potentes en los campeonatos nacionales son de carabinieri de distintas regiones, el equivalente a la Guardia Civil en España.

    Si a un nadador se le asegurase un trabajo remunerado cuando termine su vida deportiva “por los servicios prestados”, o se le facilitase una buena educación universitaria en la que pudiera compaginar entrenamiento de alto nivel con estudios superiores, muchos no se verían obligados a dejar la natación o irse a donde si se lo facilitan.

    Siempre echamos la culpa a Carpena y su gente, pero en este caso no tienen nada que ver, es un problema de estructura en la organización del deporte en España.

    • Juan Pérez dice:

      Buen comentario Pedro. Yo creo que también hay otra causas, como el escaso rendimiento que se le saca a los centros de tecnificación, que están precisamente para eso, para compaginar estudios y deporte. La vía italiana se podría imitar para ver el resultado en unos años, pero tenemos unos políticos que son unos fenómenos y no creo que eso avance. Y otro aspecto es que hay júniors que ya llegan muy quemados a esa etapa porque se les exige demasiado quizás.

    • Jacintoh dice:

      Les echamos la culpa a Carpena y otros porque se acomodan a esa estructura y no hacen nada por cambiarla.
      Es lo que en el plano político ha pasado con Rajoy quien ha tenido mayor poder que ningún otro presidente del gobierno español. ¿ Y qué ha hecho? NADA, peor que nada, se ha largado dejando la deuda en niveles impagables y el gobierno en manos irresponsables.

  3. Julio dice:

    Yo en general me atrevería a decir que esto no solo pasa a nivel internacional, en los clubes también se tiende a echar a perder a nadadores que en etapa junior o infantil destacaban bastante (no necesariamente en la orbita internacional, sino qe puede ser yendo a campeonatos de españa o autonomicos) y luego a la hora de dar el salto a absolutos la mayoría se disuelven y desaparecen. Por lo que en mi opinion se trata de un problema mas de estructura del modelo deportivo que tenemos: Explotamos a la gente demasiado joven y la quemamos.

  4. acuatico dice:

    La gestión en el deporte español del paso a los estudios universitarios es demoledora para muchísimos deportistas. La RFEN pasa del tema programando competiciones y calendarios sin ningún tipo de consideración a este tema, la mayoría de las Universidades no quieren ni oir hablar del tema. A los deportistas le dan el reconocimiento de alto rendimiento y anda y que se las ventilen en la Facultad como mejor puedan. El que persevera e un milagro

  5. Madrileña dice:

    Yo me quiero referir, por ejemplo, a Fran arevalo, al que el no señor Tubella le privó del europeo junior por sus estudios. Sabido que Villanueva no contemplaba estudios, vamos buenos con este dúo. Los entrenadores les obedecen y así le va a la natación absoluta presente en comparación de la buena junior de hace años, de todo responsable Tubella. No sólo es nuestro nal sistema educativo, son nuestros técnicos hay pruebas.

    • Claveria dice:

      Son sobre todo los técnicos que hacen las planificaciones a largo plazo, y, en muy segundo lugar, el mal sistema general. Que las universidades no ofrecen tantas facilidades como en otros países, es cierto; que tampoco hay programas para convertir a los deportistas en funcionarios públicos -de forma ficticia- mientras están activos, igualmente es cierto. Pero esas certezas afectan a todos los deportes no profesionalizados y, sin embargo, vemos cómo muchos de los deportistas que están protagonizando la renovación reciente del atletismo español tienen estudios. La diferencia fundamental está en que nadie les exige resultados con 15 o 17 años para luego dejarlos tirados cuando se queman. Se espera que den resultados con ventitantos, cuando pueden desarrollar mejor sus condiciones y, en muchos casos, ya son graduados universitarios. Si el panorama es el mismo para todos, y, aunque esté lejos de ser el ideal, unas federaciones sacan resultados favorables (en el sentido de que el nivel medio sube, que es el propósito fundamental) y otras no, será porque estas últimas no son capaces de desarrollar una estrategia adecuada. Los “culpables” en este caso sí tienen nombre y apellidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR