¿Por qué España no gana como Italia?

medallasEspaña e Italia son para muchos primos hermanos en casi todo. Socialmente parecidos, comparten además muchos de sus problemas y virtudes. Durante años, los españoles han mirado el espejo italiano como el siguiente escalón a subir. A finales de la década de los noventa y en los primeros años de este siglo, incluso, se barruntaba la idea de alcanzar económicamente a los transalpinos e incrementar el G-7 a G-8 o, incluso, ocupar la silla de una nación emergente por una que parecía estar en una perenne crisis.

Hasta hoy, España sigue teniendo a Italia como el referente europeo más cercano por arriba y un simpático competidor directo del que periódicamente van saliendo titulares que aseguran que en algún aspecto económico se les ha sobrepasado. En el deporte, también existe esa cierta competencia, solo que allí, al menos en el olímpico, que es el evento de referencia para medir la salud del deporte de un país, la diferencia a favor de los transalpinos es grande y no para de crecer. ¿Por qué Italia logra más medallas que España?

 

Puedes leer el reportaje completo pinchando AQUÍ.

Seguramente también te guste

2 Respuestas

  1. Claveria dice:

    Muy interesante artículo. Me parece que hay dos temas que merecen mucha atención para comprender la situación de los deportes olímpicos en general, y de la natación en particular. Primero: el punto 3 del informe de Deloitte que de cita, según el cual una de las carencias principales del deporte de competición es la gestión federativa. Segundo: la constatación de que en España existe una relación directamente proporcional entre la profesionalización de cada deporte y los resultados que se obtienen. La cuestión, entonces, no es si los deportistas reciben compensaciones suficientes, sino de quién y para qué. O sea, un programa ADO que se renueva anualmente en función de los resultados obtenidos es mucho menos eficiente que un sistema en el que conviertes a tus mejores deportistas en funcionarios de los cuerpos de policía, etc, dándoles un medio de vida a largo plazo. Porque en Italia, y esto no se explica en el artículo, no ocurre que el ejército promocione el deporte entre sus policías y soldaditos, sino que ocurre al revés, se accede a esos cuerpos por mérito deportivo. Se hace así también en otros países. No digo que se deba (ni que se pueda, dada nuestra singular demencia política vez más exacerbada), pero es una forma de «profesionalizar» a los deportistas sin someter su sustento a la discrecionalidad federativa que tan mal funciona (como ya sabíamos y Deloitte confirma), que podría servirnos de modelo para adaptarlo a nuestras peculiares circunstancias. Por ejemplo, hacer a los deportistas diputados y senadores. Total, peor no lo iban a hacer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR