Márquez gana su particular carrera de obstáculos

Juan Pérez Ortiz

Rubén Márquez Santos acaba de cumplir 14 años y lo ha celebrado con la mejor marca andaluza en piscina corta de su edad en 200 espalda: 2:07.00. Un tiempo tres segundos mejor que el anterior récord, conseguido por Alejandro Sánchez en 2009, y a tiro de la mejor marca nacional (MMN) del nadador del Sabadell Pau Curtu: 2:05.83. “Creo que está en disposición de batirla”, afirma Iván Díez, responsable técnico del CN Granada y uno de los principales valedores del chaval: Márquez ha dejado a su familia en Estepona para trasladarse a vivir con su entrenador y la familia de éste a Granada, donde todo lo tiene más a mano, estudios y natación.

 No siempre ha sido así, ni mucho menos. Durante los últimos tres años y medio, Rubén ha tenido que recorrer dos veces al día, ida y vuelta, los 65 kilómetros que separan Estepona de Fuengirola, donde entrenaba de lunes a sábado. “Ha sido un sacrificio grande, sí”, cuenta el padre, Javier, “pero decidimos hacer el esfuerzo porque tiene condiciones y quiere ser nadador. Lo tiene muy claro”. La rutina requería de una predisposición y perseverancia a prueba de bombas. Javier es empresario hostelero y tiene dos hijos más. “Si mi esposa llevaba a Rubén a Fuengirola alguien tenía que quedarse con los niños. No era fácil”, cuenta. Los días eran calcados: después del instituto, a comer, y nada más comer al coche con los bártulos para la natación y los deberes. A las diez de la noche, de nuevo en casa.

 La carrera de obstáculos tenía parada en la escuela. Apenas sensibilizado con el sacrificio que supone la natación y las circunstancias de Rubén, el Instituto Monterroso de Estepona puso alguna que otra valla en el camino del nadador. “La tutora”, cuenta Javier, “llegó a decirme que le dedicáramos más tiempo a los estudios y menos a la natación”. La situación era compleja. Rubén llegó a suspender Educación Física porque faltó a clase debido a que se encontraba nadando el territorial andaluz. La familia se planteó solicitar beca para el Centro de Tecnificación de Málaga. Era la opción más cómoda para Rubén, que contaba con el apoyo de su entrenador, Iván Díez. Sin embargo, la familia presentó la solicitud días después de que se cerrara el plazo de solicitudes. Javier habló con el director técnico de la Federación Andaluz de Natación (FAN), Xavier Casademont. “Le llevé el curriculum de Rubén, sus marcas, le expliqué la situación. Me dijo que no había ninguna opción, que la decisión estaba tomada”, revela el padre.

 Rubén se ha trasladado a vivir a Granada con su entrenador. “Estamos mi mujer, las tres niñas, Rubén, el perro y yo”, bromea Díez. La distancia se lleva con resignación. “Viene una vez al mes a casa”, explica Javier. Rubén se ha refugiado en la natación y ha mejorado académicamente. Tiene más tiempo para los deberes y el estudio. Atrás han quedado los tutes con el coche día tras día. Los resultados avalan el cambio.

 Rubén Márquez es el actual subcampeón de España alevín de 200 espalda, título que consiguió el pasado julio en Manresa en una disputadísima final ante Álex Ramos (Cornella), oro con 2:15.03, y Ander Arruabarrena (Tolosa), bronce con 2:15.72. Entremedias, Rubén, 2:15.40. Además, disputó otras finales, entre ellas las de 100 espalda y 200 libre.

 

Seguramente también te guste

3 Respuestas

  1. PITI dice:

    Esto si que es querer ser nadador, y las trabas que le ponen al chico¡¡¡

    Me alegran muchos sus exitos por que ha cambiado su vida familiar por un posible futuro en la natación. Espero que el año que viene puedas conseguir una conciliacion de tu vida familiar pudiendote acercar a tu familia, en el C.T de Malaga.

  2. METAMORFOSIS dice:

    los nadadores son asi incansables, y tu entrenador una persona que entiende la natacion, este xico te lo agradecera eternamente, a seguir asi la natacion lo vale

  3. Mamá dice:

    No será el primer ni el último nadador que se encuentra con las dificultades que se cuentan en el artículo. Doy fe que a mi hijo en el Instituto su profesora de Educación Física, le hacía la vida imposible, hasta el punto de solicitar la exención en la asignatura para no tener que asistir a su clase, con el consiguiente perjuicio para el chico pues esa nota no le sumaba para la media.
    Nunca entendí esa actitud viniendo de una especialista en Educación Física, de los de Matemática, Lengua, etc. todavía lo esperas.
    El final de todo eso fue que a pesar de lo relatado la profesora se atreve a ir al chico y pedirle que actue en la función que ella organizaba como fin de curso y le confiesa al chico que es que era el mejor en su clase. ¿que hacer ante eso?.
    Todas estas vivencias mejor contarlas para que todos aprendamos y sepamos como actuar ante ciertas situaciones. Por supuesto como padres nos negamos a que el chico participará después de lo que le había hecho pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR