Ruiz Bravo: «En las aguas abiertas siempre hay que improvisar»

España debería ser por sus características una potencia mundial en aguas abiertas, pero actualmente está lejos de serlo. La especialidad ha crecido de manera espectacular desde que los Juegos Olímpicos acogieran en 2008 el maratón acuático, que consta de 10km. Kiko Hervás y Yurema Requena fueron los mejores españoles, llegando ambos decimoterceros. Cuatro años después, Erika Villaécija acabó séptima en Londres y 17ª en Río.

La competencia ha sido prácticamente inexistente durante los últimos años y así es difícil que el nivel crezca. El hijo tonto de la natación española parece que ahora recibe más atención de la federación, que ya cuenta con un director técnico para la especialidad, Ricard Barreda. Han tenido que pasar ocho años para que el presidente federativo, Fernando Carpena, sacara a las aguas abiertas del regazo de la natación.

pCon Yurema Requena retirada y Erika Villaécija sin el fuelle de temporadas anteriores, dos júniors andaluzas representarán a España en el Mundial de Hungría: Paula Ruiz Bravo y María de Valdés, ambas malagueñas. La primera de ellas es, atendiendo a sus resultados, la principal baza para los próximos años. Entrenada por Xavi Casademont en el centro de tecnificación andaluz, el año pasado se proclamó campeona mundial júnior y este año aspira al título continental de la categoría, su principal objetivo.

El Mundial absoluto, los 10km el domingo 16 y los 5km el 19 de junio, es una escala más en el proceso de aprendizaje de Ruiz Bravo. Ya lo dice la americana Aschley Twichell, campeona nacional de 10km: “Mis primeros 10km en aguas abiertas fueron un desastre. Casi tiro la toalla a las primeras de cambio. En 2011 ya entré en el equipo nacional. Las aguas abiertas son una bestia diferente a la piscina, se necesita tiempo para adaptarte. En cada carrera aprendes algo y cada vez te sientes más cómoda. Siete años después de mi primera carrera sigo aprendiendo en cada una de ellas y cada vez me siento mejor”.

¿Cómo afrontas tu primer Mundial absoluto?

Con ilusión, muchas ganas y algo nerviosa. Es importante poder estar ahí para seguir aprendiendo de las mejores absolutas; no tiene nada que ver competir en ese nivel, donde me queda mucho que pulir; la puesta a punto será para el Europeo de Marsella. En Hungría el objetivo es otro.

¿Qué lecciones has sacado de las carreras de Abu Dhabi y Barcelona? En la primera saliste tirando y la segunda con otra estrategia después de recibir varios golpes en la salida…

Como bien dices fueron dos carreras totalmente deferentes, con distintas estrategias. En Abu Dhabi fue la primera vez que competí en ese nivel, no hice una estrategia  adecuada para ese tipo de competiciones, estaba nerviosa, era la segunda vez que nadaba 10km…y ¡pagué  la novatada! En Barcelona fui con otra estrategia, con seguridad y confianza, es cierto que fue una carrera dura, con muchos golpes. Cuando empezó la carrera en la primera vuelta lo ví claro. Las húngaras hacían equipo, iban ayudándose entre ellas, con lo cual decidí rápido lo que tenía que hacer. El esprint final me recordó al mano a mano con Mireia. En esta ocasión salió bien; muy contenta la verdad.

p2¿Has definido ya tu perfil de especialista? Quiero decir si prefieres ir en cabeza, a rebufo, improvisando…

En las aguas abiertas no hay dos carreras iguales, entran en juego muchos factores: mar o lago, temperaturas, corrientes, y por supuesto el nivel de las rivales, con lo cual siempre hay que improvisar.

¿En qué ha cambiado tu preparación en el último año?

En relación a la preparación de entrenamientos, prácticamente nada, muy poco. Lo que sí ha cambiado es el programa de competiciones, hemos podido competir en competiciones de más nivel, estoy aprendiendo mucho en este sentido.

En Banyoles tuviste un vibrante mano a mano en los 5km con Mireia Belmonte. ¿Esperabas una carrera así, plantándole cara a Mireia?

La verdad que esa carrera se quedara siempre en mi memoria. Yo sabía que en los 5km tenía varias rivales a tener en cuenta, pero sobre todo ¡dos!: Mireia y Erika. Ellas no habían nadado los 10km el día anterior, con lo cual estaban frescas. Por eso en los 10km fui con el freno de mano puesto, controlando los ritmos.  Cuando dieron la salida rápidamente encabece la prueba, a mis pies Mireia y detrás Erika, todas en fila y pensé: ‘¡No, así no! Me puse en paralelo a Mireia, cambiamos el ritmo varias veces, me di cuenta de que íbamos las dos y Erika detrás, y más alejadas el resto de compañeras. Al final pude disfrutar del mano a mano con la más grande de la natación española.

¿Cómo habéis planificado la temporada?

El objetivo de esta temporada era primero la clasificación para el Mundial absoluto. Para ello había que cumplir con todos los criterios marcados, criterios que fui haciendo uno a uno. Para el único campeonato donde hicimos puesta a punto fue para Banyoles.  Ahí me lo jugaba todo. La próxima puesta a punto será para el Europeo júnior.

p3¿Ves carreras de aguas abiertas en youtube?

Voy a ser sincera: no. El padre de una compañera, Alexia Arredondo, grabó la carrera de Barcelona para pasársela a mis padres, que no pudieron ir; creo que es la segunda carrera que he visto.

Este año has mejorado tus cronos en 400 y 800 libres, ¿qué margen de mejora crees que tienes en piscina?

¡Puf! Pues aún mucho, mis tiempos en piscina tienen que mejorar, tenemos margen de mejora. Hago una sesión corta de seco diaria y de agua hago seis días a la semana, doblando cuatro de ellos. Tenemos margen.

Llevas varios años entrenando con Casademont. ¿Te ves muchos años en Málaga entrenando o te gustaría vivir nuevas experiencias de entrenamiento fuera de Andalucía o España?

No descarto nada, pero siempre he dicho lo mismo: si te va bien con un entrenador, ¿para qué cambiar? Entré en el centro de Málaga con 13 años, ahora tengo 18, he tenido diferentes compañeros, pero un mismo entrenador, Xavi. Todos mis resultados han sido siempre de la mano de Xavi; desde hace dos años está también Manu Santiago, que es una parte importante en el equipo técnico, tengo mucha confianza puesta en ellos. Por el momento no he valorado la posibilidad de cambiar, es cierto que a veces se me hace duro; entrenar sola es difícil. Por este motivo, cuando llegan las concentraciones las cojo con muchas ganas. En Málaga el grupo es cada vez de nadadores más pequeños, es lo único que me hace pensar en otras opciones, pero me cuesta verme entrenar con otro entrenador que no sea Casademont. Confió mucho en él.

Autor imágenes: Virgui M. Izquierdo.

 

 

 

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR