Rumbo a Tokio 2020: Mireia, ¿campeona olímpica a los 29?

Segundo reportaje de la serie Rumbo a Tokio 2020 tras abrir con Adam Peaty y su intención de preparar los 200 braza para optar a dos medallas de oro en los próximos Juegos Olímpicos. Otro de los grandes alicientes del ciclo olímpico será la española Mireia Belmonte, quien a los 26 años ha alcanzado su máximo esplendor: se proclamó campeona olímpica con 25 y mundial por primera vez con 26.


a

Mireia Belmonte entró en el Olimpo del deporte español tras proclamarse campeona olímpica en Río 2016. La badalonesa aún no había cumplido los 26 años. “No conoces a Mireia”, afirmó hace unos años el padre de la nadadora, José, a este medio; “seguro que llega a los Juegos de 2020”. La resaca olímpica tuvo un efecto vigorizante en la consistente catalana, quien este verano se quitó una espina más ganando el título mundial de 200 mariposa, la misma prueba que la coronó en Río.

Belmonte cumplió 26 años en noviembre y llegará a Tokio con 29 largos. Su constancia y capacidad de sacrificio la sitúan como una de las favoritas a revalidar el título mundial y olímpico en 2019 y 2020. La edad ya no es un impedimento para lograr excelentes resultados, tal y como han demostrado Michael Phelps, Laszlo Cseh, Anthony Ervin, Katinka Hosszu o Jazzmin Carlin en pruebas muy diferentes. Todos ellos son campeones o medallistas olímpicos con más años que Mireia, quien también rompió la tradición al proclamarse campeona olímpica con 25 años. Las últimas campeonas olímpicas de 200 mariposa desde Barcelona 1992 hasta Londres 2012 tenían 21 (2012, 2004 y 2000), 19 (1992 y 2008) y 23 (1996). Belmonte y Hosszu (100 espalda y 200 y 400 estilos) abrieron la lata en Río ganando títulos con 25 y 27 años, respectivamente.

fredMireia es la obra maestra del francés Fred Vergnoux, quien ha sabido sacar el mayor jugo de la catalana desde que comenzara a entrenarla en septiembre de 2010. Los títulos olímpico y mundial no deben eclipsar un expediente que recoge títulos continentales y subcampeonatos olímpicos, entre otros éxitos. Vergnoux es a la natación lo que Harper Lee (Matar a un ruiseñor) o J. D Salinger (El guardián entre el centeno) a la literatura. Autores de un solo éxito.

El preparador francés ha tenido la suficiente capacidad de persuasión sobre Belmonte para obtener el mayor rendimiento de esta. También ha sabido lidiar con el entorno de la campeona española. Tras las dos platas de Londres 2012, la nadadora coqueteó con la retirada. Vergnoux apuntó al padre de Mireia como factor desestabilizador, crítica que no rompió la relación entre técnico y deportista, sino todo lo contrario. El puzzle volvió a encajar. Actualmente, el francés hace su trabajo sin intromisiones y José Belmonte ejerce como una especie de jefe de prensa de la hija.

Ninguna otra prueba está más estancada que los 200 mariposa, cuyo récord mundial, 2:01.81, se remonta a octubre de 2009, en pleno apogeo de los bañadores sintéticos. Ocho de las 10 mejores marcas mundiales de todos los tiempos se remontan a aquella época. Y seis de las 10 mejores nadadoras del ránking histórico también proceden de 2009. El último título olímpico (Belmonte) se ganó con 2:04.85, tres segundos por encima de la plusmarca mundial; y el último título mundial (Belmonte) con 2:05.26, tres segundos y medio más lento que el récord de la china Liu Zige. Hasta en este punto, Vergnoux ha hecho una lectura sobresaliente del escenario mundial. El foco había que ponerlo en los 200 mariposa, prueba durísima que no produce con frecuencia grandes especialistas. Este año ninguna nadadora ha bajado de 2:05 y el año pasado (año olímpico) sólo lo hicieron dos: Belmonte (2:04.85 en la final de Río) y la australiana Madeline Groves, subcampeona olímpica con 2:04.88. Las chinas, las que más preocupan al francés, no han sacado una especialista por debajo de 2:05 desde 2013, cuando la campeona olímpica en 2012, Liao Jiuyang, y la plusmarquista mundial, Liu Zige, lideraron el ránking mundial con 2:04.54 y 2:04.59.

La tradición y lógica apuntan a que con el paso de los años se pierde resistencia en el agua, pero los casos de Belmonte y Hosszu desafían las leyes hasta ahora impuestas. Con su loable tesón y un entorno sólido en el que cada pieza desempeña su papel sin injerencias, Mireia Belmonte es una caja de gratas sorpresas.

Los tres mejores registros de Mireia en los 200 mariposa:

2:04.78 en la final del Mundial de Barcelona 2013 (subcampeona mundial).

2:04.79 en la final del Europeo de Berlín 2014 (campeona europea).

2:04.85 en la final de los Juegos de Río 2016 (campeona olímpica).

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR