Sánchez: “En Palma no tenía ninguna presión y eso me ayudó mucho”

Juan Pérez Ortiz

san1

¿No jodas?”, le contestó Bart Kizierowski a Marc Sánchez cuando éste le soltó el pasado 20 de diciembre que iba a tirarse a por el récord español de 1.500 libre en piscina corta. Sánchez, mallorquín de 22 años cumplidos en noviembre, se lanzó al agua en el autonómico balear y rebajó dos segundos la vieja plusmarca nacional de Marco Rivera: 14:30.79 por los 14:32.56 que firmó este último en diciembre de 2009.

El récord de 1.500”, afirma Sánchez, “fue una gran sorpresa. Me sorprendió más que el de 800”. Al día siguiente de establecer un nuevo récord estatal de 1.500, el internacional español batió el de 800 para dejarlo en 7:37.51, casi dos segundos por debajo del anterior, 7:39.29, también de Rivera desde noviembre de 2009.

Aquellos que conocen o han visto entrenar a Sánchez coinciden. “Es un currante nato”, “una bestia entrenando”, “un machaca”. El plusmarquista nacional en larga de 400 estilos y en corta de 800 y 1.500 libre se ha ganado esa fama a diario. El propio Rivera, que mantiene los récords nacionales en larga de 400, 800 y 1.500 y en corta de 400 libre, resalta esta característica del mallorquín. “Tiene más capacidad de entrenamiento de la que tenía yo”.

marcsanchez

Sánchez no las tenía todas consigo. Dudaba. Tras cuatro años entrenando con Fred Vergnoux, decidió cambiar de aires el pasado septiembre para integrarse en el grupo del polaco Kizierowski en la Blume de Madrid. El cambio tenía sus ventajas: entrenaría junto a Miguel Durán, Víctor Manuel Martín, Markel Alberdi, Alejandro García, Guillermo Sánchez, Alan Cabello, Alejandro Migueles; pero también los riesgos que implica cambiar de rutina. “Es verdad que estaba algo asustado, no sabía cómo podía salirme”, confiesa. En la práctica, Sánchez pasó de entrenar con un grupo muy reducido, sin apenas competencia en los entrenamientos, a uno bastante numeroso y competitivo. “Es normal llevar los piques al límite, pero hay un gran ambiente entre nosotros”, cuenta.

Cuando llegó a Madrid, Kizierowski, olímpico en tres Juegos consecutivos, cambió los planes del mallorquín: “Aquí no hay un grupo que se adapte a tus características de fondista, tendremos que centrarnos en los 400 libre y los 400 estilos”.

Los resultados, sin embargo, han forzado un nuevo replanteamiento. “Voy a preparar las cuatro pruebas de cara al Open de marzo: los 400 libre y estilos, los 800 y los 1.500”. Y eso que Sánchez reconoce que al principio de la temporada los tiempos no salieron como esperaba. “En los primeros 1.500 en corta de la temporada [en Sant Andreu a mediados de noviembre] hice 14:58. Me costó bastante”. Sin embargo, en el Nacional en corta disputado en Sabadell a mediados de diciembre estuvo a punto de batir el récord nacional de 800: ganó con 7:40.07. En los 1.500 mejoró, además, mejoró  considerablemente: 14.39.53, aún lejos del récord nacional pero en los tiempos de la pasada temporada, cuando acabó con un mejor registro de 14:38.19, firmados en el Europeo de Herning.

san2

En el Autonómico balear, una semana después, Sánchez batiría los históricos récords de Rivera. Éste afirmó que el hecho de que el mallorquín nadara solo, contra sí mismo, fue una ventaja. “Es posible que tenga razón”, responde Sánchez; “lo cierto es que no tenía ninguna presión y eso me ayudó mucho. Me adapté bien a los ritmos. No sé lo que hubiera pasado con alguien al lado achuchándome, quizá hubiera hecho mejor tiempo o quizá me hubiera quemado. Ahora ya da igual, nunca lo sabré”.

La primera parte de la temporada ha estado principalmente basada en el trabajo aeróbico, explica Sánchez. Es a partir de ahora, con vistas a la competición clasificatoria para el Mundial de Kazan, en Málaga a finales de marzo, cuando se va a intensificar el trabajo de velocidad. Sánchez ha abierto el abanico a los 800 y los 1.500, sin descartar ni mucho menos los 400 libre y los 400 estilos, prueba en la que es el actual plusmarquista nacional desde el año pasado con 4:15.64. ¿Y los récords? “No me obsesionan. Lo que trato es de mejorar mis marcas todo lo que pueda”.

Despejadas las dudas generadas por el cambio de ciudad y el grupo de entrenamiento, Sánchez, 1,83 y 77 kilos, sí deja clara una cosa: “Si es por mí, no pienso nadar las aguas abiertas. No es lo mío; ni me oriento bien ni me gusta”.

*Imagen interior superior: Luis Larcada.

Noticia relacionada

 

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR