Sonia Pérez: «Horner ha hecho que vuelva a disfrutar de la natación»

Sonia Pérez Arau (Barcelona, 22 años) se ha endurecido a base de golpes. Entró en un centro de alto rendimiento en pleno desarrollo físico y mental. Lo dejó con la autoestima por los suelos y detestando el deporte que había practicado desde cría. La experiencia rozó el trauma. Varios años después, Sonia disfruta en el agua, ha mejorado sus tiempos y, sobre todo, la confianza en sí misma. Estudia en Miami tras una primera experiencia en Bridgeport, aunque su sueño es acabar viviendo en New York. Esta temporada tiene la 14ª mejor marca universitaria de la temporada en 400 estilos.

 ¿Qué carrera estudias?

 Estoy en el último año de Hostelería y Turismo en la Universidad Internacional de Florida.

 ¿Cómo es la vida en Miami?

 ¡Como en las películas! La vida aquí es genial como universitaria. El clima es perfecto para entrenar en descubierta durante todo el año, y aunque no es la ciudad en la que quiero vivir una vez acabe los estudios, me gusta. Me encanta la playa y la posibilidad de poder ir a relajarme cuando me apetece desconectar de la rutina es un lujo.

 ¿Por qué te fuiste de Bridgeport?

 En Bridgeport estuve muy a gusto, me trataron genial y el equipo era un encanto, pero no habia la disciplina y exigencia que yo buscaba. Soy una persona que necesita que estén encima a la hora de entrenar, y el entrenador que tuve pasaba bastante de nosotros. Se conformaba con lo que yo ya hacía, y no ví que tuviese ganas de más conmigo. La verdad es que tenían un buen equipo de chicos, ellos trabajaban bastante bien, pero el de las chicas era bastante más flojito, y a mí me gusta lo que tengo ahora, un equipo con ganas de trabajar y muy ambicioso.

 Entre Bridgeport y Miami, ¿con cuál te quedas?

 Si te digo la verdad, el año más feliz de mi vida lo pasé en Bridgeport, aunque sabía que para el bien de mi futuro tanto deportivo como académico tenía que irme de allí. Los dos sitios tienen cosas buenas. Mi sueño es irme a vivir a Nueva York (está al lado de Bridgeport) cuando acabe de estudiar en Miami. No sé si es por los buenos recuerdos que tengo de cuando estuve allí, pero estoy enamorada de la ciudad. Pero en Miami estoy viviendo cosas que jamás pensé que viviría. Sinceramente no sabría decirte con cuál me quedo, han sido dos etapas de mi vida diferentes en las cuales he disfrutado y aprendido mucho.

 ¿Te costó adaptarte a la vida en EEUU?

 ¡Para nada! Al principio cada día era una aventura nueva. La gente enseguida te ayuda y son muy cercanos. Creo que tuve suerte de irme a aquel equipo porque todos eran internacionales, y te tratan como si fueses de su familia porque te entienden mejor que nadie. Ahora yo intento hacer lo mismo con las chicas nuevas que llegan a mi equipo. Si que es verdad que el inglés al principio fue un poco duro, las clases sobretodo. Yo soy un poco tímida y me daba bastante vergüenza hablar cuando había mucha gente alrededor, pero poco a poco me fui adaptando. Una vez tienes la base del idioma se aprende rápido.

soniaretired1

 Además de estudiar y entrenar, que supongo que te ocupará gran parte del día, ¿qué otros pasatiempos tienes?

 Pues si durante la semana tengo algún rato libre lo paso con mis compañeras de equipo, vemos alguna película o cenamos juntas. Si tengo tiempo el fin de semana me voy al centro comercial, me encanta ir de compras. La verdad es que ahí es cuando más echo de menos a mi madre, ¡que es mi alma gemela en ese sentido!

 ¿Qué diferencias hay entre entrenar en España y EEUU? En España pasaste por un centro de alto rendimiento siendo muy jovencita.   

 Supongo que cada persona es diferente y cada uno lo ve desde su punto de vista. A mí no me gusta entrenar España después de estar aquí. Los entrenos son diferentes, creo que la diferencia principal son todos esos metros paja que se hacen que en mi opinion no sirven para nada. Pero reitero, cada persona es diferente y le funcionaran métodos diferentes. No voy a decir que entrenar en USA es mejor que en España para todo el mundo, pero para mí sí. La NCAA establece un número de horas de entreno a la semana para todas las universidades igual, y los entrenadores intentan aprovecharlas al máximo. Una vez es la hora de irse el entreno no se alarga porque los entrenadores saben que tenemos clases. Yo aquí tengo la sensación de aprovechar mucho más las horas que estoy en la piscina. Y otra gran diferencia, para mí, es la puesta a punto. En España tenemos miedo a descansar, y el estado de forma en el que llego al campeonato importante, es una lotería. Aquí cada vez que descanso me sale bien. En el centro de alto rendimiento contaba con todas las comodidades, las mismas que tengo aquí, pero como dices, era muy jovencita y no fue un problema de tener o no las comodidades apropiadas, sino de otros factores externos a eso.

 En una ocasión dijiste que cuando tu actual entrenador, Randy Horner, te marcó objetivos altos, como los 400 estilos, te reíste en su cara…

Suena un poco mal dicho así, pero es la verdad. Cuando tuve la primera reunión individual con él y con Ignacio Gayo, mi otro entrenador, el tiempo que me dijeron que tenía que conseguir esa temporada era seis segundos más rapido que el que yo traía, y el que entienda un poco de natación, sabra que no es fácil bajar uno, ¡imagínate seis! Esa temporada no bajé seis, pero sí cinco, la siguiente tres más, y esta de momento llevo uno. Ahora ya no me río cuando me pone objetivos altos.

 ¿Qué te ha aportado Horner?

 Uf, no se ni por dónde empezar. Randy es el mejor entrenador que he tenido en mi vida. Lo admiro muchísimo. Es una persona ambiciosa, disciplinada y constante. Muchos entrenadores te marcan objetivos pero luego no te lo demuestran en el día a día, son sólo palabras. Randy cree en mí y yo de verdad que puedo sentirlo en cada entrenamiento. Él es el que ha hecho que vuelva a disfrutar de la natación y el que me ha enseñado el verdadero significado del deporte, y aún mejor, del deporte en equipo. La verdad es que vine con la mente muy cerrada y me daban igual las demás, cosa muy típica en España, pero él ha hecho que vea las cosas diferentes. Cuando compito sé que él siempre está orgulloso de mí haga lo que haga. No me trata mejor ni peor que a las demás, para él todas somos iguales y eso me encanta. Sabe como llevar un equipo realmente. Pero no solo Randy Horner me ha aportado cosas buenas como entrenador. Ignacio Gayo está haciendo una labor exelente en este equipo con las velocistas, las chicas están encantadas con él, y a mí me ha ayudado mucho en los momentos duros.

soniaaaaaaaaa

 ¿Qué balance haces de tu paso por el CAR de San Cugat? Lo dejaste con 16 años…

 El balance en general es malo. Pero todo lo malo en esta vida te sirve como experiencia, y no me arrepiento. Más que dejarlo, mejor dicho me echaron, y ahora que han pasado unos años y lo veo desde la distancia, la verdad es que me hicieron un favor. Ese año llegué a odiar la natación. Salí de allí queriendo dejar de nadar, estaba amargada. Tuve la suerte de que en el club había un muy buen entrenador para quien solo tengo palabras buenas, José Antonio de Castillo, a quien desde aquí doy las gracias por todo lo que me aguantó y ayudó al salir del CAR. Sin él, ese año me hubiese hundido y ahora no estaría nadando. Yo veía el salir del CAR como dar un paso atrás, pero todo lo contrario. No supieron tratarme como yo necesitaba. Las cosas no son blancas o negras, a veces hay un punto intermedio. Me trataron como si tuviese 25 años, y tenía 15. Y con 15 años no tenía la madurez mental suficiente para aguantar ese trato. Tampoco físicamente. Me desarrollé tarde, y todavía era una niña. Esperaban de mí que siguiese los ritmos de las demás cuando yo no habia entrenado tanto en mi vida. Creo que necesitaba un tiempo para adaptarme que no me dieron, y el año entero se me hizo cuesta arriba. La solución cuando alguien no va bien entrenando no es echarla, ni gritarle, en mi opinión. Y menos con alguien tan joven. Pero reconozco que llegó a ser mi vía de escape, realmente iba sin ganas a los entrenos sabiendo que lo que me esperaba era eso, y a veces lo único que quería era que me echasen del entreno.

 Llegaste a contar que en Barcelona te hicieron creer que no servías para la natación. Parece bastante cruel. ¿Cuál era tu reacción y la de tu familia?

Parece bastante cruel pero es así. Yo creo que nadie tiene el derecho a decidir para lo que alguien vale o no vale, ni de jugar con los sueños de gente tan joven. Nunca te lo dicen directamente, evidentemente, pero a mí me lo demostraron con los hechos. Mi familia no lo pasó bien tampoco. Gracias a Dios en el CAR tenía a mi hermana que estaba en el equipo de waterpolo, y me ayudó muchísimo. Sabía que después de cada entreno la vería en el colegio y eso me aliviaba. Mis padres han sido los dos deportistas y los dos han disfrutado mucho con el deporte. Cuando yo estoy contenta ellos lo están, pero cuando no lo paso bien sufren ellos más que yo. Me apoyaron cuando quise entrar en el centro, aunque sé que ellos nunca quisieron que entrara, pero me apoyaron aún más cuando salí y no dejaron nunca que me rindiera.  Me alegro de haber seguido siempre sus consejos y de no darle la razón a los que me hicieron creer que no servía para la natación.

 ¿Cómo se vivía entre tus compañeros la exigencia de un CAR?

 Entre los compañeros no había problemas, la verdad es que en los momentos duros se apoyaban bastante los unos en los otros.

 ¿Qué balance haces de la temporada 2013-2014?

 De momento no podría ir mejor. Acabé el 2013 haciendo el tiempo que me permitirá ir al campeonato nacional universitario de Estados Unidos en 400 estilos, que será a finales de marzo. Estoy la 14ª en el ranking del país ahora mismo. Ir a ese campeonato era mi sueño y esta es la segunda vez que iré. Espero poder acabar Top 16 y poder nadar una de las finales.

 ¿Vendrás al Open de abril?

 Todavía no lo sé.

 Si vienes, ¿qué objetivos tienes?

 No pienso en los objetivos de cara a verano, ahora mismo estoy muy centrada en las competiciones que me quedan aquí y sobretodo en ese campeonato de la NCAA. Cuando acabe en marzo ya pensaré en la temporada de piscina larga.

 En caso de venir al Open, llegáis sin apenas adaptación a la piscina de 50 metros…

 A mí no me importa. El año pasado fui directamente desde el nacional en yardas a la liga de clubes en larga e hice mejor marca en una de mis pruebas y me quedé cerca en las otras. Yo siempre voy con ganas y pensando en positivo, no pienso en que no he entrenado en piscina de 50.

 ¿Con qué otros españoles tienes relación en EEUU?

 Bueno, con quien más obviamente es con mi otro entrenador, Ignacio Gayo, que es el que me trajo aquí. Pero luego con quien más relación tengo es con Oscar Pereiro y Alejandro López, que empezaron conmigo en Bridgeport. Y voy hablando con otros nadadores que estan por allí, con la mayoría de los que están allí yo diría, nos vamos preguntando por las competiciones y demás.

 ¿Qué opinas sobre la consulta soberanista?

 Uf, no me gusta meterme en temas de política. Lo único que puedo decir es que me siento catalana, pero respeto todas las opiniones.

* Autora imagen portada: Lídia Larrosa.

Seguramente también te guste

2 Respuestas

  1. Pilas dice:

    Enhorabuena por la entrevista, pero por más que lo pienso no sé a qué viene la última pregunta en una web que habla de natación…

  2. Natacción dice:

    Entendemos que te resulte chocante, pero nos parecía interesante saber qué piensa una deportista catalana sobre un tema de actualidad como este. No existe ningún otro interés retorcido detrás de la pregunta, y además Sonia responde con naturalidad. Tuvo la opción de no responder y optó por contestar. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR