Sorpresas de 2019: Margherita Panziera, de la ansiedad al éxito

panziMargherita Panziera, de 23 años, conquistó el año pasado el título europeo de 200 espalda con 2:06.18 cuando su mejor registro hasta la final de Glasgow era 2:07.17, marca realizada en el mes de julio. En el Mundial de 2017 se quedó en semifinales con 2:10.95 tras haber hecho 2:09.43 en las eliminatorias, su mejor marca ese año. El próximo verano aspirará al título mundial de la especialidad avalada por los 2:05.72 que hizo el pasado abril en Riccione, mejor crono mundial de 2019 hasta ahora. Panziera, nacida en Montebelluna, en el noreste de la península italiana, pulverizó en el clasificatorio mundialista de su país el récord nacional que tenía desde 2009 Alessia Filippi con 2:08.03. Además, en este mismo campeonato batió la plusmarca estatal de 100 espalda con 58.92, rebajando los 59.61 de Carlotta Zofkova en la final del Europeo de 2018.

Teniendo en cuenta que la final de los 200 espalda del Mundial de 2017 se ganó con 2:05.68 (Emily Seebohm), Panziera es una de las candidatas al título. De momento, sólo ella y la canadiense Kyle Masse han bajado de 2:06, una barrera que el año pasado, sin Juegos ni Mundiales, sólo superó Masse con 2:05.98.

Panziera trabajó con un psicólogo durante un año para reducir la ansiedad que le provocaba la competición. «Pero el clic vino de dentro«, afirma la espaldista; «después de eso los tiempos llegaron de manera natural«. Atrás quedaban los trastornos alimentarios producidos por la ansiedad. «Me ponía tan nervioso que comenzaba a hiperventilar, pero esto pasó. Aprendí a cuidarme«. Entrenada por Gianluca Belfiore, Panziera forma parte del grupo de nadadoras que aspira a tomar el relevo de Federica Pellegrini, aún en activo y en la élite con 30 años. Ahí está Simona Quadarella, Ilaria Cusinato… «Tengo que mejorar los giros y la fuerza en las piernas, por eso prefiero la piscina larga«, cuenta la italiana, que recuerda cómo en el Europeo de 2016 una distracción le pasó factura en las semifinales: casi se estampa contra la pared tras no medir bien en uno de los virajes. La consecuencia fue que se quedó fuera de la final. «Nunca más volverá a ocurrir«.

panziGraduada en Economía, vive desde hace meses en Roma. Hace un tiempo se tatuó un león en la espalda como reivindicación. «Soy tímida, pero ahora también fuerte y orgullosa. El león en la espalda es una respuesta para aquellos que me han visto débil y asustada en las competiciones. Ya no es el caso. Sólo necesitaba tiempo para encontrar el equilibrio«.

Panziera ha protagonizado este año dos de los cuatro récords italianos. Federico Burdisso batió el de 200 mariposa con 1:54.64 y Silvia Scalia el de 50 espalda con 27.89.

Sorpresas de 2019: Vladislav Grinev, 47.43 en los 100 libre.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR