Sorpresas de 2019: Vladislav Grinev, 47.43 en los 100 libre

grineDesde que el gran Alexander Popov ganara el título en Barcelona 2003, ningún ruso ha vuelto a subirse a un podio mundialista. 2019 podría cambiar esta dinámica. Vladislav Grinev, 22 años, se ha convertido en una de las revelaciones del año tras firmar 47.43 en las semifinales del campeonato ruso que se disputó el pasado abril. Grinev acabó 2018 con un mejor crono de 48.36 después de haber hecho 49.55 en 2017. La explicación a esta proyección la da el mismo: “Soy un nadador tardío“.

Si en Corea del Sur muestra el potencial del clasificatorio ruso, Grinev será uno de los favoritos al título. De momento es el más rápido del año, por delante del campeona olímpico australiano, Kyle Chalmers, 47.48 este año, del brasileño Marcelo Chierighini, 47.68, y del vigente campeón mundial, el americano Caeleb Dressel, 47.86 la semana pasada.

El plusmarquista ruso (batió los 47.59 que tenía Andrey Grechin desde 2009) inició su viaje a la élite a finales de 2013. Lo hizo de la mano de Vladimir Vladislavovich Nutsubidze, su entrenador. Admirador de Michael Phelps, Grinev dice que tiene en el punto de mira el récord europeo, los 47.12 del francés Alain Bernard en la final del Mundial de Roma 2009, cuando quedó subcampeón. Aparte de su excelente tiempo, entre los expertos ha llamado la atención la elegancia del nado del ruso, quien afirma haber trabajado especialmente los últimos 50 metros del hectómetro.

Grinev contribuyó al oro y a la plata en los relevos 4×100 libre y 4×100 estilos de Rusia en el pasado Europeo celebrado en Glasgow. En la final del hectómetro acabó cuarto con 48.36, su mejor crono del año.

La nueva estrella rusa comenzó a nadar a los siete años, pero confiesa que fue más por la presión de su padre que porque disfrutara en la piscina. Todo cambió cuando a los 17 años conoció a Nutsubidze. “No sé qué talento vio en mí, pero sus métodos de entrenamiento dieron resultado“, revela el nadador, quien asegura ahuyentar los nervios en plena competición: “Si te estresas puedes cometer fallos y tirar todo el trabajo a la basura“. Grinev hace una importante reflexión sobre su éxito tardío: “Mi entrenador dice que los resultados salen porque no me quemé en mi etapa júnior, estoy fresco tanto física como mentalmente“. Sobre las sospechas de dopaje que salpican a los deportistas rusos afirma: “Yo no pasé ningún control en el Europeo de Glasgow, pero me consta que compañeros míos sí y ninguno dio positivo“.

Rusia tiene este año a cuatro nadadores entre los 20 más rápidos del mundo, algo de lo que sólo puede presumir también Brasil, actual subcampeona mundial tras ser superada por EEUU en Budapest 2017: los americanos se impusieron por tres décimas al cuarteto carioca, que desde 1994 no se subía al podio mundialista del 4×100 libre.

Vídeo de los 47.43 de Grinev en las semis del campeonato ruso

Seguramente también te guste

5 Respuestas

  1. Ricardo dice:

    En 2013, con solo 16 años, ya empezaba a estar en la élite, ¿y es tardío?

  2. Nadador dice:

    Luca Urlando 52,12 en 100 mari

    • Juan Pérez dice:

      Lo veremos en el Mundial júnior porque no está seleccionado ni para el Mundial ni para los Pan Pacífico. Del 31 de julio al 4 de agosto es el clasificatorio USA para el Mundial júnior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR