Una iniciativa modelo que pierde fuerza

La Universidad de Castilla-La Mancha lleva evaluando a decenas de nadadores autonómicos desde hace una década

Natacción
evanat2
 

La relación entre la ciencia y la natación viene de lejos. En este sentido, las universidades desempeñan un papel relevante. La Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y la federación de natación de esta autonomía (FNCM) llevan colaborando más de una década. Concretamente desde que Fernando Navarro Valdivieso, exseleccionador nacional de natación y profesor del máster sobre alto rendimiento deportivo del Comité Olímpico Español, impulsara el programa EVANAT, que ha sometido a diferentes pruebas a decenas de nadadores de todas las categorías desde hace diez años. El equipo nacional infantil, de hecho, se sometió a estos tests durante tres años, hasta que hace dos, por falta de presupuesto, dejó de hacerlo. El programa ha sufrido un serio revés con la crisis: en vez de aplicarlo cuatro veces al año con cuatro grupos diferentes como ha llegado a hacerse, ahora sólo se lleva a cabo una. La última ha sido este mes de mayo, cuando más de una decena de los mejores nadadores castellano-manchegos fueron analizados mediante diferentes pruebas.

 “El objetivo”, explica Antonio Oca, director técnico de la FNCM, “es detectar carencias en los nadadores con mayor proyección”. Una vez elaborado el informe de cada uno de ellos es enviado a los entrenadores con una serie de propuestas encaminadas a mejorar su rendimiento. El informe incluye un video con las correcciones propuestas. El trabajo se lleva a cabo en la piscina de la Facultad de Ciencias del Deporte de la UCLM y en él participan, además de Oca, José María González Rave, director del Laboratorio de Entrenamiento Deportivo de la UCLM, y profesores y alumnos de esta universidad. El estudio se basa en diferentes exámenes morfológicos, técnicos, físicos, biológicos y psicológicos. Estos incluyen filmaciones acuáticas frontales y laterales y diferentes pruebas que completan la radiografía de cada nadador, como evaluación de la fuerza tras someter al deportista a nado atado a una carga que se incrementa progresivamente o la evaluación de la resistencia tras realizar un test de siete series de 200 metros, así como mediciones de lactato, frecuencia cardíaca, longitud de ciclo, frecuencia de ciclo o velocidad media. Estas son sólo algunas de las pruebas de una iniciativa que ha ido languideciendo por la falta de recursos económicos.

 “Hay que tener en cuenta que desplazar a los nadadores supone un coste alto, y la federación autonómica, como el resto, sufre la crisis y los recortes”, apunta Oca, que invita a potenciar el ingenio para promover alternativas que esquiven la crisis y la posible repercusión en el estado de salud de la natación española. “En España hay mucho talento, pero necesitamos nuevas vías y planes para no depender de las subvenciones públicas ni las becas”.

Seguramente también te guste

2 Respuestas

  1. Jose Mª dice:

    No sabiamos que los nadadores iban a la Universidad Complutense de Madrid (UCM) a hacer estos test, pensábamos que iban a la UCLM (Universidad de Castilla-La Mancha)

  2. Juan Pérez dice:

    Jose Mª tienes razón. Iban y van a la UCLM, ha sido un error al redactar la información. Gracias.

Responder a Jose Mª Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR