Una verdad incómoda

Hace ya unos años me dediqué a publicar en Natacción algunos artículos. A decir verdad, mi intención no iba más allá de colaborar generando contenidos para una publicación que creía que merecía la pena y abrir debate haciéndome algunas preguntas, sobre todo sobre la razón del escaso nivel de la natación de élite española en contraste con la pasión con la que se vive este deporte en edades tempranas por parte de familias y deportistas. Osado yo, incluso llegué a hacer alguna propuesta.

Lo confieso: aquellos artículos no eran más que el fruto de unos cuantos centenares de horas en unas cuantas decenas de campeonatos, sentado en la grada de una piscina inmunda, goteando sudor con sabor a cloro sobre unas listas de salida arrugadas esperando a que nadaran mis hijos. Nada más.

swiAquellas publicaciones tuvieron una difusión inesperada. Brutal. Sencillamente inmerecida. Algunos lectores me llegaron a transmitir que estaban convencidos de que yo era un entrenador. Me llegaron a pedir las formulas para calcular los tiempos en base a la edad relativa. Esos artículos se compartían en páginas en teoría con pretensiones científicas y técnicos/nadadores de alto nivel compartían las entradas aplaudiéndolas. Algo no iba bien. Si un simple padre, con una tendencia antisocial (nadie es perfecto) que le impedía disfrutar de las típicas conversaciones de cafetería era capaz dedicando 10 minutos a un artículo de provocar tanto revuelo, forzosamente el problema de nuestra natación tenía que ser algo más profundo y estructural.

Pues bien, han tenido que pasar unos cuantos años, que haya dejado de ser un padre de nadador en el sentido estricto y haber pasado un reguero de desengaños, frustraciones y cabreos para que entienda dónde estaba el problema. Y ahora, si bien pagaría por volver a la inocencia de entonces (y de paso a que mis hijos tuvieran aquella edad de nuevo), por desgracia, hablo con conocimiento de causa. Ahora soy una opinión autorizada. La experiencia es un grado.

swi2Tiraré la piedra sin rodeos que así duele menos: el problema de la natación española no está en políticas federativas, ni en criterios de selección, ni en la falta ayudas o becas, ni en las condiciones de las instalaciones, ni en las políticas de los ayuntamientos. Todo lo anterior funcional mal, a veces muy mal, pero no son si no excusas para no apuntar a los verdaderos culpables: los entrenadores y los padres (lenguaje inclusivo OFF).

Antes de ser crucificado trataré de explicarme. A lo largo de todos estos años ejerciendo de padre de nadador me he encontrado con los siguientes tipos de entrenadores:

1.- ENTRENADORES QUE NO SABEN Y NO QUIEREN. No perderé muchas líneas en valorar este perfil de entrenador salvo decir que deberíamos mantenerlos lo más alejados posible de las piscinas y de nuestros hijos.

2.-ENTRENADORES QUE QUIEREN PERO NO SABEN: Muy común. Les gusta, muchos son antiguos nadadores, disfrutan…, pero carecen de los conocimientos mínimos necesarios para poner en sus manos nadadores de competición y, mucho menos, nadadores de élite.

3.-ENTRENADORES QUE SABEN PERO NO QUIEREN: Cada vez más común. Sacan una titulación y poseen los conocimientos técnicos necesarios pero carecen de algo básico para trabajar con niños y especialmente con niños deportistas: VOCACIÓN. Para estos entrenadores si algo va bien es gracias a ellos y si algo va mal es que el chaval no valía o no quería. Son auténticas super fábricas de ex-nadadores.

4.-ENTRENADORES QUE SABEN Y QUIEREN…PERO NO PUEDEN: Tienen la preparación adecuada, les gusta y se forman continuamente, disfrutan con los deportistas, son además de entrenadores educadores, motivadores, miran a largo plazo, ponen por delante al deportista, su salud y su formación académica sobre los objetivos a corto plazo y piensan que la mejor medalla es conseguir que un nadador llegue a absoluto permaneciendo en activo y cada retirada de un infantil o un junior supone para él un fracaso que debe hacerle recapacitar y preguntarse en qué se ha equivocado. En definitiva, es un gran profesional.

Sin embargo, nuestro entrenador del perfil 4 es, en el mejor de los casos, un mileurista que está esperando la primera oportunidad  para sacar una oposición, o cambiar de sector, cualquier cosa que le permita ganarse la vida dignamente, aunque sea haciendo algo que le gusta menos y no le realiza personalmente.

Y aquí llegamos al ultimo y principal culpable de la cadena: LOS PADRES.

En uno de los muchos clubes por los que pasé, en una de aquellas insufribles asambleas anuales, presencié una escena que se me quedó grabada hasta ahora. Con toda solemnidad, se votaba un incremento en la cuota mensual de 3€. La cuota pasaba de 42 a 45. Cuando se me ocurrió plantear que la cuota no debería ser ni 42 ni 45 si no a lo mejor 80 o 90 para poder tener más y mejores entrenadores, o para que no se fueran los que estaban, o simplemente para que pudieran vivir, el entonces presidente me aseguró: si ponemos esa cuota se dan de baja el 70% de los nadadores. Y el problema es que probablemente tenía razón.

En un mercado laboral, y la natación lo es, los buenos profesionales, los del tipo 4, tienen que estar valorados y pagados en función de lo que aportan. Al igual que, por ejemplo, ¿los profesores a los que confiamos la educación de nuestros hijos? No, deberían estar bastante mejor pagados. Al fin y al cabo, un mal profesor de matemáticas o lengua pasará con nuestros hijos unas 4 horas a la semana en compañía de otros 30 alumnos, y si no es buen profesional les provocará alguna carencia en el futuro y que aborrezcan esa asignatura el resto de sus vidas. Nada más. El entrenador pasará probablemente 12 horas semanales con nuestros jóvenes, alguna más si tenemos en cuenta viajes de competición, en grupos de no más de 10, y si no es un buen profesional, del tipo 4, provocará una retirada temprana,  que aborrezcan la natación el resto de sus vidas…y en muchos casos que se lleven de recuerdo alguna lesión crónica.

Sin embargo ¿qué hacemos los padres? Nos gastamos el dinero como si no hubiera mañana en fast de competición para que vayan más rápido, pagamos a fisios para poner parches y que nuestro campeón llegue a tiempo de conseguir la enésima medalla, tiramos la casa por la ventana en viajes familiares para ser testigos de sus logros…y al mismo tiempo, regateamos hasta el último euro en la cuota mensual.

Que los ayuntamientos dispongan de clases de iniciación a precios populares cuando no gratis no quiere decir que la natación sea un deporte barato. La natación de competición, por su propia naturaleza y los riesgos que implica,  es y debe ser un deporte caro. Y sus profesionales tienen que ser profesionales bien pagados, profesionales que ni ante una oferta de funcionario blindado quieran renunciar a hacer lo que les gusta, porque es su vocación.

coachLa figura del entrenador, del buen entrenador, debería ser un objetivo profesional, no un recurso para “mientras encuentro otra cosa” o “me saco una oposición” ni un complemento salarial para llegar a final de mes. Y, si no lo es, es sencillamente porque no estamos dispuestos a pagarlo.

Por supuesto, lo más cómodo es seguir echando la culpa de nuestros males a directivos ineptos (que lo son)  a políticas que no ayudan (y no lo hacen) y a instalaciones lamentables (la mayoría), pero mientras un deporte siga en manos de entrenadores de los tipos 1, 2 y 3 y, muy esporádicamente, alguno de tipo 4, nada bueno nos espera.

Alguno se preguntará si no hay un tipo 5, que QUIEREN, SABEN Y PUEDEN. Como ser humano tengo mis limitaciones y una de ellas es no poder afirmar rotundamente que no existan los cisnes negros simplemente por que no haya visto nunca uno.

Para acabar sólo puedo reconocer que me habría alegrado si los artículos que escribí en su día no hubieran gustado ni interesado a nadie. Y lo digo de corazón. Me habría dejado más tranquilo que una legión de grandes profesionales me hubiera llamado intruso a la cara. Porque de verdad era lo que me consideraba. Pero, por desgracia, no fue así. Mala señal.

Otros artículos de Pablo Cabanal:

¿Quién forma y quién debe formar a nuestros alevines?

La regla de las 10.000 horas vs. El gen deportivo

Carta abierta a un velocista: te has equivocado de país

‘Efecto edad relativa': el papel de las federaciones

 

Seguramente también te guste

21 Respuestas

  1. Proswim dice:

    Desgraciadamente es así. Cada vez se ven menos entrenadores profesionales y más ex nadadores jovencitos sin estudios a pie de piscina que no pueden aspirar a otra cosa. Muchos buenos entrenadores con formación acaban dejándolo cuando les sale algo mejor. Los que persisten son los jóvenes ex nadadores sin formación, la mayoría de ellos ni siquiera sin titulación para entrenar. Como no tienen otro sitio donde ir pues aguantan lo que les echen. Y los clubes se aprovechan pagándoles poquísimo y en muchas ocasiones ni los tienen asegurados. Así va la natación en este pais.

    • Estupendo dice:

      Si ese tipo existe, pero creo que por lo menos es igual de dañino, el INEF que no vio una piscina hasta que llegó a la facultad y que con lo que le enseñaron en un aula, aplica entrenamiento que no va a vivenciar en su vida, olvidándose que esto no solo es ciencia; sin olvidar que escogió la natación porque, aunque sea poco más, en un equipo de balonmano o voleybol no cobra tanto

  2. MC dice:

    Gracias por el artículo y a Nataccion por facilitar el link a antiguas entradas. Muy interesantes todos.

  3. Paty dice:

    Amén es poco.
    Esta claro que quien encuentra un tipo 4 ya le puede hacer palmas el chirri, , pero del tipo 5 he tenido la grandísima suerte de encontrarme a uno. Champi, el mejor entrenador que he conocido, y con el que cualquier nadador y o padre desearía que se cruzara en su vida deportiva;
    y mira que he conocido muchos, y sobre todo del tipo del 1 y 3.
    Pero ya os digo, que él es el cisne negro.

  4. Swiminof dice:

    Lo has clavado,cuánto entrenadores hay buenos de verdad y cuanto cobran….ese nivel de entrenadores ,bien pagados y.con formación solo los encuentras en las universidades americanas,aquí hay pocos muy pocos buenos y sobretodo mal pagados,los padres son en general muy miserables con el dinero se gastaran en el.audi ,pero te protestan por los 3 euros de subida o porque en Sabadell hay que pagar para ver un campeonato,eso lo.he visto…..y no entienden que un profesional vale y hay que pagarlo….pero contra eso no se puede luchar ,pero se debería pagar mas para tener mejores entrenadores y debido a ello exigirles que mejoren como entrenadores ,sistema Americano….esfuerzo,exigencia,y bien pagados .

  5. Enttenador dice:

    Sería un placer conocerte Pablo. No puedes estar mas, acertado. Te pido perdón pero no puedo escribir con mi nombre. Soy entrenador y tendría muchos problemas si me leen. Lo peor de todo es, que Villaueva, si el quisiera, cobijaria en la fen entrenadores del tipo 5, y del 4, porque esta prepara o y sabe nuestros males y sus remedios. Pero algo ocurre en la rfen de Carpena que hacen maldita a la natacion. Cada noticia que recibo va en contra de sacar esto adelante. Estoy muy preocupado. Mira que sería posible que las, Federaciones, los inef, la Asociación de entrenadores, el Csd, el Coe, y resto de agentes, solucionen el terrible problema letal de los entrenadores que denuncia el señor Cabanal. Que dolor de profesión, de dirigentes y de país. Gracias Don Pablo por su intervención, algún día se lo tendré que agradecer personalmente.

  6. Óscar Carnero dice:

    Buenas tardes Pablo Cabanal.
    Esto que aprecias y expones, es una verdad incómoda pero triste y lamentablemente cierta.
    falta profesionalidad de nuestro deporte y nos llevamos una vida entera dedicándonos a ello en muchas ocasiones nos vemos terriblemente frustrados, por ver la cantidad clubes qué son dirigidos por entrenadores sin titulación, sin conocimientos, sin experiencia y sin lo peor de todo, sin ganas, entusiasmo e ilusión.
    Pero como bien dices , a los que tenemos pasión por éste deporte, y llevamos una vida entera formándonos, se nos impide tener una vida digna con Clubes que buscan perfiles como mucho mileuristas.
    Es un mal endémico , que el gasto vaya destinado al material , viajes y todo lo que rodea , dejando de lado la inversión en la persona que principalmente incide en la formación y educación de los nadadores.
    Así. Una tendremos una Natación de calidad , porque faltan Entrenadores de carrera, de pasión, y no de paso para otros trabajos que si les permitan vivir dignamente.
    Quienes pagan…….los nadadores, frustrados con vidas deportivas adelantadas y una retirada precipitada por el mal trabajo realizado y la contraria motivación y planificación a largo plazo.
    Triste. Muy triste. Duele verlo en los campeonatos , viendo nadaores con verdadero talento, abandonando la Natación antes de lo que sus condiciones podrían hacerles llegar. Duele la falta de profesionalidad.
    Gracias por tú vision de la columna vertebral del problema de nuestra Natación.
    Un saludo.

  7. Pezgato dice:

    Verdad incómoda? Jajjaj, qué tontería, esa es nuestra verdad y parece que estamos comodísimos con ella porque siempre ha sido así y así seguirá siendo… 40 años de “democracia” han conseguido que en este país no quepa un gili más.

  8. Pezgato dice:

    Y cómo son las cosas aquí? El otro día fui a una piscina pública municipal y en los vestuarios

  9. Jonatan dice:

    Brillante. Sólo puedo decir eso

  10. Gracias por el análisis, con el que coincido. Hasta que no consigamos que al menos un técnico por club sea un profesional correctamente pagado, no tendremos una natación de primer nivel. Pero ojo, añadiría a la reflexión del articulista la necesidad de que desde las federaciones se cambie la perspectiva de considerar los clubes fuente de financiación a colaborar en la financiación de los mismos.

    • Jordi dice:

      Se está poniendo de moda coger “entrenadores” de 20 años con el título de monitor recién sacado, con 0 formación y experiencia. Debería exigir una legislación firme para evitar este mal endémico de la natación española donde el intrusismo laboral está a la orden del día. Muchos clubes cogen ex nadadores monitores y así les sale baratísimo. El chaval se gana unas pelas sin tener ni siquiera que sacarse el título de entrenador y al club le sale muy rentable económicamente.

  11. Juan P. dice:

    Y después del entrenador del tipo 5, la triste realidad: https://paularuiz.wordpress.com/2019/09/08/indignado/

  12. Ricard dice:

    Sr. Cabanal me parece perfecto que usted defienda la imagen del entrenador perfecto el número 5 como lo ha calificado y que además que sea profesional de todas todas, pero yo me pregunto ¿es en España la natación un deporte profesional o un deporte totalmente amateur? ¿Cuantos de nuestr@s deportistas pueden permitirse el lujo de vivir de la natación en su periodo en activo?. Me hace gracia que critique a los padres de nadador@s por regatear 3 euros a los clubs y que gastamos el dinero en desplazamientos innecesarios y de paso decir que la natación es cara. Según mi opinión la natación no es cara la hacen cara los que como usted pretenden tratar a este deporte como lo que no es. Somos muchos los padres los que hacemos un gran desenbolso para que nuestros hij@s practiquen un deporte que les apasiona pero que no deja de ser un hobby ya que nunca verán un duro por practicar este deportey los viajes a campeonatos de los que hace mención posiblemente sean las vacaciones anuales de cada familia pero que los hacemos con mucho gusto para esta al lado de nuestros hij@s en el momento más importante de la temporada en parte es nuestra recompensa a estar todo un año levantandonos a las cinco de la mañana. Quizás en lugar de apretar tanto a laos padres se debería de apretar más a los clubs y federaciones que son los que realmente ganan en este negocio llamado NATACION.

    • Lans dice:

      Ricard, tu planteamiento es correcto. Tu opinión es respetable. Es cierto, que si tu visión del deporte que practican tus hij@ es la de un “hobby”, pues…prevalecen factores como el económico y el social.
      Pero, la verdad, como así la describe Pablo en su artículo, duele a otros padres y a otros nadadores, que no sois ni tú, ni tu hij@. Hay otros padres, yo bien podria estar incluido entre ellos, que pensamos como Pablo. Lo único que plantea Pablo, es que para que consideremos a la natación como un deporte del nivel que queremos (tú no, porque para ti es un hobby). Primero, tenemos que consolidar la pieza más importante de todas “el entrenador”. Después vendrán el resto de piezas. Pero, como bien dice Pablo, para exigir dedicación a un profesional, éste debe tener unas ciertas garantías laborales.
      La natación de cursillos y de competición, va por un camino. La natación de alta competición va por otro camino. Y la natación profesional, aquí en España, sencillamente no existe.
      Pero créeme, que Pablo se refiere a otros padres, no se refiere a ti.

    • PABLO CABANAL dice:

      Sr Ricard. Lamento ser yo quien le de esta noticia: los Reyes son los padres. Los clubes son los padres. Las federaciones son los padres. Voy más lejos. El estado son los padres. Y son los padres los que deben decidir si dejan en manos de profesionales los hobbies de sus hijos. Especialmente cuando algunos hobbies pueden costar la salud. Con todo el respeto la premisa de que solo las actividades con las que nuestros hijos vayan a ganar dinero merecen estar en manos de profesionales es respetable pero bastante más que discutible. Un saludo.

      • Lans dice:

        Menudo zasca!!!

      • Ricard dice:

        Si Sr. Canabal los padres somos los reyes porque les regalamos a nuestr@s hij@s la ilusión de hacer un deporte que les gusta. Y el día que mi hij@ no se divierta o vea en peligro su salud tenga claro que ningún entrenador ni federativo me va ha decir que tengo que hacer. Ni ira a ningún facultativo de sanidad para acelerar su recuperación para colgar una medalla a alguien que dependa de los resultados que logran nuestros hij@s.

  13. Ricard dice:

    Y por cierto se ha dado cuenta que en España los nadadores son los que está esperando la primera oportunidad  para sacar una oposición, o cambiar de sector, cualquier cosa que le permita ganarse la vida dignamente, aunque sea haciendo algo que le gusta menos y no le realiza personalmente.

Responder a Paty Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR