Villaécija: “Voy justa, pero Sierra Nevada me vendrá bien”

Érika Villaécija ya entrena sin yeso en el brazo derecho. La nadadora catalana se rompió el codo el pasado día 5 de enero tras enredarse con la correa de su perro, un Mastín Leonés. “Lleva desde el sábado pasado entrenando con normalidad”, afirma su entrenador, Joan Fortuny; “ha perdido masa muscular en el brazo derecho debido a la inactividad, pero poco a poco se va encontrando mejor”. Villaécija, de 29 años, va con el tiempo muy justo para llegar fina al Open de abril, del 10 al 13 de abril en Palma. “Trataremos de llegar bien al Open y buscar la clasificación para el Europeo de Berlín. Si resulta imposible, tendrá que centrarse en las aguas abiertas”.

 erikaEn este sentido, el Campeonato de España de la especialidad se disputa en Banyoles a mediados de junio (días 14 y 15). La campeona mundial de 800 libre en piscina corta de 2010 no ha podido disputar el Nacional de larga distancia debido a su lesión. “Ya hemos hablado con la federación para que tenga en cuenta la situación de Érika”, explica Fortuny. La fondista, que tuvo una actuación discreta en Barcelona 2013 debido a una mononucleosis que todavía no le habían diagnosticado, confía en resarcirse en el Europeo de Berlín. “En Barcelona había entrenado para competir mejor de lo que salió”, explica la nadadora del Sant Andreu, quien entrena en el CAR de Sant Cugat; “llegué a plantearme la retirada para cambiar de vida, pero no he querido hacerlo de esta manera. El Mundial no me dejó un buen sabor. Sigo teniendo motivación e ilusión, y sobre todo quiero seguir disfrutando de la natación”.

 Octava en los 10 kilómetros y novena en los 800 libre de los Juegos de Londres 2012, Érika, a punto de acabar la carrera de Psicología, confiesa que va “muy justa” de tiempo para preparar bien el Open de abril, clasificatorio para el Europeo. “No me voy a engañar, está claro que no hay mucho tiempo; tengo que ponerme las pilas. A partir de la semana que viene vamos a empezar a hacer trabajo de ritmo y luego me voy tres semanas a Sierra Nevada. Esta concentración me vendrá muy bien para recuperar el tono”.

 Mientras prepara su boda, el próximo mayo, Érika trata de recuperar el ritmo perdido. La mononucleosis primero y la caída después le han trastocado la temporada. “Espero que pase esta racha”, asegura, “pero no me puedo quejar. Llevo 11 años compitiendo y nunca me había pasado nada”. Olímpica en Atenas 2004, donde finalizó quinta en los 800 libre y sexta en el relevo 4×200 libre; en Pekín 2008 y en Londres 2012, Érika se colgó el bronce en los 1.500 libre del último Europeo de verano, en Debrecen (Hungría) 2012. En los 800 libre finalizó cuarta.

 Apasionada de la natación en piscina (“es lo que más me gusta, aunque me da pena ver que está un poco estancada”), es consciente del tirón de las aguas abiertas: “Quizá sea el momento de no verlas como una segunda opción. Están creciendo mucho, aunque en España están olvidadillas. Si puedo contribuir a impulsar la especialidad, pues mejor. Y si nadadoras como Mireia Belmonte también lo hacen, como ocurrió el año pasado, mejor aún”.

Seguramente también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR